La prueba irrefutable que demuestra la veracidad de los cuadernos de las coimas

El chofer Oscar Centeno anotaba todo; incluso datos personales. Algunas de esas apostillas dan veracidad al relato
Avatar del

MDZ

1/3
2

2

0

0

1

1

Los relatos de puño y letra realizados por el chofer Oscar Centeno sirven como bitácora de la corrupción porque el hombre anotó allí los sitios donde se recogían y entregaban los bolsos de dinero, las personas que daban y recibían y todos los detalles. 

Pero esos cuadernos no solo incluyen movimientos de bolsones. Hay miles de anotaciones rutinarias y también personales. Algunos de esos datos ayudan a darle credibilidad a lo que escribió. Incluso figuran varias visitas al médico de parte de Centeno. Así, por ejemplo, en mayo del 2010 relata que en tras una visita a la quinta de Olivos Baratta les comentó que Kirchner se había quejado por la baja recaudación. "Qué pobre que hemos estado esta semana", dice que dijo. 

Como en cada anotación, Centeno cerró el tema con una línea recta bien marcada. el relato siguiente fue personal. "Fui al hospital a hacerme una rectocospia y me vio el proctólogo. Luego me fui a casa", escribió el 21 de mayo de 2010.