Política Más de 1000 millones "sobrarían" este año

La Biblia de Cornejo: gastar menos de lo que tiene

El Ministerio de Hacienda insiste en que el "superávit corriente" permite, por ahora, gobernar la Provincia sin acudir a nuevos endeudamientos. El Ejecutivo no ha modificado su plan de obras e inversiones, aunque tiene una duda: ¿Qué ajuste le pedirá Macri?
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/2
La Biblia de Cornejo: gastar menos de lo que tiene(Pachy Reynoso / MDZ)

La Biblia de Cornejo: gastar menos de lo que tiene | Pachy Reynoso / MDZ

Cornejo junto al ministro de Hacienda, Lisandro Nieri.(Pachy Reynoso / MDZ)

Cornejo junto al ministro de Hacienda, Lisandro Nieri. | Pachy Reynoso / MDZ

Incertidumbre es la palabra. El Gobierno provincial todavía no sabe a ciencia cierta cómo apretará el cinturón la Nación para cumplir con el ajuste fiscal que se comprometió a hacer cuando acordó la ayuda financiera con el Fondo Monetario Internacional.

Tampoco termina de confiar en la estabilidad del sistema financiero, después de la corrida del dólar y la devaluación del peso. El presupuesto de este año lo autoriza a tomar deuda por 1.918 millones de pesos, pero como consecuencia de la inestabilidad reinante, detuvo en mayo cualquier plan para salir a tomar préstamos.

Pasó un mes y todo sigue igual, lo que demuestra que no hay desesperación. "No tenemos urgencia de endeudarnos, como otras provincias", afirman en el Ministerio de Hacienda. Aunque buena parte de ese dinero sea para ejecutar el plan de obras de este año, que representa el 10 por ciento del presupuesto total.

El gobierno de Alfredo Cornejo ha convertido en una Biblia a la frase "superávit corriente", que no es otra cosa que gastar menos de lo que tiene en la caja. Ese superávit le da seguridad para el manejo de la coyuntura, más allá de que los compromisos asumidos en el presupuesto se acerquen y algunos de ellos dependan de la deuda.

Sin ir más lejos, a comienzos de julio licitará la compra de micros eléctricos o híbridos por 300 millones de pesos para el nuevo sistema de transporte. Es la compra de bienes más importante del año y una parte dependía del endeudamiento. Pero el Gobierno no se endeudará en el corto plazo.

Alguna reingeniería hará el Ministerio de Hacienda para atender esa urgencia. No hay precisiones al respecto. Tampoco altera por ahora el plan 2018 original: hacer las compras previstas para transporte y seguridad y encarar obras de infraestructura carcelaria, entre otras cosas.

El superávit corriente que fortalece al Gobierno está calculado en 1.040 millones de pesos para este año ¿Se puede asegurar que el Gobierno tendrá ese dinero para cubrir los gastos del Estado? Por ahora se cree que sí, pues el aumento del dólar impactará en los gastos, pero a la vez generaría más recursos por turismo y regalías, por ejemplo.

Todavía no hay cifras certeras para medir el efecto de la crisis económica reciente. El ministro de Hacienda Lisandro Nieri espera un dato importante para saberlo: las cifras finales de la recaudación del impuesto de Ingresos Brutos en mayo.

Con ese número podrá empezar a calcular cómo le irá en lo que resta del año. Desde ya, hay conciencia de que nada será igual que hasta ahora. El Gobierno provincial, por ejemplo, deberá asumir el gasto extra de la paritaria con los empleados estatales: acordó con ellos un aumento de 15,7 por ciento, pero también una cláusula gatillo que lo obliga a elevar los sueldos al ritmo de la inflación, que será bastante superior.

La famosa cláusula gatillo se activará a más tardar en dos meses y los pagos salariales extra serán un desafío para la caja, que el gobernador cuida como oro.

En defensa de esa caja, la Provincia compró 300 millones de pesos en Lebacs, para sacarle rédito a los pesos que tenía y evitar los efectos de la devaluación. Acaba de renovar esas letras, que hoy tienen un rendimiento del 47 por ciento anual.

Ante el escenario que está por venir, los funcionarios muestran un optimismo moderado. Se refugian en un orden administrativo con pruebas tangibles: el ejercicio 2017 de la Provincia cerró con un déficit de 26 millones de pesos, lo cual, a escala presupuestaria, es equivalente a haber cerrado el año en cero.

Con la misma perspectiva observan los hechos recientes. El acuerdo con el FMI y el ascenso de Argentina a país emergente hicieron que la semana terminara en forma tranquila respecto del precio del dólar. El gabinete de Cornejo lo valora: en 2016 emitió un bono en moneda estadounidense por 500 millones.

Qué hará Mauricio Macri para cumplir con el FMI es lo que falta por saber. El Ejecutivo confía en que no se paren las obras iniciadas, como la doble vía en la ruta 40 a San Juan y la Variante Palmira. Tampoco resigna la posibilidad de que finalmente se inicie una que tiene importancia para el sistema energético nacional: la eterna promesa del dique Portezuelo del Viento.

Los funcionarios de Cornejo miran y vuelven a analizar los cuadros que sugieren que ajustar la obra pública no tendría un impacto tan grande en la reducción del déficit fiscal. Otros, como el previsional, son mucho más relevantes.

Tal vez sólo quede confirmar la continuidad de un recurso clave para la provincia: la coparticipación federal. Un cambio en ese rubro sí cortaría el aliento de los funcionarios de Cornejo, que en ese caso, a pesar de ser oficialistas, no dudan de razonar como opositores: "Sería imposible que una reforma de la coparticipación pasara en el Congreso".