Los fósforos de la realidad

El derrumbe de la Tupac vernácula sacó a la luz los trapos sucios de la Justicia, que ahora quiere ponerse en caja con un tablero de control. Cruzar a Chile sigue siendo un GPS roto y el gobierno abre los datos con más retórica que data de peso
Avatar del

Rubén Valle

1/7
Los fósforos de la realidad(Pachy Reynoso / MDZ)

Los fósforos de la realidad | Pachy Reynoso / MDZ

Los fósforos de la realidad

Los fósforos de la realidad

Los fósforos de la realidad

Los fósforos de la realidad

Los fósforos de la realidad

Los fósforos de la realidad

Los fósforos de la realidad

Los fósforos de la realidad

Los fósforos de la realidad

Los fósforos de la realidad

Los fósforos de la realidad(Pachy Reynoso / MDZ)

Los fósforos de la realidad | Pachy Reynoso / MDZ

Tiene razón el escritor mexicano Juan Villoro cuando dice que "a la realidad siempre le sobran fósforos". Vaya si lo sabremos los argentinos, siempre tan combustibles a todo lo que pasa, a lo que creemos que pasa y, sobre todo, a lo que creemos que debería pasar. La realidad, entonces, como un enorme wok, una versión aggiornada del cambalache discepoliano donde el burro sigue cotizando tanto como el gran profesor. Un multimillonario gordo de la CGT a la par de un Manes, acaso.

Tupac o las casas no están en orden. A una semana de la caída en desgracia de Nélida Rojas, la Milagro Sala mendocina, su detención
-y la de buena parte de su familia- desató un fuerte debate acerca de la politización o no de su caso, pero sobre todo implosionó en la Justicia, donde afloraron más que nunca traiciones, pases de factura y las cotidianas miserias que se acallan con sobrado oficio. La simplificación de que es una causa política, cuando hay más de 80 denuncias presentadas apuntando al manejo discrecional de las operatorias de las viviendas sociales. La fiscal Gabriela Chaves la imputó por "asociación ilícita, coacción agravada, extorsión y estafa", no por rumores o el oportunismo eleccionario, como arguyen sus defensores (K). Denunciar el uso político de la causa y su mediatizacion es la mejor estrategia para dejar en segundo plano lo más importante: determinar si se actuó al margen de la ley. Que los 24 allanamientos previstos se pincharan desde el vamos porque desde adentro de la justicia le pasaron el santo y seña a Rojas para presentarse "espontáneamente", eso no es político, claro. Bastaron las quejas de la imputada en cuanto a que el traslado al penal no había sido lo cómodo y esperable para alguien de su peso y su salud, para que su abogado, Alfredo Guevara, pidiera la suspensión de su declaración de su defendida y le fuera concedida con premura. Sobreactuando la situación, el letrado definía al traslado "como tortura o trato inhumano, cruel y degradante". En un comunicado difundido por las redes, Guevara se jactaba el jueves: "No habrá un espectáculo hoy. Recién presenté un escrito pidiendo la suspensión del traslado de Nélida previsto para la audiencia de hoy". ¿Quién dijo que la Justicia no escucha?

Letra chica: La pesquisa acerca de la ruta del dinero de la Tupac que realiza la fiscal Chaves en Lavalle, departamento en el que viven Nélida Rojas y su familia, detectó en la sucursal del Banco Nación de Villa Tulumaya 1.650 extracciones realizadas por Ramón Martínez, marido de la líder de la agrupación social, entre 2008 y 2016. De 1.231 casas financiadas, 731 aún están en veremos.

Tablero antianarquía. Como era de prever, el efecto Tupac se hizo sentir en los agitados pasillos del Palacio Judicial, donde la grieta presenta tribunas colmadas en ambas orillas. Los (malos) ejemplos que vienen trascendiendo en los últimos años, con "perlitas" como una fiscal que vacaciona en el Caribe en plena licencia médica y solita se manda al frente en Facebook o una colega que se roba un celular en Palmares, hasta casos más complejos y delicados, como el de la muerte de Ayelén, una joven madre asesinada por su padre gracias a la inacción del fiscal de turno, grafican un poder cada día más indolente y fuera de registro. Invitado a la Mesa MDZ, el miembro de la Suprema Corte, José Valerio, recogió el guante. "Lo que veo, como todo ciudadano, es una manifestación de la situación que tenemos, casi una crisis anárquica de la justicia. Hemos sufrido las consecuencias de ideas y de criterios que no han beneficiado ni favorecido a la justicia. Esta puja por definir cuál es la verdad jurídica, mientras la sociedad está esperando que la justicia actúe. La justicia no cubre las expectativas de la sociedad. Tenemos que tratar de solucionar estas problemáticas". A confesión de parte... Cuando se le planteó a Valerio el viva la pepa que se percibe del otro lado del mostrador, la laxitud con que se trabaja en ese ámbito en tensión permanente, el juez de la Corte adelantó que se instalará un tablero de control que, en teoría, permitirá un seguimiento más fidedigno de qué hacen y dónde están los que deben manejar la justicia mendocina. Servirá, supone uno, para que en horario de trabajo baje el consumo de café en la zona de Tribunales, pierdan clientes los gimnasios o haya menos carga de fotos en las redes producto de viajes fuera del periodo de feria.

