Política Vienen más designaciones

Los funcionarios invisibles de Cornejo

Asesoran al Gobierno, arman cuadros tarifarios y definen aumentos. Por los organismos en que se desempeñan, deberían defender a los usuarios, pero... ¿alguien ha notado su ayuda?
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/12
Los órganos de control no se ven, pero están.

Los órganos de control no se ven, pero están.

Los funcionarios invisibles de Cornejo(Archivo/MDZ)

Los funcionarios invisibles de Cornejo | Archivo/MDZ

Los funcionarios invisibles de Cornejo(Nacho Gaffuri / MDZ)

Los funcionarios invisibles de Cornejo | Nacho Gaffuri / MDZ

Los funcionarios invisibles de Cornejo(Nacho Gaffuri / MDZ)

Los funcionarios invisibles de Cornejo | Nacho Gaffuri / MDZ

Los funcionarios invisibles de Cornejo

Los funcionarios invisibles de Cornejo

Los funcionarios invisibles de Cornejo(Alf Ponce / MDZ)

Los funcionarios invisibles de Cornejo | Alf Ponce / MDZ

Los funcionarios invisibles de Cornejo(Pachy Reynoso/MDZ)

Los funcionarios invisibles de Cornejo | Pachy Reynoso/MDZ

Los funcionarios invisibles de Cornejo

Los funcionarios invisibles de Cornejo

Los funcionarios invisibles de Cornejo

Los funcionarios invisibles de Cornejo

Los funcionarios invisibles de Cornejo

Los funcionarios invisibles de Cornejo

Los funcionarios invisibles de Cornejo(Alf Ponce/MDZ)

Los funcionarios invisibles de Cornejo | Alf Ponce/MDZ

Los funcionarios invisibles de Cornejo

Los funcionarios invisibles de Cornejo

Si el justicialista Elián Japaz no hubiera decidido convertirse en concejal de Maipú, quién sabe si estaría en camino un proceso para renovar autoridades en el Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE). Pero así es: antes del 1 de mayo -fecha en que Japaz asume su nuevo cargo-, el gobierno de Alfredo Cornejo tendrá que haber cumplido con todo el circuito (incluida la votación del Senado) para que el organismo que regula el servicio de luz tenga jefe nuevo.

La curiosa anécdota de Japaz sirve para reflejar el desinterés oficial en los organismos de control de los servicios públicos, que es de larga data. Cornejo "heredó" al maipucino de la gestión de Francisco Pérez y, en lugar de llamar a concurso, lo dejó en ese lugar por decreto.

Japaz se ubicó en ese extraño puesto (un peronista en gobernación radical) y "pagó" el beneficio con una ejecución dócil de la normalización tarifaria, tras la parálisis de aumentos que caracterizó la última etapa del kirchnerismo. Todavía le pegan en el PJ por el rol que asumió.

Nadie se preocupó por Japaz debido a que los organismos de control son practicamente invisibles para la gente. O peor: los más escépticos en realidad creen que el control estatal sobre las poderosas empresas de servicios directamente no existe. Durante años, Edemsa, por ejemplo, nunca pagó una multa del EPRE por irregularidades y cortes.

>

El dato lo confirmó el secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema, en sentido positivo: Edemsa y las otras distribuidoras provinciales han comenzado, por fin, a pagar multas. Los descuentos, asegura el funcionario, están apareciendo en las facturas de los usuarios que tuvieron problemas de servicio. 

Pero antes, las empresas habían exigido muchos beneficios, que consiguieron en negociaciones con el Gobierno. Obtuvieron aumentos que les permitieron alcanzar la "tarifa plena" y, a fin del año pasado, una suba extra del 10 por ciento en el Valor Agregado de Distribución (VAD) para financiar con 400 millones de pesos las obras que hace años hacen falta.

Las particularidades del EPRE incluyen el hecho de que hace seis años que el directorio está incompleto. En efecto, lo conforman Japaz y el ingeniero radical (más o menos visible en la foto) Jorge Mastracusa. La ley dice que el directorio debe tener tres miembros, pero en la resolución que a comienzos de febrero emitió el secretario Mema se consigna que Pérez nunca echó mano de la facultad de hacer el tercer nombramiento ¿Alcanzó a ver que no le hacía falta?

