La destitución de Orozco: ahora al menos deberán disimular los privilegios

La fiscal pecó de "exceso de confianza" y pagó por su error. Pero el blindaje del Poder Judicial para no rendir cuentas se mantiene.
Avatar del

Pablo Icardi

1/2
La destitución de Orozco: ahora al menos deberán disimular los privilegios(Pachy Reynoso/MDZ)

La destitución de Orozco: ahora al menos deberán disimular los privilegios | Pachy Reynoso/MDZ

La destitución de Orozco: ahora al menos deberán disimular los privilegios(Pachy Reynoso/MDZ)

La destitución de Orozco: ahora al menos deberán disimular los privilegios | Pachy Reynoso/MDZ

La condena a la fiscal Anabel Orozco podría ser un hecho más. Pero toma trascendencia por la teoría de la escasez: el Poder Judicial tiene anticuerpos tan fuertes al control externo que se hace casi imposible que haya revisiones, análisis y menos sanciones hacia sus integrantes. Justamente es quizá lo que generó en la llamada fiscal viajera un exceso de confianza: se tomó licencia por enfermedad para encarar un viaje programado a Brasil. Y para ello ejecutó el mismo mecanismo que ya había repetido: un certificado médico presentado por el secretario de su fiscalía, a quien usaba como secretario privado de ella.

Esa sensación de impunidad le jugó una mala pasada. Se trata de una fiscal correccional, cuya destitución podría ser  intrascendente para la vida jurídica de Mendoza. En el jury, que tras las dilaciones para comenzar tuvo un desarrollo exprés, surgieron algunos dan a entender que lo que permitió el accionar de Orozco no fue solamente su negligencia, sino un sistema que permite esa impunidad. Así, por ejemplo, los testimonios de los encargados de recursos humanos del Poder Judicial dejaron en claro que no hay control efectivo sobre el ausentismo. Y que solo en casos muy excepcionales envían un médico a la casa de un magistrado que está de licencia. Solo las ausencias mayores a 14 días van a junta médica y con el caso Orozco ocurrió algo insólito: la médica que fue citada como testigo por parte de la junta no pudo dar fe de lo que ocurrió esos días porque ella misma estaba de licencia. Orozco habló por primera vez y apuntó al melodrama, relatando todos los problemas de salud con los que debió luchar. En su relato tuvo razón en un dato: la demora en que le aprobaran su jubilación. Vale decir que ese letargo puede deberse a que los jueces mendocinos tienen una jubilación de privilegio, con el 82% móvil y atado a aumentos de jueces nacionales. Por eso sus trámites están sujetos a otros procesos que los demoran.

Flexibles

La flexibilidad que tienen las autoridades judiciales para faltar salió a la luz. Y no afecta solo a los rangos menores. El año pasado, por ejemplo, hubo cerca de 200 sentencias judiciales de la Suprema Corte que fueron firmadas por solo dos miembros de las salas porque el tercero estaba en uso de licencia. Esto, sin contar a algunos que estaban con tratamientos prolongados. Este año, en un repaso rápido que hizo MDZ, se redujo notablemente el ausentismo de los ministros.

Incluso la sentencia del Jury tuvo un dato político. La condena fue por unanimidad. Pero hubo disidencias en cuanto a la pena. La mayoría votó por la destitución de la fiscal. Pero hubo 4 votos para que la sanción sea una suspensión (haciendo uso de la nueva ley "Cornejo" que permite sanciones menores). Y quienes pidieron mantener a la Fiscal en su cargo fueron los jueces de la Corte Julio Gómez, Alejandro Pérez Hualde, Omar Palermo y Mario Adaro; justamente el bloque que más enfrentado está en ese tribunal con el Poder Ejecutivo. Los argumentos del Tribunal se conocerán el 23 de noviembre; justo un año después de que la ex fiscal Orozco intentara retornar a su oficina después de las vacaciones y también un año más tarde de que MDZ revelara el caso.

>

El último antecedente de un fiscal sancionado fue el de Fabricio Sidoti, quien fue suspendido por su accionar en el caso de la muerte de Ayelén Arroyo (un proceso que tuvo vicios porque nunca se hizo el debate oral y público). Para hallar otro antecedente hay que viajar en el tiempo para encontrar la destitución del fiscal Alberto Camargo, ocurrida en 2006 y luego revertida por la propia Justicia.

Si algo puede esperarse de lo que le ocurrió a la Fiscal es el mensaje hacia el resto del Poder Judicial: aunque gran parte de los privilegios les permitan manejarse con impunidad, al menos les conviene disimular.