Política Controversia

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares

"Creemos innecesario recordar que quienes diariamente realizamos nuestra tarea como auxiliares de la Justicia lo hacemos con la más absoluta buena fe, pese a condiciones que distan de ser las ideales", dijeron.
Avatar del

MDZ Política

1/6
Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares(MDZ)

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares | MDZ

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares(Alf Ponce / MDZ)

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares | Alf Ponce / MDZ

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares(MDZ)

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares | MDZ

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares(MDZ)

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares | MDZ

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares(Alf Ponce / MDZ)

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares | Alf Ponce / MDZ

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares(MDZ)

Nafta al fuego: los abogados repudiaron a Nanclares | MDZ

El Colegio de Abogados y Procuradores de Mendoza se indignó con declaraciones que hizo el presidente de la Corte, Jorge Nanclares, a la prensa local.  El "supremo" criticó las "picardías" que están realizando algunos abogados para demorar los juicios, en medio de las transformaciones y de la implementación de la oralidad en la Justicia en declaraciones que publicó El Sol.

Frente a esto, los abogados emitieron un duro comunicado en el que rechazaron "enérgicamente" sus declaraciones y reclamaron "respeto y dignidad para nuestros matriculados" de parte del ministro de la Corte.

Cargado de adjetivos, el documento destaca el rol de los letrados mendocinos:   "Creemos innecesario recordar que quienes diariamente realizamos nuestra tarea como auxiliares de la Justicia, lo hacemos con la más absoluta buena fe, y pese a condiciones que distan mucho de ser las ideales".

Además, aprovecharon para quejarse de que no funcionan los ascensores del palacio Judicial, entre otras cosas:

"Consideramos que más provechoso sería que la atención de quienes administran el Poder Judicial fuera puesta en el deplorable estado de los ascensores del Palacio de Justicia y no en la vestimenta de los abogados; en la errónea distribución de los tribunales con mayor afluencia de público o en las interminables filas para percibir las órdenes de pago; en la insuficiente cantidad de personal que atiende en los juzgados o en la falta de insumos básicos, como tonner para las impresoras y resmas de papel; en las audiencias de vista de causa fijadas en el fuero laboral para dentro de dos años o en el traslado a la periferia de dependencias que se encontraban antes centralizadas y en correcto funcionamiento, provocando serias molestias a quienes debemos gestionar diariamente ante ellas".

Este es el furioso comunicado del Colegio de Abogados y Procuradores:

El Honorable Directorio se ve obligado a rechazar enérgicamente los recientes comentarios periodísticos sobre los supuestos dichos del señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Dr. Jorge H. J. Nanclares, por considerar los mismos ofensivos hacia la dignidad de nuestra profesión, y perjudiciales a la necesaria relación institucional que debe existir entre este Colegio y el Poder Judicial de la Provincia.

Preocupa hondamente la visión que la nota periodística le asigna al Dr. Nanclares respecto del desempeño de abogados y procuradores, endilgándoles conductas reñidas con la celeridad en el desarrollo de los procesos judiciales.

Creemos innecesario recordar que quienes diariamente realizamos nuestra tarea como auxiliares de la Justicia, lo hacemos con la más absoluta buena fe, y pese a condiciones que distan mucho de ser las ideales.

Consideramos que más provechoso sería que la atención de quienes administran el Poder Judicial fuera puesta en el deplorable estado de los ascensores del Palacio de Justicia y no en la vestimenta de los abogados; en la errónea distribución de los tribunales con mayor afluencia de público o en las interminables filas para percibir las órdenes de pago; en la insuficiente cantidad de personal que atiende en los juzgados o en la falta de insumos básicos, como tonner para las impresoras y resmas de papel; en las audiencias de vista de causa fijadas en el fuero laboral para dentro de dos años o en el traslado a la periferia de dependencias que se encontraban antes centralizadas y en correcto funcionamiento, provocando serias molestias a quienes debemos gestionar diariamente ante ellas.

Las circunstancias señaladas precedentemente a mero título ejemplificativo, patentizan la ausencia de una adecuada planificación para llevar a buen puerto las reformas que pretenden implantarse. De esta deficiencia los letrados somos totalmente ajenos de responsabilidad.

Lamentablemente, este es el verdadero cuadro de la Justicia mendocina que los profesionales del derecho debemos soportar desde hace ya tiempo, pese a constantes y reiterados reclamos, no sólo de este Colegio sino de la sociedad toda, que clama por una seria y urgente transformación de este poder del Estado.

Contrariamente a la impresión que deja la mentada nota periodística, abogados y procuradores hemos prestado toda la colaboración necesaria para la implementación de cambios que tiendan a una mejora sustancial del servicio de Justicia. Huelga decir que, advertida cualquier falta de conducta de un letrado, deben utilizarse los canales institucionales correspondientes para que la misma sea evaluada por el correspondiente Tribunal de Ética.

En definitiva: esta centenaria Institución demanda a las autoridades el debido respeto y dignidad de trato que merecen nuestros matriculados, y de ninguna manera tolerará que se cuestione su actitud colaborativa frente a los cambios procesales introducidos recientemente.