Letra chica: La Procuraduría General de la Nación, conducida por la cuestionada Alejandra Gils Carbó, difunde ahora a través de las redes sociales un instructivo on line para denunciar posibles casos de corrupción en la administración pública. Una buena iniciativa que, sugestivamente, Gils Carbó demoró unos años en impulsar.

Vamos que venimos. La montaña de excusas a la hora de justificar por qué sigue siendo un parto cruzar a Chile ya emparda la cumbre del orondo Aconcagua. Incontable es la cantidad de reuniones bilaterales que se han concretado en la última década en la búsqueda de acordar puntos básicos para agilizar el tránsito en el paso fronterizo. Sin embargo, el GPS sigue roto; todavía no se logra un sólido protocolo en común para los días de mayor flujo de vehículos, como ocurre por estos días de Semana Santa. Para aportar a la confusión, el miércoles el coordinador del Paso, Néstor Majul, aseguraba en MDZ Radio que la Verificación Técnica Vehicular (VTV) es obligatoria, el jefe de Seguridad Vial, Oscar Hómola, decía que ese requisito era "relativo. "En Chile, la VTV ha estado desde siempre vigente, pero en muchos casos no ha sido medido. No hay un control estricto de Carabineros a los turistas", justificó. Con los viáticos cobrados para dar el presente en  cientos de encuentros fallidos se podrían haber sumado puestos de control y empleados destinados a afinar la atención. Al diagnóstico lo conocen de sobra argentinos y chilenos, por lo que las autoridades no pueden perder más tiempo. Y los viajeros, tampoco. Pequemos de obvios: combinar cerebro, tecnología y visión estratégica, sería el camino.

Letra chica: El gobernador Cornejo planteó en agosto del 2016: "Este colapso de autos ha venido para quedarse y lejos de verlo como una dificultad debemos verlo como una oportunidad de mayor integración entre nuestros países, aunque sea comercial en la primera etapa". Por entonces, anunciaba el programa de agilización desde noviembre. La respuesta de cuán efectivo fue la tienen quienes desde esa fecha cruzaron para vacacionar, aprovechar las ofertas o simplemente para el relax de un fin de semana largo. 

Datos para todos. Una condición sine qua non para una auténtica transparencia es que los gobiernos abran los datos de su gestión a la ciudadanía, el verdadero fiscal. Esa es la consigna con que Cambiemos impulsó el Ministerio de Modernización, a cargo de Andrés Ibarra. En su concepción prevé que sean los funcionarios quienes empiecen por aportar los datos para cargar las bases que habrán de compilar de aquí en más información básica para todo aquel que lo requiera. Desde un vademécum nacional de medicamentos hasta un inventario de los inmuebles del Estado, son numerosos los rubros que suponen información de importancia para el conocimiento público. Como ocurre con la declaración jurada de los funcionarios, siempre hay algo para esconder (eso que una vez que alcanza eco en los medios y las redes invita a disparar contra el mensajero). Entender que esos datos deben ser de dominio de todos porque es de todos ese lugar que circunstancialmente ocupan es la base del necesario cambio de chip de ciertos sectores del poder. Que la Argentina cuente con una Ley de Acceso a la Información Pública ya es un paso, pero todavía queda mucho para aprender a caminar. En ese sentido, Mendoza dio una buena señal al adherir a la modernización del Estado que propone la Nación con el lanzamiento de su Portal de Datos Abiertos.  Aún no está todo lo que debería estar, pero ya se han cargado algunos rubros (Gobierno, Finanzas públicas, Medio Ambiente) y otros directamente están muy verdes. La información incómoda permanece bajo siete llaves. Los datos sólo servirán si sirven. ¿Se entiende?, como dice Lilita.

Letra chica: A nivel comunal, la municipalidad de la ciudad de Mendoza presentaba en agosto del 2106 su propio portal de acceso libre a la información. El objetivo es abrir el juego a la fiscalización de los vecinos a través de la "multicanalidad": página web, redes sociales y Call Center. Falta, claro, una mayor difusión para que ese vecino se entere en serio de todas estas ventanas que se le abren. 

Maridaje sugerido. Para leer esta columna, el autor propone Seven days of falling, por el Esbjörn Svensson Trío.