Política Reclamo de ONGs al gobernador

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta

Entidades ciudadanas de Mendoza y del resto del país le enviaron al gobierno un petitorio reclamando que quien controle la futura Oficina de Ética Pública sea garantía de "ideoneidad e independencia".
Avatar del

Rubén Valle

1/8
Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta(Gentileza Gobierno de Mendoza)

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta | Gentileza Gobierno de Mendoza

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta(Gobierno de Mendoza)

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta | Gobierno de Mendoza

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta(Gobierno de Mendoza)

Le pidieron por la transparencia a Cornejo, pero no tuvieron respuesta | Gobierno de Mendoza

Como era de esperar, una vez conocida la noticia de que el gobernador Alfredo Cornejo había propuesto al actual diputado provincial Gabriel Balsells Miró como candidato a Auditor de la Oficina de Investigaciones Administrativas y Ética Pública, las entidades ciudadanas salieron eyectadas a plantear su desacuerdo.

Desde el sector civil habían participado activamente en la confección de esta ley que apunta a garantizar la transparencia de los tres poderes. Hoy son mudos testigos de una decisión que, si bien es legal, deja abierta la puerta a una lícita polémica: ¿es fiable que quien controle pertenezca al mismo partido del mandatario de turno?

Una vez que Cornejo lanzó oficialmente la postulación se abrió el plazo para presentar adhesiones o impugnaciones acerca del candidato. El próximo paso será la audiencia pública (no vinculante) y finalmente llegará el turno de los senadores, quienes votarán en una sesión secreta. En el mientras tanto, la reacción ciudadana no se hizo esperar. 

Bajo la consigna, "ONGs exigen idoneidad e independencia para el cargo de auditor de la Oficina de Investigaciones Administrativas y Ética Pública", la Fundación Nuestra Mendoza y el Centro Latinoamericano de Derechos Humanos, con la adhesión de varias ONGs le enviaron un petitorio al gobernador donde marcan su posición.

Las organizaciones esperaron la respuesta del Ejecutivo, pero esta nunca llegó, por lo que consideran que la instancia de notificarlo antes de difundir su posición se cumplió. Ahora decidieron hacer público su rechazo a cómo se digitó la elección de Miró. 

En el texto le reclaman a Cornejo "la designación de un candidato con acreditados antecedentes, idoneidad e independencia para ocupar el cargo de auditor titular de la Oficina de Investigaciones Administrativas y Ética Pública... Esta oficina constituye un órgano fundamental para la supervisión del correcto actuar en la función pública, para el control de las presentaciones de declaraciones juradas, así como una institución indispensable para garantizar la transparencia en todos los ámbitos del Estado. Más aún, esta oficina velará por la transparencia en el actuar de políticos, sindicalistas y contratistas del Estado".

Las organizaciones sostienen que la elección debería contemplar dos características básicas en un cargo estratégico como éste: ser independiente de aquellos a quienes debe controlar y poseer idoneidad técnica. 

Para dar con ese perfil plantean la necesidad de un procedimiento participativo, abierto y transparente para que quien resulte seleccionado sea el mejor candidato posible. 

Entre las entidades locales  y nacionales que suscriben esta posición se cuentan, además del Centro Latinoamericano de Derechos Humanos (CLADH) y Nuestra Mendoza, Xumec, Acovi, Valos, Xumex, Poder Ciudadano y Fundación Avina, entre otras. 

La propuesta

Para dar con el perfil que estas organizaciones consideran básico para el  funcionario que sea garantía de independencia e idoneidad, los firmantes proponen 7 puntos:  

+ Instancia de participación ciudadana para presentar propuestas de candidatos a ocupar el cargo. Habilitar una instancia de participación en la cual la ciudadanía pueda presentar candidatos no considerados por el Poder Ejecutivo, que formen parte del proceso de selección. Ello permitirá discutir y analizar las candidaturas de manera razonada, garantizando que la persona designada sea la más idónea para ocupar el cargo.

+ Transparencia de las candidaturas. Hacer públicas las candidaturas, poniendo a disposición de la ciudadanía información relativa a los perfiles y antecedentes de cada uno de los candidatos.

+ Instancia previa a la audiencia pública para presentar observaciones e impugnaciones a las candidaturas. Este paso permitiría la formulación de preguntas a los candidatos, así como observaciones e impugnaciones a su postulación.

+ Respuesta por parte de los candidatos a las observaciones, impugnaciones y preguntas realizadas en la etapa previa, pudiendo adjuntar pruebas o información adicional.

+ Selección del candidato a proponer por el Ejecutivo fundamentando la elección del mismo por sobre el resto de los candidatos.

+ Realización de una Audiencia Pública en cumplimiento de lo dispuesto por el reglamento de la Cámara de Senadores para las audiencias públicas, poniendo a disposición de la sociedad civil la información prevista en el artículo 33 y demás disposiciones pertinentes.

+ Tratamiento en Senado para aprobar o no al candidato.

Finalmente, los referentes de las ONG advierten que sentaría un mal precedente que quien inicie este nuevo proceso en el control del sector público no esté a la altura del desafío, ya que se trata de quien tendrá nada menos que regular las normas de conducta en el ámbito de la función pública.