La implosión en España de Isolux, señalada en los apuntes del chofer

En España se le ha llamado al caso "Los papeles de las coimas", Se enfocan en el representante aquí de la empresa Isolux de España.
Avatar del

MDZ Política

1/2
1(El Confidencial)

1 | El Confidencial

0(El Confidencial)

0 | El Confidencial

 Impactó con fuerza en la prensa española la detención y posterior liberación, como testigo arrepentido, del empresario Juan Carlos de Goycoechea, representante en Argentina de la empresa Isolux.Justamente esta persona, detenida tras entregarse luego de estar esquiando con su familia al momento en que estalló el caso de "los cuadernos de la corrupción", Goycoechea fue el primer empresario que ha reconocido su participación en la trama y el pago de sobornos a cambio de poder acceder a adjudicaciones de obra pública.

>

 "Fuentes judiciales señalan que Goycoechea apuntó ante el juez que la primera orden del abono de sobornos le llegó desde la dirección financiera de la matriz en España, aunque luego se ha hecho responsable del resto de pagos", apunta el periodista de La Nación Iván Ruiz, en declaraciones a eldiario.es. Además el exdirectivo ha señalado que se vio forzado a los pagos por parte de los funcionarios públicos. Este medio ha intentado sin éxito contactar con Isolux Corsan. 

Sin embargo, desde el año pasado la justicia investiga a Isolux. En la causa, ya se mencionaba -con ninguna repercusión judicial aquí, por entonces, hasta la aparición de los cuadernos del chofer Oscar Centeno- los "sobornos a gobiernos de Argentina y Colombia".

En España, El Diario reseñó que este caso "supone una ratificación a las sospechas que existían en Argentina sobre la implicación de Isolux Corsan en tramas de corrupción desde que el año pasado dichas pesquisas internas concluyeran con toda la cúpula despedida. En el centro de todas las sospechas estaba la concesión de la construcción de una central termoeléctrica en Río Turbio, que finalmente fue arrebatada a la compañía por no cumplir con los plazos y tras acumular sobrecostes millonarios".

Los apuntes de los papeles que señalan a Goycoechea cifra en más de 12 millones de dólares los sobornos pagados por la filial argentina de la compañía. Además, según informa La Nación, hubo entregas de bolsos una valija, una mochila y una bolsa con efectivo de la que no se ha especificado la cantidad de dinero que incluía. El exdirectivo de Isolux firmó el lunes su declaración y su compromiso de colaborar y fue puesto en libertad.

Despedido

En tanto, el diario El Confidencial, señaló que el jefe de Isolux fue despedido a principios de 2017 tras una investigación interna dirigida por Nemesio Fernández Cuesta, el presidente que sustituyó a Delso -acusado de fraude fiscal- después de caer la empresa en manos de la banca, se presentó ante la Justicia para declarar de forma ‘voluntaria' a cambio de una rebaja de la pena. De Goycoechea reconoció los pagos ilícitos al Gobierno de los Kirchner, aunque matizó que las ‘coimas', como se conoce a los sobornos en Latinoamérica, no llegaban a los seis millones de dólares que aparecen en los cuadernos del chofer. 

Los "errores" de Isolux

Otros documentos en manos del diario español El Confidencial señalan que los pagos, relacionados con la construcción de la central térmica de Río Turbio, fueron muchísimo mayores. De hecho, el proyecto, que Isolux ganó en 2011, tenía un presupuesto original de 450 millones de dólares, pero los sobrecostos cargados a la obra multiplicaron por más de tres la factura final, hasta superar los 1.600 millones.

Dichos documentos, publicados parcialmente hace un año, exponen los sobreprecios pagados a subcontratistas como Misa, que fabricaba determinadas piezas defectuosas, y Rafasa, que también sin experiencia pasaba presupuestos adicionales para solucionar los problemas generados por la anterior. Estas compañías eran seleccionadas por funcionarios del Gobierno, que participaban en todas las reuniones oficiales y no oficiales para elegir a los suministradores.

El Confidencial explicó: En la cadena de correos electrónicos incluidos en la información, Juan Marcelo Vargas, asesor de la Intervención del ministerio, le dice a De Goycoechea lo siguiente: "Juanca [Juan Carlos de Goycoechea], decile al Perea [el responsable del proyecto en nombre de Isolux] que no arme reuniones con los subcontratistas a espalda nuestra", en relación a la oposición de José Luis Perea de encargar determinadas partes de la obra a empresas que no tenían cualificación. Cuando el ejecutivo de Isolux pidió explicaciones a De Goycoechea de por qué se encontraban funcionarios públicos en reuniones privadas, el hombre fuerte de Delso en Argentina le respondió: "José, no tengo cómo explicarlo porque simplemente así funcionan".

