La Corte demora el fallo por el ítem aula

El máximo tribunal podría estirar durante todo este año, la sentencia acerca de la inconstitucionalidad del ítem de presentismo que objeta el gremio docente. Podría resolver en fallo plenario, decisión que está en manos de Omar Palermo.
Avatar del

Marcelo Arce

La Corte demora el fallo por el ítem aula(Alf Ponce / MDZ)

La Corte demora el fallo por el ítem aula | Alf Ponce / MDZ

 La Suprema Corte mendocina no tiene apuro en resolver el tema más sensible para Alfredo Cornejo que se debate desde hace casi un año en su seno.

Más allá de que se especuló con que la sentencia acerca de la inconstitucionalidad del ítem aula planteada por el SUTE podría salir en octubre pasado, y que luego se barajó la alternativa de que se resuelva en marzo, el fallo del máximo tribunal podría no conocerse en 2017.

Desde lo estrictamente técnico, la causa todavía está en la etapa de producción de pruebas. Aunque desde lo político, los integrantes de la sala II de la Corte que deberán resolver (Mario Adaro, José Valerio y Omar Palermo) manejan los tiempos.

La resolución del tema está en manos de Palermo: es el presidente de la sala y quien deberá decidir si la causa será resuelta por los integrantes de la misma o, por la trascendencia política y gremial que tiene el fallo, convocará a un fallo plenario en el que participen los siete integrantes de la Corte.

La laberíntica forma de la forma de decisiones de los jueces hace imposible aventurar qué ocurrirá. Aunque el asunto está boca de todos en Tribunales.

Es curioso. Para el peronismo y los gremios, en caso de que sea la sala la que resuelva, la votación saldrá en contra del gobierno porque descartan que Adaro se inclinará por la inconstitucionalidad del ítem haciendo tándem con Palermo.

El Gobierno confía en todo lo contrario: que Adaro terminará votando junto a Valerio por la validez jurídica del polémico método de Cornejo para mantener a los docentes al frente de las aulas.

Según trascendió, Palermo tendría definido dos cuestiones al menos. Una de ellas es que, en caso de decidir convocar a un fallo plenario, lo pondrá a consideración del resto de sus colegas de la Corte antes de hacerlo.

Y lo otro: si bien la sentencia saldrá luego de las paritarias de 2017 a esta altura, es muy posible que el fallo definitivo se demore aún más. En el ánimo de los jueces, prima ahora la intención de no tocar el asunto en el transcurso del año electoral.

La discusión judicial del ítem aula ronda en torno a resolver si fue constitucional o no que el Gobierno diera el incentivo por decreto. Esta medida se tomó luego de que el Poder Ejecutivo diera por fracasada la negociación paritaria con el gremio docente en 2016.

El gremio apuntó en mayo pasado hacia a ilegalidad de la medida que buscó garantizar el presentismo de los docentes, por considerarlo violatorio de la Ley Provincial de Educación, que establece que para tomar medidas de políticas educativas primero hay que consultar al Consejo General de Educación.

Y además porque, sostuvieron en su momento, no se respetó el artículo Constitución Provincial que prohíbe este tipo de asignaciones salariales, es decir, asignaciones extraordinarias por el desempeño de la función por la cual el trabajador ha sido designado.

La controversia llegó a tribunales bajo la forma de tres expedientes. La "causa madre" es la que enfrenta al Gobierno y al SUTE, pero también hay un expediente generado por el reclamo de una docente que no recibía el ítem.

La cautelar de esta persona quedó sin efecto, debido a que el segundo decreto de Cornejo, que estableció una ampliación del ítem aula, la abarcó dentro del beneficio. Sólo se debe resolver la cuestión de fondo, en ese caso.

El tercer expediente corresponde al gremio de los docentes privados (SADOP), aunque la resolución del conflicto judicial depende más que nada de la causa principal.

Un aval a la inconstitucionalidad del ítem aula por parte de la Justicia, tendrá un impacto fenomenal para Cornejo y le terminará imponiéndole una derrota política de una magnitud hasta aquí desconocida por el gobernador.

El ítem aula no solo es la herramienta central de la política educativa de los radicales, sino que su implementación por ley les permitió doblegar al sindicato de los maestros en la discusión paritaria del año pasado y de este también.

A fines de febrero de 2016, cuando todavía el ítem aula no se aplicaba, faltó el 54% de los docentes en el paro convocado por el SUTE en medio de la falta de acuerdo paritario.

Un año después, con un paro convocado por el gremio bajo las mismas circunstancias, el acatamiento fue de solo el 5% por parte de los docentes.