Política La causa de los cuadernos en Mendoza

Mauricio Mazzón: "Mi viejo no andaba revoleando valijas"

Mauricio Mazzón, el hijo del "Chueco", salió a defender públicamente a su padre, luego de que el nombre del histórico operador político del peronismo saltara en el marco de la investigación de los “cuadernos de la corrupción”.

Marcelo Arce

Mauricio Mazzón, hijo del fallecido operador del PJ

Mauricio Mazzón, hijo del fallecido operador del PJ

El hijo de Juan Carlos “Chueco” Mazzón salió a defender públicamente a su padre, luego de que el nombre del histórico operador político del peronismo saltara en el marco de la investigación de los “cuadernos de la corrupción” como uno de los encargados de recibir la plata sucia que, a través de los pagos de coimas, el kirchnerismo destinaba al financiamiento de la política.

“Mi viejo no era un tipo que andaba revoleando valijas. O el rol que le quiere poner Abal Media, que era un administrativo que distribuía la guita”, se desprende Mauricio Mazzón, en contacto con MDZ en el que, además, minimizó el rol de su padre en las recordadas campañas electorales provinciales de 2007 y 2011 en dónde “el Chueco” participó como armador de las estrategias de la oposición también.

“Reducir la política solo a la plata es una simplificación. Si no , De Narváez sería presiente…”, sostiene el hijo de quien, durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, estuvo apuntado por desembarcar en Mendoza con recursos que la Casa Rosada aportaba para favorecer las chances electorales del PJ. 

Juan Carlos "Chueco" Mazzón
mazzon

Quienes salpicaron a Mazzón en la causa fueron el exjefe de Gabinete, Juan Abal Medina, y su secretario, Martín Larraburu, quienes ante el juez Claudio Bonadío argumentaron que sus tareas se limitaban prácticamente a hacer un "pasamanos" entre Roberto Baratta y el histórico operador político peronista.

Todo, para que este último - como histórico armador - realizara las campañas electorales del Frente para la Victoria en las distintas provincias.

Según dijo Abal Medina ante el juez,  primero los fondos los entregaba Baratta y este se los acercaba a Mazzón para que los repartiera "a distintos puntos del país para ser utilizada de acuerdo a las necesidades político-partidarias", tal como sostuvo.

El exfuncionario dijo desconocer de dónde salía ese dinero, pero se despegó asegurando que todo lo que recibía se lo daba al Chueco. "Así como venían, traídos por Martin (Larraburu) eran entregados a la oficina de Mazzón o retirados por él conforme lo acordado", relató.

El Chueco no fue únicamente un brillante operador y armador político: de sus bolsos de dinero se financiaron aquí campañas de gobernadores, intendentes y hasta candidatos de la oposición.

Ya a esta altura supera la calidad de mito, por solo mencionar algunas de las maniobras más trascendentes, cómo Roberto Iglesias avanzó con su candidatura a gobernador en 2007. O cómo Luis Rosales fue candidato del PD en 2011 con aportes (pauta) que por un lado sirvieron para financiar su campaña electoral para la gobernación. Pero que por el otro también habrían servido para su beneficio personal. 

Y hubo sospecha para legisladores también. Decenas de testigos vieron como Mazzón, sentado en un bar enfrente de la Legislatura en marzo de 2008, compraba voluntades opositoras para respaldar la candidatura de Eduardo Frigerio como aspirante a superintendente del Departamento General de Irrigación.

Aquí, posiblemente, el juego fue más personal que político. Lo que terminó derivando de esa gestión fue un escandaloso episodio de corrupción en dónde la mano derecha del Chueco, Jorge Villalón, se terminó convirtiendo en el hombre que tomaba todas las decisiones importantes en el DGI.

Mazzón junto a Celso Jaque y Adolfo Bermejo en 2007.
mazzon

“Para mí- arranca Mauricio Mazzón- lo de Abal Medina es una estrategia defensiva para sacarse responsabilidades de encima”

-¿Cómo sostiene eso?

- Mi viejo no está mencionado en ningún cuaderno, ni nada. Abal Medina, lo que hace, es admitir que el recibió esos fondos como aportes de campaña y lo que hace para sacarse la responsabilidad es decir que automáticamente se los daba a mi viejo y que entonces él era el encargado de llevar adelante los pagos de las campañas y todo eso. Hay varias cosas que, claramente , si lo ponés a analizar, no cierran. Primero, que Abal Medina era Jefe de Gabinete. No era aun tipo de rol secundario que opinaba y nada más. Ese relato de que él recibía la plata y que inmediatamente se la daba a mi viejo, me parece absolutamente infantil.