"Compromisos políticos"

Según publica El Confidencial en España, el informe denuncia que el personal de Isolux, incluido el director financiero administrativo, Marcelo Delfino, estaba a las órdenes de De Goycoechea, que "atendía a las instrucciones de los funcionarios del ministerio por encima de las órdenes de los responsables nombrados por el presidente de Corsan-Corviam", Luis Delso. En otro cruce de ‘mails', el 'controller' de los gastos de la filial le indica a Delfino: "Marcelo, el dinero es de la empresa y no del ministerio, y tengo entendido que ellos no deciden los pagos". A lo que el financiero le responde que, "si bien ellos no los deciden, hacer pagos sin su consentimiento trae problemas".

El dosier explica que "se detectaron muchos contratos que corresponden a compromisos políticos", asunto sobre el que se incorpora una tabla con la lista de subcontratistas, sus intermediarios y el contrato que se llevaron. Información que fue remitida a Delso, que no movió ficha pese a que entre los lobistas estaba el viceministro Roberto Baratta -en favor de Siemens-, y entre los favorecidos, una empresa -JISA- propiedad del hijo del polémico ministro Julio de Vido. La Fiscalía Anticorrupción argentina ha pedido esta semana la detención de ambos por desvíos millonarios en la central térmica de Río Turbio.

Isolux quebró hace justo un año con una deuda de más de 3.800 millones de euros después de un segundo intento fallido de la banca -Santander y CaixaBank- por rescatarla.

La investigación en Argentina

Según la investigación realizada por el diario argentino y por la justicia, Isolux Corsan accedió a contratos por 6.000 millones de dólares durante la época Kirchner. Sin embargo, La Nación destaca que alguna de estas adjudicaciones no se llevaron a cabo, como el caso de un tren bala entre Buenos Aires, Rosario y Córdoba, o quedaron sin terminar, como el Hospital del Bicentenario.

Argentina llegó a ser uno de los principales mercados para Isolux Corsan en la época previa a su desplome. Una fuerte crisis en las finanzas de la empresa de ingeniería llevaron a un rescate por parte de la banca acreedora. La dirección nombrada por las entidades financieras, presidida por Nemesio Fernández Cuesta, fue la que levantó la liebre sobre las actuaciones. Posteriormente entró en concurso de acreedores, tras el cual una nueva dirección se ha centrado en intentar recuperar el negocio del grupo, tras las desinversiones y los recortes de plantilla.

La investigación en Madrid

En julio del año pasado, El Confidencial publicó que Isolux sobornaba a gobiernos de Argentina y Colombia y daba el nombre de quien ahora se ha transformado en el primer empresario argentino que actúa ante la justicia como "arrepentido". Sus delitos están escritos en la justicia española, al menos, desde 2016 con el nombre de Juan Carlos de Goycoechea.

Las claves de aquella causa son:

Isolux Corsan, la compañía de ingeniería con sede en Madrid que esta semana se declaró en concurso de acreedores tras admitir su insolvencia. Así consta en el relato, basado en hechos reales, que un ejecutivo de la empresa, dirigida en aquellos momentos por Luis Delso, remitió el pasado año al canal de denuncias e investigaciones internas del grupo, presidido ya por Nemesio Fernández Cuesta. El documento al que ha tenido acceso El Confidencial cuenta con detalles el sistema de sobornos y prebendasque el grupo español tenía instalado en Buenos Aires y que daba servicio a los proyectos en Latinoamérica. 

- El informe describe cómo Juan Carlos Goycoechea, el máximo responsable de Isolux en Argentina, montó una empresa llamada GVAque era simplemente "una fachada montada" para hacer pagos a funcionarios del Ministerio de la Planificación Federal en relación a la construcción de una central eléctrica en el sur del país, cerca del yacimiento de carbón Río Turbio. Entre los que se citan destacan Christian Manrique Valdor y Fernando Passini, miembros del movimiento juvenil peronista Campora, el ala dura del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

- Un proyecto de 650 millones de dólares que la multinacional española ganó en 2011 y en el que supuestamente se pagaron sobreprecios a otros subcontratistas como Misa, que fabricaba determinadas piezas defectuosas, y Rafasa, que también sin experiencia pasaba presupuestos adicionales para solucionar los problemas generados por la anterior. Estas compañías eran seleccionadas por funcionarios del Gobierno, que participaban en todas las reuniones oficiales y no oficiales para elegir a los suministradores. 

