Judiciales ganan un nuevo round en su pelea con Triaca

El sindicato reclama que reconozcan como Secretaria General a Adriana Domínguez. Un fallo de la Cámara de Apelaciones del Trabajo puso plazo para resolver el conflicto.
Avatar del

MDZ Política

1/2
Judiciales ganan un nuevo round en su pelea con Triaca(Pachy Reynoso/MDZ)

Judiciales ganan un nuevo round en su pelea con Triaca | Pachy Reynoso/MDZ

Judiciales ganan un nuevo round en su pelea con Triaca(Pachy Reynoso/MDZ)

Judiciales ganan un nuevo round en su pelea con Triaca | Pachy Reynoso/MDZ

 En junio del 2016 Adriana Domínguez resultó electa secretaria General del gremio de Judiciales. Sin embargo la elección fue impugnada y el sindicato quedó acéfalo a la espera de nuevas elecciones. Esto motivó una serie de acciones legales por parte del sindicato y este lunes informaron que  la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo emplazó bajo apercibimiento de multa y de acción penal, al Ministerio de Trabajo de la Nación para que libre el certificado de autoridades correspondientes a la conducción de la Asociación Gremial de Empleados y Funcionarios del Poder Judicial.

En 2016, el Ministerio de Trabajo anuló el resultado en base a las impugnaciones presentadas por su competidor Sergio Mortarotti, quien perdió por un 2% de los votos. Al quedar trunco el proceso, tras la salida de Ordóñez en octubre del 2016, el sindicato quedó acéfalo y no tuvo representación en las últimas paritarias. 

Ahora,  la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo puso un plazo de 72 horas para que se resuelva la situación.

"De este modo, termina de sepultarse la nefasta ofensiva contra el gremio y los judiciales de Mendoza, que ya venía siendo derrotada desde el momento del triunfo de la lista conducida oportunamente por Adriana Domínguez y César Llanos,la anulación de la tan anunciada intervención al gremio, y la reciente reapertura del ámbito paritario, avalada con la firma de miles de trabajadores de la justicia", expresaron desde el gremio en un comunicado. 

El génesis del conflicto se remonta al mes de abril del 2016. Por aquel entonces, la conducción gremial debía llamar a una asamblea extraordinaria para allí elegir a la Junta Electoral y confirmar la fecha de las elecciones. El tema es que al hacerlo no se respetó el plazo de cinco días hábiles entre la convocatoria y la elección de la junta. En concreto, se convocó mediante una publicación en un periódico el 24 de marzo para que la asamblea se realizara el 1 de abril, pero no se tuvieron en cuenta los feriados de Semana Santa, por lo que no se cumplieron los días hábiles requeridos.

Una vez que se realizaron los comicios y Domínguez se impuso, el Ministerio de Trabajo determinó su anulación por esta irregularidad. "Fue una maniobra clara de la patronal para debilitar al gremio", acusó Ordóñez.