-¿Por qué?

- Si se analiza la historia política de mi viejo, trabajó con cuatro presidentes. Era un tipo que tenía una inteligencia importante. Mas allá de que era mi viejo, hablando con la mayor objetividad posible, vos te sentabas a hablar y te sorprendía. Tenía salidas increíbles para temas complejos. Lo que mas se le valoraba a él era eso Y su rol en la política fue ser un constructor, cómo hacer el mejor diseño político de acuerdo al escenario. Cometió errores, pero su involucramiento en la política era ser un constructor de poder. No era un tipo que andaba revoleando valijas. O el rol que le quiere poner Abal Media, que era un administrativo que distribuía la guita... Me parece todo patético. Aparte hay otra cosa: al que le encontraron los pendrives con todo el diseño y el detalle de todos esos gastos era el secretario de Abal Medina ¿Cómo era? ¿El que recibía la guita era mi viejo y todo el detalle de los gastos los tenía el secretario de él? Es ridículo. Mi viejo, que como ya dije trabajó con cuatro presidentes ¿era un tipo que se encargaba de hacer los pagos y después le rendía cuantas a Abal Medina? Todo patético y parte de esta mediocridad en que esta metida nuestro país. Es una actitud miserable atacar a un tipo que se murió hace años.

- Eso es verdad, es fácil responsabilizar ahora a alguien que no puede defenderse. Ahora: lo hemos visto a su papá hacer política en Mendoza y siempre rondó la sensación de que, más allá de ser un operador político, venía con caja. Lo que dice Abal Medina vendría a cerrar ese círculo

- No, no, no. Mi viejo no andaba distribuyendo plata ni mucho menos. Mi viejo, lo que era, era un tipo que en base a su experiencia y a su laburo y a sus relaciones, era muy respetado en la política y tenia mucha capacidad para llevar a acabo y generar desarrollos políticos exitosos. Pero no tenía el rol de distribuidor de plata. La verdad de que su vinculación con la política fue de otra manera. De hecho, mi viejo se murió en la misma casa en Caballito (en Buenos Aires) a la que nos mudamos en los 90. No tuvo incremento patrimonial, veraneaba en enero en Mar del Plata... qué se yo. 

- Ahora bien: su padre tuvo peso en los armados político no solo del PJ, sino también de la oposición en Mendoza. ¿Eso no se hacía con plata?

- No. Reducir la política solo a a la plata es una simplificación. Si no , De Narváez sería presidente… Para el peronismo mendocino siempre fue muy importante que la elección no se polarice. Por las características del mendocino. Habían coyunturas.. Había momentos en que la oposición estaba muy dividida por diferencias políticas, no de plata. Roberto Iglesias había sido un buen exgobernador y estaba absolutamente en contra de Cobos y su alianza con el kirchnerismo. Le salió mal la estrategia (en las elecciones de 2007) y al peronismo le convino. Pero eso de que fue por plata y que a Iglesias le pagaron… Yo no le faltaría el respeto a un dirigente como Iglesias

- ¿Y la candidatura de Rosales en el 2011?

- El PD es un partido histórico que, en aquél momento, se había quedado sin candidato. Y Omar Demarchi se había bajado de la pelea y no tenían candidatos taquilleros . Y trataron de acudir a un periodista taquiellero para que sea su candidato. El peronismo en ese contexto se benefició y lo que se podía alentar ese tipo de representaciones electorales lo hacía.

-¿Y el episodio de Villalón?

-¿Cuál es el episodio de Villalón?

- Fue la mano derecha de su papa, llegó a Irrigación de la mano de él y terminó investigado por corrupción. Y desplazado además, no por un gobierno opositor, sino por un peronista, como el de Francisco Pérez.

- La verdad es que no conozco el tema. Y no podría opinar en profundidad. Yo estoy viendo en Buenos Aires desde chico y nunca me metí en temas de gestión en Mendoza y la verdad es que no se. Sería irresponsable opinar.
 

Temas
  • cuadernos
  • bonadio
  • chueco mazzón
  • abal medina