Política Puja salarial

La contrapropuesta del SUTE no convence al Gobierno

El Ejecutivo aceptaría pagar el aumento a los docentes con un ritmo mensual, pero se niega a darles una "recomposición del 7,6%" por el desfasaje de 2017 entre inflación y salarios, como solicita el gremio. Sigue la amenaza del decreto y el inicio de clases continúa en suspenso.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/4
La contrapropuesta del SUTE no convence al Gobierno(MDZ)

La contrapropuesta del SUTE no convence al Gobierno | MDZ

La contrapropuesta del SUTE no convence al Gobierno

La contrapropuesta del SUTE no convence al Gobierno

La contrapropuesta del SUTE no convence al Gobierno(MDZ)

La contrapropuesta del SUTE no convence al Gobierno | MDZ

La contrapropuesta de Henríquez recibió críticas del Gobierno.

La contrapropuesta de Henríquez recibió críticas del Gobierno.

La contrapropuesta del SUTE no convenció al Gobierno y sigue creciendo el suspenso respecto del inicio de clases en Mendoza.

El gremio docente adelantó sus planes. Según el anuncio del viernes pasado, recién el lunes 26 iba a ofrecerle al Gobierno una variante de aumento salarial para el sector. Sin embargo, este lunes dio a conocer a través de MDZ el contenido de una solicitada en la que aparecen sus pretensiones, que sólo parcialmente serían aceptadas por el Ejecutivo.

Hay una de ellas para la que no habría obstáculos. El SUTE propone que el aumento de los docentes sea mensual, no en tres tramos a lo largo del año. Este modelo imitaría el acuerdo de diciembre con el gremio de los profesionales de la Salud (AMPROS), que reclamó un "ajuste mensual automático" relacionado a los índices de inflación y recibió el sí del Poder Ejecutivo.

AMPROS, además. fue el único gremio que ligó el aumento a los índices de la DEIE provincial. Un acierto, a la luz del incremento de la inflación de enero: fue del 3,7 por ciento, más del doble que la que midió el INDEC. En consecuencia, el mes que viene, los profesionales de la salud recibirán una suba del 3,7, en lugar del 1,8 por ciento.

En el Gobierno señalan que liquidar a los docentes el aumento con un ritmo mensual sería un desafío desde el punto de vista administrativo, ya que se trata de 50.000 agentes y más del doble de liquidaciones. No obstante, lo aceptarían, ya que esta propuesta ya había aparecido en la mesa de negociación en diciembre.

El problema es que el SUTE plantea algo más en su solicitada. Pide "recomponer el 7,6 por ciento del año pasado", que es la diferencia entre la inflación total de 2017 (24,6 por ciento) y el aumento salarial que recibieron los estatales (17 por ciento). "Esa condición es de cumplimiento imposible", afirmaron en el Ejecutivo, dado que la diferencia de 7,6 puntos quedó saldada, para el Gobierno, con el pago del bono de fin de año de 7.000 pesos.

"Ellos pidieron el bono de 7.000 pesos, no nos pueden reclamar a la semana siguiente que les debemos esa plata", afirmaron algunos funcionarios. El Gobierno pagó el bono de 2017 a los docentes por decreto.

Para el SUTE, en tanto, el reclamo del 7,6 por ciento se basa en que hubo un gremio al que si le permitieron "recomponer salario atrasado". Según los docentes, eso ocurrió con ATE Salud, el gremio de los no profesionales conducido por Roberto Macho, el cual, en lugar de recibir el 15,7 por ciento, acordó un nuevo convenio colectivo de trabajo.

"Con ATE Salud acordamos una nueva escala de básicos que contemplaba el 15,7 por ciento de la masa salarial. Eliminamos ítemes basura, pero no hubo recomposición 2017", explicaron por su lado en el Ejecutivo.

Tensiones

El Gobierno consideraba anoche que la contrapropuesta salarial del SUTE no busca otra cosa que tensar la cuerda.

En este sentido, hubo funcionarios que remarcaron que el sindicato había anticipado que se tomaría dos días, a partir de hoy, para militar el rechazo al aumento del 15,7 por ciento. "Es llamativo que al mediodía del lunes, sin haber terminado la primera jornada de los docentes en las escuelas, ya esté la contrapropuesta", dijeron en el Gobierno. "Esto es para dilatar y tensar el inicio de clases", afirmaron.

El escenario de confrontación demuestra que sigue firme la posibilidad de que el Gobierno pague el aumento a los docentes por decreto, lo que eliminaría la cláusula gatillo que salvaría al resto de los empleados públicos de perder plata con la inflación.

Pero el gremio no baja sus banderas y hasta promete una manifestación el 26 de febrero, cuando se vuelva a reunir con el Poder Ejecutivo, apenas una semana antes de que vuelvan los chicos a los colegios. Insiste, a la par, en una campaña para resaltar que "la inversión en educación cayó" durante la gestión de Cornejo.