Quién es y qué piensa hacer el "gobernador" del agua de Mendoza

Dice que Cornejo es lo más parecido a Alfonsín aunque comparó: "Alfonsín tenía mucha verba; Alfredo es tartamudo, pero ambos se asemejan en los valores progresistas". Es ingeniero agrimensor. Ha trabajado con Sanz, Cobos y Cornejo pero dice que su corazón le pertenece a éste último. Las obras hídricas  provinciales frenadas por la investigación en torno al Prosap, el polémico reempadronamiento de regantes con agua en desuso, la minería, la relación con el gremio de Irrigación y su advertencia: "No vengo a ser cariñoso. Vengo a cambiar las cosas". 

Jimena Catalá

Quién es y qué piensa hacer el "gobernador" del agua de Mendoza

Quién es y qué piensa hacer el "gobernador" del agua de Mendoza

En sólo un año y medio de gestión como superintendente del Departamento General de Irrigación, Sergio Marinelli (61) ha sabido hacerse notar: un viaje a Europa que costó más de un millón de pesos, un productor que se encadenó en la repartición pidiendo ser atendido, causas laborales y denuncias de "persecución gremial", entre otros temas que abordó con MDZ. 

Para quien no registra este cargo, vale asemejarlo a una especie de "gobernador" del recurso hídrico, puesto de suma importancia en una provincia desértica como la nuestra.

Creado bajo la Constitución, funciona, en teoría, de manera independiente al Ejecutivo y, a simple vista, pareciera tener un mayor poder que éste, en la medida en que su mandato dura 5 años (en el Ejecutivo la duración es de 4 años) y además puede reelegirse (cosa impensada, por el momento, para los que llegan al Sillón de San Martín). 

Los requisitos que impone la Carta Magna para llegar al cargo no son tan inalcanzables: ciudadanía en ejercicio, ser mayor de 30 años y tener 5 años de residencia en la provincia. Sin embargo, es necesario que el Gobernador de turno lo postule y que el Senado, en sesión secreta, lo apruebe. 

O sea que, es un cargo técnico -no es cosita menor tener que saber administrar el agua en un lugar en donde los oasis son un tesoro fabricado-, pero que no escapa (para variar) a los juegos de la política. 

Marinelli es agrimensor, recibido en la Maza hace varios años. Imbuido por Raúl Alfonsín, se afilió al radicalismo a comienzos de los '80. Más o menos en esa época, se fue a vivir a San Rafael, en donde se estrenó en la función pública como concejal entre el '85 y '89.

Fue director de la ex Obras Sanitarias Mendoza, subsecretario de Servicios Públicos de la intendencia de San Rafael de Ernesto Sanz, ministro de Gobierno de Julio Cobos, dirigió los Servicios Públicos de Cornejo hasta que éste mismo lo propuso para Irrigación. 

Con mate amargo de por medio, luego de haber estado en el centro de la polémica por su reciente viaje a Europa junto con un importante contingente del DGI y de que un productor se encadenara en la puerta de la repartición reclamando atención y ayuda, Marinelli habló con MDZ y, entre muchas definiciones picantes, lanzó:

"Acá venían acostumbrados a arreglar. Acá, la mayoría de la gente está acostumbrada a la franela. Yo no vengo a ser cariñoso. Vengo a cambiar las cosas", dijo el superintendente de Irrigación en su despacho, ubicado en el edificio que está sobre Barcala de Ciudad. 

-¿Cree que hay algún dirigente contemporáneo que se parezca, al menos en algo, a Alfonsín?

-En términos de valores creo que Cornejo está muy cerca de lo que era Alfonsín sólo que con una personalidad distinta. Alfonsín tenía mucha verba, Alfredo es tartamudo. Pero no me cabe duda que se asemejan en valores. Sus políticas son claramente progresistas.

-Trabajó con Sanz, Cobos y Cornejo, ¿en qué sector está y dónde se sintió más cómodo?

-Yo soy de Cornejo. Fui ministro de Gobierno de Cobos más por Cornejo que por Cobos. Siempre militamos juntos. Somos prácticamente de la misma generación aunque parezca que no porque él es tan idiota y yo tan jovial (risas). 

-¿Cómo es la relación hoy con Cornejo?

-No es tan frecuente porque cada uno está en lo suyo. Pero es de mucha confianza y respeto.

-¿Se maneja con absoluta independencia de Cornejo?

-Total. Cuando a Cornejo no le gusta algo me lo dice y podemos estar de acuerdo o no pero nunca me ha dicho quiero que hagas esto o aquello de tal manera ni en Servicios Públicos ni acá. Primero, porque en Servicios Públicos nadie entiende nada, los periodistas son los que menos entienden. Cornejo ahora entiende algo, los periodistas nada de nada pero los que menos entienden son Ramón y Vadillo. 

(Seguido de esa cita, ofrece mate amargo, quizá como para tender un puente con esta reportera, después de decir que "los periodistas no entienden nada (...)")

