Macri, Cornejo y un matrimonio sin amor que decide seguir para enfrentar la crisis

El presidente Mauricio Macri y el gobernador Alfredo Cornejo mantienen su alianza política, a pesar de las diferencias. Los une la gestión, pero en lo político están cada vez más distanciados. Acordaron políticas comunes para afrontar un 2019 clave. Obras, transporte y planes sociales. 

Pablo Icardi

Macri y Cornejo ayer en Potrerillos.

Macri y Cornejo ayer en Potrerillos.

Alfredo Cornejo y Mauricio Macri forman, como ya dijimos alguna vez, un matrimonio que estira su convivencia no por amor, sino por mutua conveniencia. Ahora le suman una lealtad obligada por un bien superior: no ponerse obstáculos  en medio de una crisis en la cual ambos pueden perder.

Ayer compartieron un “día de campo” en un lugar espectacular desde lo paisajístico, un escenario perfecto para la foto. Pero Macri estuvo distante. Usó a Mendoza de escenario, pero sin contacto con el territorio; tomando el entorno como escenografía, antes que como visita territorial.


Fue una visita lejana en lo político, pero con mayor fluidez en la gestión. Por eso hubo una reunión de gabinete conjunta en la que se pusieron en caja los temas clave para un 2019 bisagra; el 2019 del ajuste y el 2019 de las elecciones. 

Obras públicas, transporte y planes sociales fueron algunos de los temas que acordaron ayer


Repasaron temas  con enfoques nacionales y locales. Sin promesas de futuro, pero con la idea de que se cumplan los compromisos asumidos, como las obras viales para las rutas nacionales que cruzan Mendoza, la implementación del sistema SUBE con respaldo a los cambios del sistema de transporte provincial y la ejecución de planes sociales focalizados para enfrentar la crisis. Lo mismo en materia sanitaria. Es que además de recalcular los números por el ajuste para el año que viene, Macri estrena su gabinete al “estilo cornejo”, es decir más compacto y con funciones concentradas. 


Para Mendoza hubo una buena cosecha: hay fecha para la licitación de Portezuelo del Viento (18 de diciembre) y compromiso asumido para no frenar obras estratégicas. También hubo coincidencias en cuanto a las posibilidades de futuro que le da a Mendoza la devaluación gracias a su potencial exportador y al turismo. 

Cornejo ahora se siente en una situación de mayor poder por tener menos dependencia nacional para negociar.


En las charlas íntimas, no hubo intimidad; ni compromisos políticos.  Esta vez Cornejo lo recibió en una situación de poder distinta a la ocurrida en los primeros meses de gestión. Entonces, la dependencia de la Nación para sanear las cuentas obligaba a callar más cuestionamientos. Hoy, con las cuentas provinciales saneadas y con la Nación en problemas, el Gobernador de Mendoza saca pecho y vuelve a repetir: en Mendoza gran parte de la tarea se hizo y ahora le toca, de manera tardía, a Macri.

Como si fuera un peronista que recita las frases del “general”, en el cornejismo vociferan que la mayor “independencia” económica le da más “soberanía” política dentro de la alianza Cambiemos. Por eso podrían tener menos pudor en desdoblar las elecciones el año que viene, salvo que el propio Cornejo forme parte de alguna lista; algo que nadie se anima a descartar. 
 

Temas
  • Cumbre en Potrerillos
  • Macri Cornejo
  • Macri