Lo cierto es que ahora Cornejo planea cumplir con la ley y colocar los dos directores que faltan. Una comisión ad-hoc de la Secretaría de Servicios Públicos ya hizo la pre selección y elevó los sobres de los postulantes al Ministerio de Gobierno. No se los ha podido ver todavía, pero son entre 15 y 18 personas (no hubo confirmación oficial del número concreto). No está en esa nómina, por ejemplo, alguien que sonó para competir por uno de estos cargos, pero se borró: el senador Jorge Palero. El contador se está yendo de la Legislatura, pero asegura que se bajó él solo de la competencia y que volverá a su imprenta en mayo.

El EPAS, invisible e inexplicable

El Ente Provincial del Agua y Saneamiento no es sólo invisible. A esta altura, directamente es inexplicable. Le dio existencia el contrato con un privado, cuando Obras Sanitarias Mendoza era una empresa privada y la manejaba una firma francesa. Aquella concesión terminó con un juicio en contra de Mendoza, pero a pesar de todos los malos tragos, el EPAS logró sobrevivir.

Nadie entiende muy bien su razón de ser actual. AYSAM es ahora una empresa estatal, así que el EPAS es un organismo del Estado que controla al propio Estado. Como no se sabe para qué sirve, Cornejo ni siquiera le designó un presidente: ejerce ese puesto el vicepresidente, Mario Draque, un demócrata cornejista. Sí, el presidente, es invisible.

Desde el año pasado está por desaparecer en forma definitiva. Es más, el ex secretario de Servicios Públicos, Sergio Marinelli, quería fusionarlo con el EPRE en un mega ente. Hizo un anuncio al respecto, pero su sucesor Mema cambió de idea, y ahora habla de un cambio más ambicioso en el ámbito del agua y saneamiento: un nuevo marco regulatorio general para el servicio.

Mientras eso no pase, en el escenario actual, el EPAS tiene "funciones" sorprendentes: "Ayuda a los pequeños operadores de agua, que son 149 en la provincia. Les da una mano y les cambia gomas", reconoció un funcionario.

Más allá de que la empresa de agua también está dirigida por un demócrata cornejista, Richard Bataggion, AYSAM no tiene muchas razones para darle bolilla al EPAS en cuanto al control. Tampoco lo hacen los departamentos que se encargan del servicio y que lo cobran con las tasas municipales.

De todo ha pasado en el sector del agua en los últimos años. Entre otras cosas, un crédito internacional de 160 millones de dólares para obras de saneamiento que se evaporó en la gestión de Pérez y fue a parar a sueldos. Es todo precario y desordenado: apenas el 8 por ciento de los usuarios de AYSAM tienen un medidor que controle lo que consumen y la crisis hídrica continúa instalada.

Hay barrios que se siguen quedando sin agua, pero la empresa que maneja Bataggion ha pedido un aumento tarifario del 80 por ciento. Hay que decirlo: entre tanto descalabro, el invisible EPAS puede ser un problema menor.

No se ve, porque no está

El caso es emblemático. Durante más de una década, los gobiernos ignoraron la obligación de cumplir la ley 7412, por la cual se disponía que existiera un ente de control para el transporte público de pasajeros de la provincia.

La asociación Protectora mantuvo la demanda en la Corte, que en octubre del año pasado por fin ordenó lo que parecía obvio: el cumplimiento de la ley en cuestión.

Al Gobierno no le quedó otra que cumplir. Pero no hizo estrictamente lo que le había exigido la Corte: remplazó el proyecto original por uno nuevo y lo transformó en ley esta semana. Esto hizo continuar la pelea, ya que el Poder Ejecutivo explicó que el proyecto viejo era imperfecto y Protectora sostuvo que el nuevo le resta entidad al organismo de control.

A todo esto, el "Ente de la Movilidad", está verde aún. Ahora el Gobierno debe llamar a concurso para constituir su directorio. Hace 13 años que lo esperan. Aunque mucha gente no ha logrado ver aún a los órganos de control de luz y agua, que están hace mucho tiempo.