-¿Qué le dejó Álvarez, el superintendente anterior? 

-No dejó ni una sola huella. Entonces, para los que queremos hacer cambios, hay que empezar a escarbar y es ahí en donde se molestan los que creen que está todo bien como está. Irrigación es como un supermercado mayorista en donde hay muchas góndolas que tienen dueños adentro y afuera, lo que se hace muy difícil de controlar. 

"Irrigación -repartición con unos 500 empleados y un presupuesto de unos 650 millones de pesos- es como un supermercado mayorista con muchas góndolas que tienen dueños adentro y afuera", Marinelli. 

-Qué tres objetivos se ha fijado para estos cinco años de gobierno que tiene...

-Aumentar la eficiencia, dejar obras y generar cambios culturales para darle agua a sectores de la producción que hoy pueden generar trabajo y desarrollo y conseguir una interacción permanente con los agricultores para mejorar la tarea intrafinca. 

"Otro objetivo importante es lograr que la Legislatura apruebe un plan hidrológico para la provincia que contenga el plan de sequía y de inundaciones", agregó Marinelli. 

-Llamó la atención su reciente viaje a Europa, España y Australia, en un momento en donde se disparó extraordinariamente el dólar. Se gastó un millón y medio de pesos. 

-Fue de un millón de pesos. No fue el primer viaje que se hizo, también hubo uno en la época de Duarte (Lucio, 2002-2007). 

-Pero lo hicieron en un contexto socio económico muy complicado...

-La verdad cuando yo estaba allá se armó el despelote con el dólar y demás. Quién iba a saber qué iba a pasar eso. 

-Independientemente del dólar, se viene pidiendo austeridad y cuesta entender este tipo de viajes en ese marco.

-La experiencia no se transmite por televisión. Hay que vivirla. Si queremos implementar determinados cambios culturales, España es un modelo que es preciso que los inspectores de cauce conozcan de cerca. Lejos de generar un déficit, se trató de una inversión. 

-Anduvo por Diputados presentando la propuesta del Plan de Sequía Provincial pero también una iniciativa de reempadronamiento de regantes que no usan el agua... ¿no entra esto en contradicción con el principio de inherencia que fija la Constitución y la Ley de Aguas?

-No se afecta porque no les estás sacando el derecho. No es otra cosa que dar respaldo de ley a una resolución del Honorable Tribunal Administrativo del '95 que se llama registro único del agua. Es hacer público lo que pasa de manera no transparente; es decir, cuando tenés una finca abandonada y la de abajo tiene cultivo... el tomero paga la boleta del agua del que no la usa para que no se la corta y se lleva el agua. Es un mercado de agua informal y lo que quiero es que haya un mercado oficial, transparente. Reasignamos a diario el agua. A nadie se le va a quitar el derecho inherente. Va a haber un registro y el que quier el agua va a tener que pagar para que se le reasigne. 

-Fue el diputado peronista Jorge Tanús el que presentó un proyecto en tal sentido... pero, en realidad, está el Gobierno detrás de esto... ¿no?

-No; pero hemos conversado y hemos coincidido. 

-¿Hay que modificar la Ley de Aguas?

-Quizá haga falta pero no es oportuno, porque pasa como con la Constitución, nunca se debate el fondo. La gestión sola tiene herramientas para cambiar lo que hay que cambiar. 

-La investigación de la Oficina de Anticorrupción sobre el manejo de fondos y el presunto beneficio a una constructora en particular, ¿afectó la ejecución de obras hídricas de Mendoza?, ¿cuáles?

-Todo lo que signifique una investigación está bien que se haga; ahora, el sistema de otorgamiento de créditos se afectó; de hecho, se empiojó la obra de Luján Oeste que la ganó Ceosa y hoy está frenada. 

-¿Hay que reformar la 7.722? 

-Nunca se ha podido hacer un debate serio. Los ambientalistas no debaten, los ambientalistas se movilizan y dicen esto es así y así y listo. Creo que es positivo que se promueva un gran debate y ver qué licencia social hay. La idea es que haya agua para todas las actividades por eso el plan de sequía. 

"Los ambientalistas no debaten; se movilizan", Marinelli sobre la posible reforma de la 7.722.

-El gremio ha denunciado persecución gremial y hay varias causas laborales pendientes de resolución en la Justicia.

-Están acostumbrados a arreglar. La mayoría de la gente está acostumbrada a la franela. Yo no vengo a ser cariñoso, vengo a cambiar las cosas. 

-¿Le complica tener esta relación con el gremio? 

-No. Me complica cuando un solo medio me empieza a hacer ruido a partir de los chismes de barrio que difunde el gremio.  

Temas
  • Agua
  • Crisis
  • sequía
  • secos
  • ríos
  • desierto
  • minería
  • reforma
  • 7722
  • explotación
  • construcción
  • cuadernos
  • justicia