Política Una carrera que ya empezó

Los pro y contra del futuro de Cornejo

El gobernador usó a la Fiesta de la Vendimia para autopromocionarse en los medios porteños. Por qué una candidatura a presidente no está en los planes y por qué sí, si se dan ciertas condiciones, podría llegar a ser candidato a vicepresidente de una eventual reelección de Mauricio Macri.
Avatar del

Marcelo Arce

Los pro y contra del futuro de Cornejo(Alf Ponce / MDZ)

Los pro y contra del futuro de Cornejo | Alf Ponce / MDZ

Alfredo Cornejo está escribiendo un libro. No son sus memorias, tampoco un balance de gestión, claro está, porque lo queda un largo camino por recorrer todavía como gobernador. Es un libro en dónde trata de descifrar por qué la gente se comporta como se comporta en determinadas situaciones de la política.

El trabajo, si bien está avanzado, no tiene título todavía. Pero tiene un coautor: Elbio Rodríguez, el consultor político que trabaja con Cornejo desde hace más de quince años y que es responsable, en buen medida, de haber influido a través sus encuestas en muchas de las decisiones que tomó Cornejo en su carrera. E incluso, de medir todavía hoy el humor social de buena parte de las decisiones que se toman en el gobierno.

Se conocieron en 2003, cuando Cornejo acababa de asumir como legislador provincial y Rodríguez daba clases de marketing político en la Universidad de Congreso. Roberto Iglesias lo había puesto al "petiso" al frente de la campaña de Julio Cobos y, fiel a su característica, desconfiaba. En este caso,  de los números que le acercaba quien era el encuestador oficial de aquél entonces Alberto Isuani.

"Te necesito como encuestador muleto", le pidió Cornejo. Y Elbio su sumó.

Los primeros garabatos del libro que se está escribiendo hoy a cuatro manos se trazaron luego de que hace un tiempo ambos se pusieron a analizar uno de los episodios clave en la historia política de quien hoy es gobernador. Fue en 2011, cuando Cornejo decidió bajarse de la candidatura para que Iglesias compitiera y, como se sabe, perdiera finalmente contra Francisco Pérez.

Meses antes de esa elección, Rodríguez tenía números claros. Cornejo tenía una intención de voto del 40%, pero le iba a resultar imposible sumar al menos 10 puntos más. No tenían esa capacidad de persuadir al electorado provincial. No había posibilidades de despegar.

Pero lo que no consiguió en la provincia, si lo logró a nivel municipal. En aquellos comicios, que Cristina Kirchner ganó con el 54%, en Godoy Cruz el radicalismo le sacó 10 puntos de ventaja al kirchnerismo. Algo había funcionado bien. Y el análisis de esa estrategia de campaña, fue lo que dio el puntapié inicial para ponerse a escribir un libro.

Seguramente la obra no verá la luz en el corto plazo porque le faltará un capítulo que todavía está por verse cómo se escribe. Y es lo que Cornejo hará de su futuro a partir de 2019.

En estos últimos días ya comenzó a dar señales en público, que hasta aquí solo se habían dado sólo en privado.

La Fiesta de la Vendimia fue el escenario. El gobierno pagó el pasaje y la estadía de un grupo de periodistas de Buenos Aires que en realidad, a la Vendimia, la vieron pasar. Más que promocionar a la Fiesta, Cornejo uso a la prensa porteña para promocionarse a sí mismo.

Está claro que la plataforma del Comité Nacional del radicalismo lo habilita al gobernador para expresarse de cuestiones nacionales que, hasta fines del año pasado, tenía vedadas.

Y empezó a esbozar algunas críticas. Cornejo respalda el trazo grueso de la política económica de Mauricio Macri y, más allá del clima político instalado en la Argentina y de los problemas con la inflación, vislumbra un camino hacia 2019 de cierta normalidad en la economía, sin ajustes fuertes, con cambios graduales y, como consecuencia de ello, con una política de fuerte endeudamiento como base.

El problema con Macri, para el mendocino, está en la política en dónde con mucho de fastidio cree que el presidente "se queda siempre a mitad de camino".

Frases como la que le dio a Clarin en una de sus entrevistas autopromocionales: "lo de Triaca está mal resuelto, el costo hubiera sido menor si renunciaba", es prueba de ello.

Aunque el malestar se notó en otra sentencia y en el mismo diario "Yo, por ejemplo, me he puesto muy firme con el sindicato del sector público y veo que en la provincia de Buenos Aires son mucho más laxos en esa negociación", soltó.

Es improbable que Cornejo apueste su futuro político en una aventura presidencial. Y por las mismas razones que se bajó de una candidatura en 2011: sabe que no va a llegar.

Hacia dentro de Cambiemos, considera un error que el radicalismo presente un candidato en la PASO, como hizo Ernesto Sanz en 2015.

Pero el análisis va más allá. Está convencido que a un candidato del interior se le dificulta mucho más un triunfo a nivel nacional si el país, más allá de las dificultades económicas, no llega a las elecciones en una crisis profunda. Los triunfos de Carlos Menem en 1989 y de Néstor Kirchner en 2003 ratifican la especulación gubernamental.

¿Será candidato a vicepresidente de una eventual reelección de Macri? Puede ser.

Pero aquí también existen reparos. Para Cornejo, Macri escucha a los gobernadores y de manera respetuosa. Y en lo particular le presta atención a él como uno de los principales aliados. Pero después las decisiones se toman junto al núcleo duro del presidente sin tomar en cuenta esas opiniones.

"La verdad es que me parece más importante que ir por la vicepresidencia, preparar más al radicalismo para influir. Que nos preparemos para influir con propuestas en el Gobierno, menos culposos de estar en el Gobierno", otra de las pistas vendimiales que dio el gobernador, en este caso, a Infobae.

Ser vice de un presidente que solo escucha a su entorno más cerrado, no aparece como opción ahora. "Tampoco me apasiona ser vicepresidente, es un lugar devaluado. No lo descarto, pero no se trata de algo que diga ¡guau!", otra de las que le dijo a Infobae. 

Pero esto puede cambiar. Y da toda la impresión de que, por lo que se está armando, el final del libro puede llegara a tener otra historia.