La teoría "House of Cards" del peronismo "unido"

La salida de Bianchinelli causó sorpresa y molestia en varios. Omar Félix interpretó: "Se van los cuestionados por la Justicia". El "pronóstico" Bermejo.
Avatar del

Jimena Catalá

1/8
La teoría

La teoría "House of Cards" del peronismo "unido" | Alf Ponce / MDZ

La teoría

La teoría "House of Cards" del peronismo "unido" | Alf Ponce / MDZ

La teoría

La teoría "House of Cards" del peronismo "unido" | Alf Ponce / MDZ

La teoría

La teoría "House of Cards" del peronismo "unido" | Nacho Gaffuri/MDZ

La teoría

La teoría "House of Cards" del peronismo "unido" | Alf Ponce / MDZ

La teoría

La teoría "House of Cards" del peronismo "unido" | Alf Ponce / MDZ

La teoría

La teoría "House of Cards" del peronismo "unido" | Alf Ponce / MDZ

La teoría

La teoría "House of Cards" del peronismo "unido" | Alf Ponce / MDZ

"Los que se han ido están cuestionados por la Justicia o por la opinión pública", lanzó el presidente de (lo que queda del) PJ, Omar Félix, a propósito de la reciente salida de Carlos Bianchinelli del bloque de Diputados. Así, en este contexto de divisiones y más divisiones, varios dirigentes dan rienda suelta a la teoría "House of Cards" con un Cornejo "Underwood". 

El jueves, en horas de la tarde y en plena "rosca" partidaria, el maipucino históricamente identificado con el sector azul de los hermanos Bermejo, Carlos Bianchinelli, dio un "portazo" y se armó un monobloque en Diputados bajo el nombre "Juan Domingo Pérón", y lo hizo argumentando que no se siente cómodo "en el medio" de los peronistas devotos de los "caciques" y los camporistas alineados con Cristina.

Su decisión generó cierto revuelo puertas adentro del partido y hasta dio rienda suelta a la teoría de que, detrás de todo esto, está el gobernador Alfredo Cornejo, quien, haciendo las veces de un Frank Underwood en House of Cards, estaría aprovechando para sí, cada fractura del PJ. 

Uno de los más duros, quiza, con Bianchinelli fue el conductor de lo que queda de PJ "puro", Omar Félix, quien lejos de hacer una autocrítica por no poder mantener cohesionado y unido al partido, deslizó: "Los que se están yendo son todos los que han estado vinculados con el Gobierno anterior, La Cámpora o Ciurca, o los que han estado en cargos y han sido cuestionados. Desde ese punto de vista, nosotros hemos tenido una conducción abierta, participativa, han estado todos incluidos. No hemos hecho diferencias sectoriales. Los que se han ido están cuestionados por la Justicia o por la opinión pública; entonces, la verdad, es que creo que esto clarifica el camino del peronismo". Vale aclarar que Félix se está refiriendo, tácitamente, a la causa penal que existe contra Bianchinelli por irregularidades en los pagos a una empresa de limpieza en 2014, durante su gestión al frente del IPJyC. 

Y sin entrar en muchos detalles, el sanrafaelino aprovechó para culpar de los males peronistas a Cornejo y mandarlo al psiquiatra: "Cuando uno ve que algunos cambian de opinión de un día para otro en favor del Gobierno o que otros se ubican en determinadas posiciones (apuntando contra camporistas y k), indudablemente hay conveniencias cruzadas. Lo que sí creo es que alguien que está frente a un plan de este tipo (aludiendo a Cornejo) debería ir a un psicólogo o psiquiátrico. Tanta fiebre de poder...", cerró. 

En la misma línea que Félix, el senador provincial Adolfo Bermejo se mostró sorprendido con el quiebre de bloque que generó Bianchinelli aunque evitó alimentar esa teoría del "divide y reinarás" que, en definitiva, empodera a Cornejo. "Bianchinelli nos dijo que no compartía la desunión que se ha generado en el bloque, pero la verdad no lo entendemos porque lo que él hizo, desune más", observó el hermano del "cacique" de Maipú y agregó: "No le veo un trasfondo raro a la salida de Bianchinelli y no podemos culpar a Cornejo de nuestros males internos. Cornejo no necesita el voto de Bianchinelli para nada, ya tiene los de La Cámpora", aprovechó el espacio para chicanear al sector que lidera Lucas Ilardo.

Evitando polemizar con Bianchinelli, el "cacique" de San Martín, Jorge Omar Giménez, minimizó el nuevo monobloque del maipucino pero volvió a atacar a La Cámpora: "El peronismo es mucho más grande que una cuestión de estas". "A Carlos le creo porque él tiene afinidades y afecto, lo que no puede pasar es que, ahora, desde La Cámpora digan que todo esto es para apoyar la reforma de la Corte, si son ellos lo que ya acordaron con Cornejo". 

En este panorama, y más allá de estas observaciones, la teoría "House of Cards" del PJ "unido" crece, se expande y la sostienen oficialistas y camporistas. 

A propósito, según acusa más de un dirigente peronista ligado al ala oficialista, Cornejo estaría haciendo un "uso extorsivo de la Justicia" persiguiendo a aquellos que, justamente, tienen cuentas pendientes en la Corte o, caso contrario, inventándoles "denuncias anónimas" para presionarlos y conseguir lo que se propondría, por caso, reformar la estructura de la cúpula del Poder Judicial. 

Desde esta perspectiva, Cornejo le estaría diciendo a más de un peronista: "¿Vos querés zafar de tus temas en la Justicia?; bueno, pero tenés que jugar de este lado". 

La teoría "House of Cards" también se alimenta desde el sector que integran kirchneristas y camporistas. Pese a que desde allí surgió el acuerdo con Cornejo para avanzar en una reforma de la Corte, ahora dicen que sería el propio mandatario quien estaría negociando con otros peronistas, como Bianchinelli, para que a cambio de su voto en favor de la ampliación del máximo tribunal, obtenga un "lugarcito" por ahí y sobre todo teniendo en cuenta que se le termina el mandato en la Cámara baja en 2019. 

Más allá de que pudieran comprobarse algún día tales denuncias, lo cierto es que las divisiones en el peronismo existen y que, de ese modo, terminan siendo funcionales, claro está, al cornejismo. A propósito, Bermejo trató de ponerle una cuota de humor a la situación y lanzó el "pronóstico meteorológico" del PJ: "Tormentas. Truenos. Sismos. Viento Zonda. Granizo y... despejado para dentro de unos dos años", cerró entre risas.