La pequeña diferencia entre debatir e imponer

Los proyectos legislativos tienen dos maneras de tratarse: con debates profundos en busca de consenso o imponiendo mayorías. Dos ejemplos en una misma sesión.
Avatar del

Mariano Bustos

1/4
La pequeña diferencia entre debatir e imponer(Prensa Gobierno)

La pequeña diferencia entre debatir e imponer | Prensa Gobierno

La pequeña diferencia entre debatir e imponer

La pequeña diferencia entre debatir e imponer

La pequeña diferencia entre debatir e imponer(Gentileza)

La pequeña diferencia entre debatir e imponer | Gentileza

La pequeña diferencia entre debatir e imponer(Prensa Gobierno)

La pequeña diferencia entre debatir e imponer | Prensa Gobierno

Este martes, la Cámara de Senadores vivió una jornada intensa en la que se trataron distintos proyectos legislativos. Sin embargo, hubo dos que se destacaron por sobre el resto. Uno fue la reforma de la composición de la Suprema Corte y el otro la Ley de Acceso a la Información Pública. Si bien ambos fueron presentados por senadores del oficialismo, uno apenas consiguió los votos para obtener media sanción, mientras que el otro fue aprobado por unanimidad.

¿Cuál fue la diferencia? El primero solo se analizó durante tres semanas, mientras que la Ley de Acceso a la Información Pública se viene trabajando desde hace más de un año. En otras palabras, uno de ellos se sometió a discusión en el recinto a las apuradas.

Si bien ninguno de los dos extremos es bueno, el resultado del debate y la búsqueda de aportes quedó a las claras. El proyecto de Ernesto Mancinelli (Libres del Sur) y Daniela García (UCR), incorporó comenzó a debatirse en comisiones en el mes de septiembre del 2016 y desde entonces se incorporaron modificaciones propuestas desde otros sectores políticos. Incluso del claustro académico y desde distintas organizaciones no gubernamentales.

"Este es un proyecto que venimos trabajando desde hace mucho tiempo con la senadora Daniela García, con quien tomamos muchos otros proyectos preexistentes. Los actualizamos, lo pusimos a debate con ONG como Nuestra Mendoza, Centro Latinoamericano de Derechos Humanos (CLADH) y Poder Ciudadano. Lo pusimos en discusión con intelectuales con prestigio internacional como es el caso del doctor Oscar Oszlak. También contamos con el asesoramiento de casas de estudio como la Universidad Nacional de Cuyo y con el aporte de la oposición. Tanto en la comisión de reformas del Estado como en la comisión de LAC, donde evaluamos distintas ideas que agradecemos", manifestó ayer el senador Mancinelli durante el debate.

El resultado de ese trabajo quedó evidenciado a la hora de contar los votos en la Cámar Alta. El proyecto obtuvo 33 votos positivos, 0 negativos y 0 abstenciones, logrando incluso el apoyo de los legisladores del Frente de Izquierda.

La contracara

Por el otro lado, también se trató otro proyecto que tiene gran incidencia en la vida institucional de Mendoza. Se trata de la reforma de la composición de la Suprema Corte, impulsada por el senador Juan Carlos Jaliff con el aval del Ejecutivo. A diferencia de la Ley de Acceso a la Información Pública, ingresó a la Legislatura hace menos de un mes y tras un paso exprés por comisiones ya obtuvo media sanción.

Entre otros cambios, el proyecto busca elevar de 7 a 9 el número de magistrados en la Suprema Corte.

Durante el debate, tanto los legisladores de la oposición como el radical Raúl Ferrer se quejaron de la celeridad con la que se impuso el tratamiento y lamentaron que no se haya abierto espacio a la discusión. Incluso, Ferrer y la senadora justicialista Patricia Fadel cuestionaron los avales técnicos de la iniciativa de Jaliff que cuenta con la venia del propio Alfredo Cornejo.

"En la Comisión de LAC se leyó una adhesión por parte del colegio de abogados de la primera circunscripción judicial en la que manifestaba el apoyo al proyecto. Si bien de las universidades no recibimos ninguna nota de adhesión, si la obtuvimos en forma privada con algunos colegas vinculados a casas de estudio. Hemos obtenido opiniones de constitucionalistas como el doctor Ibáñez (Víctor) y de ministros de la Corte. Jorge Nanclares dijo que no veía mal el aumento de los miembros -por ahí tengo las declaraciones- ni todas las reformas que se han hecho", argumentó a su favor el jefe de bloque de la UCR, Marcelo Rubio.

Estas diferencias también quedaron plasmadas en el resultado de la votación. Allí, la oposición y el senador Ferrer votaron en contra del proyecto -con cuatro ausentes- pero el oficialismo hizo valer su mayoría y la aprobación se impuso con 20 votos positivos contra 14 negativos.

Ahora, ambos proyectos pasarán a la Cámara de Diputados en busca de su sanción definitiva.