Política Está acusado de abuso sexual

La Legislatura fogonea contra un funcionario de Garay

Desde ayer corre el rumor de que el funcionario está por renunciar. Mientras tanto, crece la polémica en la comisión del Senado que analiza el caso, la cual tiene mayoría opositora. Algunos piden que se presente el ministro Garay a dar explicaciones.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/2
La Legislatura fogonea contra un funcionario de Garay

La Legislatura fogonea contra un funcionario de Garay

Alejandro Jofré, subsecretario de Trabajo.

Alejandro Jofré, subsecretario de Trabajo.

Desde la semana pasada hay una tensión creciente en la Legislatura por el caso de Alejandro Jofré, el subsecretario de Trabajo denunciado por abuso sexual.

A Jofré, un grupo de empleadas lo denunció en diciembre por tocamientos y las acusaciones de tres empleadas llegaron a la Justicia. La causa se encuentra en manos de la fiscal Cecilia Bignert, en etapa de pericias psicológicas, y podría tener una definición (ya sea la imputación o el archivo) "antes de la feria judicial", según se estima.

Pero en la Legislatura hay más movimiento que en tribunales por las implicancias del caso: Jofré es nada menos que un funcionario a cargo del ministro Dalmiro Garay, el candidato a la Corte de Cornejo.

La polémica ha convertido en un polvorín a la comisión de Derechos y Garantías del Senado, que es presidida por el PJ y en la cual la mayoría de los integrantes (6 de 9) es de la oposición. Allí se analizan, a nivel legislativo, las denuncias contra Jofré.

El miércoles pasado hubo una reunión muy caótica, en la cual quedaron en duda hasta las decisiones que se tomaron, ya que no hubo un acta. Al parecer, se acordó solamente repetir un pedido de informes no contestado, de fines del año pasado, en el que se solicitaba que el ministro de Gobierno explicara la situación de su subordinado.

Pero desde el Partido Intransigente-Protectora, armaron un escándalo. El senador Marcelo Romano dijo que quería que Garay fuera invitado en persona a la comisión y prácticamente acusó a sus pares del PJ de proteger al ministro para que no enfrente la polémica

La senadora justicialista Ana Sevilla desmintió, por su parte, las maniobras ventiladas por el PI, e incluso habló a favor de las denuncias que pesan sobre Jofré. "Es difícil que tantas mujeres se pongan de acuerdo para hacer una denuncia. Yo no puedo decir si Jofré es culpable o inocente, pero sí se que si fuera un empleado, lo separan y le hacen un sumario. Hay que dar ejemplos de transparencia".

Otro hombre del PI, el diputado Eduardo Martínez Guerra, también ha intervenido. Martínez Guerra denunció el caso como diputado electo y la semana pasada mandó a una secretaria y una asesora para que presentaran un escrito y evitaran el supuesto archivo del expediente en la comisión del Senado.

En tanto, algunos dirigentes del PI con buena llegada al PJ orgánico han incomodado hasta el presidente partidario, Omar Félix, quien ha comenzado a preguntar por qué no hay más presión peronista en comisiones sobre los funcionarios de Cornejo involucrados en el caso.

El Gobierno, mientras tanto, tolera el ruido legislativo en silencio. A fines del año pasado, el oficialismo evitó la sanción de una resolución del PJ que pedía que Jofré fuera separado de su cargo. El ministro Garay no parece dispuesto a dar ninguna explicación puntual sobre la situación de Jofré en comisiones, salvo que la cámara en pleno se la solicite.

Pero el Ejecutivo no se considera indemne. Garay es un postulante a la Corte con "perspectiva de género", según ha indicado el Gobierno cada vez que se le reclama una mujer para el alto tribunal. Que un funcionario suyo esté denunciado por abusar de empleadas, no lo ayuda, a pesar de la certeza de que los votos para que se apruebe su pliego en el Senado están.

En medio de este ruido, desde ayer corre el rumor fuerte de que Jofré está por renunciar al cargo de subsecretario de Trabajo. El propio PRO (origen político del funcionario) reconoce que tiene las horas contadas. Jofré, a su turno, da señales de agotamiento. Pero falta la confirmación del Gobierno.