La gallina de los huevos de oro está cacareando

Los gobernantes saben que hay empresas que tienen más poder que ellos porque se "reeligen", cuando al gobernador no se le permite.
Avatar del

Quincho MDZ

1/2
La gallina de los huevos de oro está cacareando

La gallina de los huevos de oro está cacareando

La gallina de los huevos de oro está cacareando

La gallina de los huevos de oro está cacareando

Un equilibrio desequilibrado. Esta semana volvió a hablarse en los corrillos políticos con la consabida hipocresía mendocina. En privado, la política sostiene que pierde poder con la imposibilidad de reelección de los gobernadores. Tal circunstancia, está prevista -como sabemos- por la Constitución provincial de 1916 de Mendoza y la única otra provincia en donde rige un límite igual es Santa Fe. Y ese poder que pierden, dicen en voz baja, lo ganan empresas que saben que más arriba o más abajo en la lista de ganadores de licitaciones, siempre estarán. En público todos se visten de blanco y hacen fuerza porque les aparezca una aureola para la foto. Pero las verdades lo siguen siendo aunque se las acalle con puntillosos debates en donde todos parecen estar de acuerdo en que nunca jamás cambie nada.

Gobernantes y gobernados. Tal vez por ello haya casos que surgen y se desvanecen en la opinión pública, porque no siempre son publicados. La publicación de los casos y la profundización de las investigaciones por parte de la prensa son garantía de que no haya manejos detrás de escena. El periodismo -como define el extraordinario film The Post- debe servir a los gobernados y no a los gobernantes. El tema es que a veces los que gobiernan lo que se comunica no están en las instancias cívicas, sino en un entramado que forma crochet tejido entre intereses políticos e intereses empresarios. El silencio nunca fue saludable y por eso sobre los casos de irregularidades y posible corrupción denunciada en muchos casos vinculados con Mendoza, que lo acallen termina siendo un retroceso para todos.

La gallina de los huevos de oro. Entre tantas sospechas avaladas por una denuncia de la Oficina Anticorrupción, hay un aliciente para Fernando Porreta: es improbable que en Mendoza gobierno u oposición lo pongan en un brete, ya que se benefició con unos y otros. De hecho, la "obra madre" de Ceosa fue posible gracias al aval de radicales y peronistas. La "gallina de los huevos de oro", la obra que marcó un antes y después en la constructora sospechada por obras del Prosap por 1.500 millones de pesos, es el Canal Marginal del Atuel que, en sus distintas etapas, fue adjudicado a Ceosa, desde la gestión de Roberto Iglesias. Y hoy, muestra un ribete interesante. La constructora no sólo ganó cada una de las licitaciones de esta obra millonaria: una vez que se concluyó el canal, éste comenzó a romperse y el Estado le pagó a Ceosa por reparar lo que hizo mal. No hubo licitación ni tampoco arreglos como "garantía", lo que marcaría cualquier manual de defensa al consumidor.  "Ésa fue la obra que le permitió crecer a Porreta", cuenta en estricto off the record un importantísimo dirigente peronista que, al igual que otros compañeros y correligionarios que prefieren los grabadores apagados, da cuenta del modus operandi descripto anteriormente.


No detener el reclamo de cambios. A nivel nacional, el llamamiento a licitaciones públicas por internet sin cobrar los pliegos de bases y condiciones, a la luz del sol, fue una bandera de inicio de gestión de Mauricio Macri. En Mendoza, algunos municipios asumieron la misma iniciativa. Pero pronto se dejó de hablar de las formas y en un momento de boom de grandes obras por todo el país, resulta muy importante no borrar de la cabeza el caso del ex secretario de Obras Públicas de la Nación, José López, revoleando bolsos con millones de dólares. Y tampoco que los que dieron esas coimas todavía no son siquiera mencionados por la justicia como sospechosos de haber cometido el delito que cometieron, igual que López (o quien haya sido el que los recibiera) al recibir ese dinero. La sociedad tiene su responsabilidad: no acomodarse, no conformarse, seguir reclamando transparencia son las consignas que van a hacer correr el eje del modus operandi que une a políticos y empresarios en todo el país y también en Mendoza.