La carta que Pescarmona le envió al BID alertando sobre la corrupción K

El empresario mendocino, que declaró como arrepentido en la causa de los cuadernos de las coimas, dejó asentados los problemas que atravesaban sus empresas en una carta que le envió el 21 de septiembre del 2012 al titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, en la que le contaba que "algo anormal ocurría en la Argentina". En la misiva, el ex dueño de Impsa se queja de que su empresa ganaba licitaciones que luego quedaban en la nada.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

La carta que Pescarmona le envió al BID alertando sobre la corrupción K

Enrique Pescarmona atravesó muchas dificultades empresariales durante los gobiernos de los Kirchner. El empresario, que declaró como arrepentido en la causa de los cuadernos de las coimas, dejó asentadas esos problemas en una carta que le envió el 21 de septiembre del 2012 al titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, en la que le contaba que " algo anormal ocurría en la Argentina ".

Pescarmona debió vender el 65 por ciento de las acciones de IMPSA durante los gobiernos de los Kirchner y el BID le había dado un crédito a su empresa por 150 millones de dólares. Fue por eso que el empresario le envió la carta a Moreno.

En la misiva, cuyo contenido fue difundido por Clarín , Pescarmona escribió que IMPSA pasaba “serias dificultades en su salud financiera” debido a problemas de las “contrapartes” en los países en los que operaba. También le alertó al BID que “ en la Argentina” había ganado “varias licitaciones por varios miles de millones de dólares” que “por motivos alegados nunca bien fundamentados” terminaron con contratos “cancelados”.

contenidos/2018/10/29/noticia_0151.html

Pescarmona hacía referencia a tres licitaciones que su empresa ganó para construir las represas en Santa Cruz. La firma que terminó adjudicándose esos proyectos fue Electroingeniería, ligada a los Kirchner mediante uno de sus accionistas, Gerardo Ferreyra.

En su carta al BID, Pescarmona enumeró otras obras que había ganado en licitaciones que se cayeron siempre: la represa Chihuido I, entre ellas. Finalmente la hizo otra empresa con un precio 30 por ciento más alto. Por último, Pescarmona aseguraba que otras obras energéticas, como Añá Cuá, La Leona, y la repotenciación de Yacyretá, también iban a ser construidas por IMPSA. Las licitaciones ganadas quedaban en la nada.

La carta al titular del BID termina con un breve texto escrito a mano por Pescarmona: “Con mucha tristeza, sin perder el espíritu de lucha y con el afecto para ti y el respeto de siempre”.

El empresario está procesado en el caso de los “Cuadernos K” porque el juez y los fiscales consideran que formó parte de la asociación ilícita comandada por los Kirchner para adueñarse de fondos del Estado pagados por empresarios beneficiados con contratos estatales.

En los planteos de la defensa del ex dueño de IMPSA, su abogado, Marcelo Nardi, argumenta que su defendido no podría haber formado parte de esa organización delictiva si finalmente se vio perjudicado económicamente por el Gobierno K.

En su declaración, Pescarmona reconoció que pagó coimas para que le liberaran pagos y aseguró que el ex ministro de Planificación Julio de Vido lo amenazó tanto a él como a su hijo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?