- En la cadena de correos electrónicos incluidos en el informe, Juan Marcelo Vargas, asesor de la Intervención del Ministerio, le dice a Goycoechea lo siguiente: "Juanca (Juan Carlos Goycoechea), decile al Perea (el responsable del proyecto en nombre de Isolux) que no arme reuniones con los subcontratistas a espalda nuestra", en relación a la oposición de José Luis Perea de encargar determinadas partes de la obra a empresas que no tenían cualificación. Cuando el ejecutivo de Isolux pidió explicaciones a Goycoechea de por qué se empotraban funcionarios públicos en reuniones privadas, el hombre fuerte de Delso en Argentina le respondió que "José, no tengo cómo explicarlo porque simplemente así funcionan". 

- El informe denuncia que el personal de Isolux, incluido el director financiero administrativo, Marcelo Delfino, estaban a las órdenes de Goycoechea, que "atendía a las instrucciones de los funcionarios del Ministerio por encima de las órdenes de los responsables nombrados por el presidente de Corsan-Corviam", Luis Delso. En otro cruce de ‘mails', el 'controller' de los gastos de la filial le indica a Delfino que "Marcelo, el dinero es de la empresa y no del Ministerio, y tengo entendido que ellos no deciden los pagos". A los que el financiero le responde que, "si bien ellos no los deciden, hacer pagos sin su consentimiento trae problemas". 

- El dosier explica que "se detectaron muchos contratos que corresponden a compromisos políticos", asunto sobre el que se incorpora una tabla con la lista de subcontrastistas, sus intermediarios y el contrato que se llevaron. Información que fue remitida a Delso, que no movió ficha pese a que entre los 'lobistas' estaba el viceministro del país Roberto Baratta -en favor de Siemens- y entre los favorecidos, una empresa -JISA- propiedad del hijo del polémico ministro Julio De Vido. La Fiscalía Anticorrupción argentina ha pedido esta semana la detención de ambos por desvíos millonarios en la central térmica de Río Turbio. 

- "Acá me han dicho que alguien ha tenido la imprudencia de decirle a Ivovich que se tiene que ir y que deje el árido, no sé si es así, pero deben enterarse que el socio de Ivovich es el hijo del ministro De Vido, con lo cual hay que tratarlo entre algodonespara no tener un rollo inmediato", se especifica en otro de los correos electrónicos. Lo cierto es que esta compañía, tras amenazar con dejar los trabajos, se quedó con la contrata por tres veces el precio normal de mercado.

- Ante los continuos problemas que Perea ponía al pago de estos modificados, la decisión que tomó Isolux Argentina fue apartarlo a él y a su equipo por considerar que, pese a ser ingeniero de caminos, canales y puertos, no tenía la cualificación profesional necesaria para tal proyecto. La presión fue tal -dormían en cabañas calificadas como infraviviendas- que acabaron siendo detenidos y retenidos por la policía local de la provincia de Santa Cruz por falta de visados. Unos documentos que según el denunciante se demoraron de forma deliberada desde la dirección de recursos humanos.

- El resultado de todo fue que, cuando la presidenta del país acudió en 2015 a la inauguración de la primera parte de la central térmica, explotó un condensador de la caldera central, lo que tuvo graves consecuencias para la obra. La adjudicación pasó de tener un beneficio previsto de 12 millones de euros a unas pérdidas estimadas de 268 millones por todos los sobrecostes "No se me escapa que la obra era un puto desastre... Es una bomba de tiempo que, si estalla, se carga a la compañía a nivel mundial", se asevera en el intercambio de ‘mails'.

- El denunciante acabó despedido, pero tras su informe al consejo de Isolux, Fernández Cuesta destituyó esta primavera a toda la cúpula de la filial en Argentina, a la que se le reclaman en el juzgado varios millones presuntamente robados a la compañía. Un pleito que ahora tendrán que gestionar los administradores concursales porque el grupo se ha declarado en quiebra por proyectos como el de Río Turbio y otros en Colombia. Casi 5.000 trabajadores corren el riesgo de quedarse en la calle.