Junto a Bullrich, Cornejo celebró que haya más presos en Mendoza

El gobernador aseguró que al asumir su gestión había 3700 personas privadas de su libertad. Hoy son alrededor de 4.600. Destacó que antes solo el 30% tenía condena, mientras que hoy el 70% de los internos están condenados. "El punto es que el sistema penitenciario sirva para la resocialización y que el sistema judicial sea sensible a la problemática de seguridad", subrayó y dijo que la mitad de los presos estudian o trabajan.

Avatar del

Redacción MDZ Online

Junto a Bullrich, Cornejo celebró que haya más presos en Mendoza

Junto a Bullrich, Cornejo celebró que haya más presos en Mendoza

La presencia de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, le sirvió al gobernador Alfredo Cornejo para presumir algunos de los resultados que han demostrado las políticas implementadas en la provincia de Mendoza. Por ejemplo, destacó que hay casi mil presos más que en el año 2015 y que la mitad de ellos trabajan o estudian. "El punto es que el sistema penitenciario sirva para la resocialización y que el sistema judicial sea sensible a la problemática de seguridad", subrayó.

"Cuando llegamos al gobierno había privadas de la libertad alrededor de 3700. Hoy alrededor de 4600 producto de códigos más exigentes entre ellos por la aplicación de la reiterancia que estamos haciendo con el liderazgo del procurador sobre los fiscales", remarcó el mandatario.

Si bien aclaró que "como dato podría ser criticado" porque "encerrar personas no es símbolo de mayor seguridad" sostuvo que el punto principal es que el sistema penitenciario sirva para la resocialización y que el sistema judicial sea sensible a esa problemática de seguridad

"En diciembre cuando asumí el 70% de las personas privadas de la libertad estaban procesados y solo el 30% condenados. Todos los años había muertos en los penales y hechos de violencia. Esa incertidumbre que genera no estar condenado y no tener un juicio rápido genera violencia en el interior del sistema penitenciario", manifestó.

En ese sentido, subrayó que aún con 1000 personas más en el sistema carcelario, se logró revertir esa proporción. "El 70% está condenado y el 30% en proceso. Además, en promedio los procesos llevan menos de un año y medio, cuando antes el promedio era de alrededor de 4 años detenido antes de tener condena. Así funcionaba el poder judicial", destacó.

Sobre estos resultados, manifestó que fue clave cambias las leyes pero a eso agregó que "hubo gestión de la Corte y del doctor José Valerio". "Los juzgados colegiados, más los instrumentos de oralización que hemos incorporados permiten condenas rápidas y absoluciones rápidas", esgrimió.

También ponderó la inversión que se ha hecho en materia de seguridad como el laboratorio de ADN "que dan permiten pruebas concretas tomadas en la escena del crimen". "Son pruebas indubitables que han servido para producir condenas y absoluciones", señaló.

"Hoy el nivel de tecnología para la prevención del delito es superior al de algunos países vecinos", se jactó el gobernador.

Por último remarcó que hubo mejoras en la formación de policías y que todo esto ha servido para que haya bajas en el robo de automotores, homicidios y robos agravados. De todas maneras, reconoció que las estadísticas solo sirven para seguir trabajando por un buen camino, ya que sigue existiendo sensación de inseguridad en la ciudadanía.

"Los datos sirven para evaluar nuestro propio desempeño. Para profundizar la tarea. Nos hemos medido como nunca antes con encuestas de victimización cuyos resultados son alarmantes, porque la gente tiene inseguridad. La sensación existe y hay que atenderla", concluyó.

Temas
  • Seguridad
  • Presos
  • Condenas