Política Perfil: Ofelia Fernández

Lidera la "revolución de las pibas" y le pide empatía a Cornejo

Con 15 años se convirtió en la primera presidenta mujer del centro de estudiantes del Carlos Pellegrini, de Buenos Aires, y logró desplazar a un preceptor violento.
Avatar del

Jimena Catalá

1/4
Lidera la "revolución de las pibas" y le pide empatía a Cornejo(Gentileza Facebook Ofelia Fernández)

Lidera la "revolución de las pibas" y le pide empatía a Cornejo | Gentileza Facebook Ofelia Fernández

Lidera la "revolución de las pibas" y le pide empatía a Cornejo(Gentileza Facebook Ofelia Fernández)

Lidera la "revolución de las pibas" y le pide empatía a Cornejo | Gentileza Facebook Ofelia Fernández

Lidera la "revolución de las pibas" y le pide empatía a Cornejo(Gentileza Facebook Ofelia Fernández)

Lidera la "revolución de las pibas" y le pide empatía a Cornejo | Gentileza Facebook Ofelia Fernández

Lidera la "revolución de las pibas" y le pide empatía a Cornejo(Gentileza Facebook Ofelia Fernández)

Lidera la "revolución de las pibas" y le pide empatía a Cornejo | Gentileza Facebook Ofelia Fernández

Con sólo 18 años, Ofelia Fernández es reconocida como una de las líderes de la "revolución de las pibas", un movimiento feminista que tomó fuerza en el último tiempo en nuestro país y sobre todo a partir del Ni una Menos. Desde ese lugar, y en su visita a Mendoza, levantando la bandera del aborto legal, la joven bonaerense le reclamó al gobernador Alfredo Cornejo "un mínimo de empatía", a propósito de que la provincia aún no cuenta con protocolos hospitalarios para los casos de aborto no punible. 

"Me parece que en esto se requiere un mínimo de empatía. Es un horror que a una mujer que ha sido violada, a quien ya le arrebataron su vida, encima le nieguen la posibilidad de decidir y la aten a una experiencia que no eligió. Me parece que debería ser consciente él y la clase dirigente en general que hoy el debate en la sociedad está mucho más lejos que esto, es sentido común. Es lo mínimo que pueden hacer", marcó postura Ofelia en una entrevista con MDZ.

A los 13 empezó a militar en el secundario del Carlos Pellegrini de Buenos Aires y dos años después se convirtió en la primera mujer presidenta del centro de estudiantes de dicha escuela. En sólo dos años de gestión obtuvo muchos logros, entre ellos se la recuerda por una toma histórica con la que consiguieron desplazar a un preceptor denunciado por pegarle a dos "pibas" y hostigar y maltratar a otras tantas alumnas del instituto. "Con el tiempo entendimos que este hombre ejercía violencia de género, ejercía violencia con las mujeres específicamente", recordó

-¿Cuándo y cómo te decidiste a militar?

-No sé si hubo un momento determinado sino que fue un proceso que transité. Sin dudas, el primer Ni Una Menos, que fue muy duro y angustiante, me hizo despertar y ver que hay una realidad que es de mierda pero la podemos transformar. 

-¿Fue difícil convertirte en presidenta del Centro de Estudiante?

-Todo fue muy difícil. Fui la presidenta del Centro de Estudiante más joven de la historia. Y si bien me votaron por amplia mayoría, había como un miedo de tener una presidenta de 15 años. Compuse la primera fórmula femenina y eso implicaba muchos desafíos, tanto por el tema de la edad pero también por ser mujer. Significaba una incomodidad a la política como la conocíamos y a la militancia como la conocíamos. Se trató de un lugar que nadie me cedió, nadie me la hizo fácil; se trata de un lugar que tenés que arrebatar, sacar a alguien ahí y pararte vos. No le pasa lo mismo a los varones que tienen una alfombra roja para el ejercicio del poder. 

-¿Qué huellas, creés, dejaste en el Pellegrini?

