Las últimas palabras de Boudou antes de la sentencia

El ex vicepresidente habló antes de que se conozca el fallo del tribunal por la causa Ciccone. Se considera un "perseguido".
Avatar del

MDZ

1/2
1(Clarín)

1 | Clarín

0(Clarín)

0 | Clarín

El ex vicepresidente Amado Boudou está a punto de conocer la sentencia por la causa Ciccone. Y antes de escuchar el veredicto, buscó exculparse asegurando que "no hubo cohecho". En ese sentido dijo que, si se hubiera configurado ese delito, falta el que pagó. "Jamás negocié a través de terceros el 70% del paquete de Ciccone. Si hubo cohecho, acá falta la persona que pagó. El supuesto cohecho no tiene ningún asidero porque nunca existió", analizó.

También buscó deslegitimar la declaración de su supuesto testaferro, Alejandro Vandenbroele. "Explicó que la empresa era de empresarios. Que  había escuchado que yo tenía un acuerdo con esos empresarios, que no dijo cuál era ni cómo se había enterado, pero el propio Vandenbroele dijo que no hubo cohecho", dijo desde el banquillo de acusados.

Y volvió a considerarse un "perseguido" por haber querido cambiar las cosas. "Hay algo de una cuestión de clase, de aleccionar, de que nadie se tiene que animar a cambiar las cosas. Los políticos que deciden cambiar la realidad son perseguidos. Primero desde el punto de vista mediático, luego desde el sistema de justicia", dijo Boudou.

También habló el amigo de Boudou, José María Núñez Carmona,  quien le pidió "disculpas" a todos los que están acusados en el juicio. Boudou está acusado de haber realizado maniobras, desde el Gobierno, para quedarse con la empresa Ciccone Calcográfica (que podía imprimir billetes), usando como máscara una empresa sin respaldo y salvando de la quiebra a la imprenta. La Oficina Anticorrupción pidió 5 años de prisión para el ex funcionario kirchnerista y la UIF pidió 6 años de cárcel.