Política La reforma se aplica desde ayer

Justicia Civil: cinco respuestas para entender el cambio

La Corte y el Gobierno apuntan a acortar los plazos de los juicios, que suelen durar cinco años y ahora podrían demorar sólo uno. Incluso podria haber arreglos en menos tiempo. Cómo piensan conseguir el objetivo.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/2
Justicia Civil: cinco respuestas para entender el cambio(Pachy Reynoso/MDZ)

Justicia Civil: cinco respuestas para entender el cambio | Pachy Reynoso/MDZ

Así son las salas de tribunales en las que se realizarán las audiencias orales de la Justicia Civil.(Pachy Reynoso/MDZ)

Así son las salas de tribunales en las que se realizarán las audiencias orales de la Justicia Civil. | Pachy Reynoso/MDZ

1-¿Por qué habrá mayor participación de los jueces?

Hasta aquí, el juez civil intervenía en la causa recién a la hora del dictado de la sentencia. En cambio, a partir de ahora, lo hará desde el principio del proceso, ya que se aplicará la oralidad. Protagonizará una audiencia preliminar o inicial, que antes era tomada por un auxiliar. En ella, le pondrá límites a la producción de pruebas y a posibles maniobras dilatorias de las partes. "El cambio de paradigma es para un juez que se anima a meter los pies en el barro", dicen algunos magistrados.

2-¿Por qué demorarán menos los juicios?

El proceso consistirá en una audiencia preliminar o inicial y una final, que quedará grabada en video. En ambas, por supuesto, estará el juez. En casos excepcionales, se permitirá una tercera audiencia. Pero en la mayoría de los casos, después de estas dos audiencias, empezará a correr el plazo de 30 días para que el magistrado emita el fallo. Para la producción de prueba habrá un plazo acotado, de cuatro meses como máximo. El juez evitará que se pidan pruebas innecesarias. Se espera que esto acote los proceso de cinco a un año en promedio.

3-¿Las partes en pugna podrán hacer arreglos durante el proceso?

En las audiencias, el juez también propenderá al acuerdo o conciliación entre las partes, para acortar aún más los tiempos de proceso. Incluso promoverá que las partes lleguen a la audiencia con un conocimiento previo entre ellas.Hay que recordar que en las causas de la Justicia civil y comercial se dirimen conflictos dinerarios o respecto de bienes. En agosto comenzó una experiencia piloto en la Justicia con buenos resultados en ese sentido. De 185 causas iniciadas en el Tribunal de Gestión Asociada Número 1, 43 fueron arregladas en la audiencia inicial y duraron apenas cuatro meses.

4-¿Alcanzarán los jueces civiles que hay para cubrir la demanda?

Una simple cuenta matemática sugiere que no. El año pasado entraron a la Justicia Civil casi 20 mil demandas. En toda la provincia hay 42 jueces, con lo cual, a cada magistrado le tocarían la enorme cantidad de 476 expedientes. No obstante, en Tribunales aclaran que, con la reforma, apenas tendrán que ocuparse del 30 o 40 por ciento de la totalidad de las causas que ahora ingresan. Son aquellas que demandarán "audiencias de conocimiento". Los juicios se desarrollarán en 17 salas, que son pocas, pero la Corte dice que, cuando no haya lugar, las audiencias se podrán hacer "en el despacho del juez, con una camarita".l

5-¿Qué causas atenderá la Justicia Civil y qué causas no?

Accidentes de tránsito, denuncias por daños y perjuicios, causas por mala praxis y quejas de consumidores, estarán entre los conflictos que atenderá la Justicia Civil. Sin embargo, a la vez, la reforma le permite a la Justicia Civil desentenderse de otros pleitos e incluso hay causas que dejarán de ser tales. El caso emblemático en este sentido es el de los juicios para acogerse al beneficio de litigar sin gastos. A partir de ahora, el reclamo de este beneficio se convertirá un mero trámite administrativo y dejará de ser un juicio en sí mismo. El impacto puede ser muy grande, dado que, por la situación económica, mucha gente pide litigar sin gastos: el reclamo origina el 30 por ciento de las causas de la Justicia Civil provincial. Por otro lado, los jueces civiles dejarán de ocuparse de las causas por cheques, pagarés o hipotecas, en las cuales entenderá la Justicia de Paz.