-Sin dudas fue una conquista histórica haber logrado que sacaran a ese preceptor violento pero también me parece que conseguimos eliminar los preceptos relativos a quién puede o no hacer política. Creo que para las mujeres del Pelle todo esto marcó un gran precedente. Mientras más te dicen que no servís, te dan ganas de luchar y seguir adelante. 

-¿Cómo ves el debate por la legalización del aborto y qué crees que va a pasar en el Senado?

-Creo que vamos a llegar a la sanción definitiva del aborto legal porque toda la sociedad lo está discutiendo y buena parte de ella fue escuchada por Diputados que sacó la media sanción; sería ridículo que el Senado no se correspondiera con ese movimiento. 

-¿Qué le dirías a un "pro vida" que defiende el eslogan "salvemos las dos vidas"?

-Le digo que impedir la Ley no salva las dos vidas porque las mujeres están muriendo ya y ahora y además los y las invito a que militen, una vez que tengamos la Ley, una vez que el Estado ampare a quien pese a todo quiere abortar, que salgan y disuadan y digan que el aborto no es la mejor manera, que militen por la educación sexual integral. La clandestinidad es muy peligrosa.  

-Considerando tu edad, 18 años, ¿creés que estamos frente a un cambio de pensamiento y paradigma que repercutirá en toda la sociedad? 

-Más que una nueva forma de pensar es una nueva forma de vivir porque siempre hubo gente que pensó de otra manera a la que nos impusieron y eso tiene mucho valor porque es la gente que nos impulsó a llegar a donde estamos. Pero lo que llama la atención de esta generación es que ya estamos viviendo de otra manera, que no sólo sabemos que teóricamente no queremos ser lo que nos piden ser y que queremos derechos que nos niegan sino que vivimos de otra manera, nos relacionamos de otra manera y nos proponemos otras cosas, lo que creo que impacta a muchos y a muchas. 

-Más allá de la legalización y despenalización del aborto, en Mendoza aún no contamos con los protocolos hospitalarios para los casos de aborto no punible, ¿algún mensaje que le quieras dejar a Cornejo a propósito de ello?

-Lo principal que le diría es que cuando se llega a un consenso alrededor de una norma hay que acatarla y más con situaciones tan delicadas. Los causales de aborto ya son incuestionables; la única capaz de cuestionar esto es Mariana Rodríguez Varela (conocida como la "loca del bebito") que está más loca que nadie. Me parece que en esto se requiere un mínimo de empatía. Es un horror que a una mujer que ha sido violada, a quien ya le arrebataron su vida, encima le nieguen la posibilidad de decidir y la aten a una experiencia que no eligió. Me parece que debería ser consciente él y la clase dirigente en general que hoy el debate en la sociedad está mucho más lejos que esto, es sentido común. Es lo mínimo que pueden hacer. 

-¿Cómo ves a la sociedad mendocina en torno a este tipo de problemáticas?

-No quiero prejuzgar. No es mi primera visita. Tengo familia acá. Creo que es positivo que los debates y las discusiones se estén dando y que se problematice la realidad. Por otro lado, me preocupa el método por el que se pretende estatizar a la realidad, esto de que te caguen a trompadas por portar un pañuelo. 

***Ofelia Fernández, 18 años, de Buenos Aires. A los 15 años se convirtió en presidenta del Centro de Estudiantes del Carlos Pellegrini. Encabezó una toma estudiantil que fue histórica, mediante la cual consiguieron desplazar a un preceptor que fue denunciado por golpear y maltratar a alumnas. Está estudiando para ingresar a la carrera de Sociología en la Universidad de Buenos Aires. Esta tarde, desde las 16, encabezará una charla en la Sala Ana Frank (Maipú 230 de Ciudad de Mendoza) con el objetivo de relatar y repudiar las situaciones de violencia que sufren las jóvenes y ciudadanas por portar el pañuelo verde como símbolo de adhesión al aborto legal. Además, se expondrá sobre la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito en las escuelas secundarias de Argentina y se debatirá sobre el modelo de educación en clave feminista, inclusiva y popular que desean las estudiantes. Esto será previo a un pañuelazo previsto para las 18***.