Jaime Correas: "La cláusula gatillo está en danza"

El director general de Escuelas afirmó que ese podría ser el mecanismo para aumentar los salarios docentes en 2019 y cuestionó al SUTE por haberlo rechazado este año. Sin embargo, el Poder Ejecutivo todavía no ofrece formalmente la continuidad del sistema que liga los sueldos a los índices de inflación a ningún gremio. Este martes, volvió a proponer una suba del 23 por ciento, con la posibilidad de reabrir la paritaria en el último bimestre. El gremio de los docentes y el resto de los convocados lo rechazaron.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Jaime Correas: "La cláusula gatillo está en danza"

El director general de Escuelas, Jaime Correas, sostuvo este martes que el acuerdo salarial para el año que viene con los docentes se podría basar en una "cláusula gatillo" que actualice los sueldos según el ritmo de la inflación.

"La cláusula gatillo es una de las cosas que está en danza" , aseguró el funcionario, y criticó al SUTE: dijo, en referencia a las paritarias de este año, que el gremio "primero pidió una cláusula gatillo como la de AMPROS y después la rechazó, perjudicando obviamente a los docentes".

Correas se refirió de ese modo a la posibilidad que tuvo el SUTE de cerrar para este año un acuerdo igual al de los profesionales de la salud, quienes hasta diciembre mejorarán sus salarios mes a mes, a partir de las cifras de la inflación de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) de la provincia.

La inflación de la DEIE ha sido superior a la medida por el Indec para la región Cuyo: lleva acumulado el 45.5 por ciento desde que comenzó 2018, mientras que la del organismo nacional ha sido del 40,7 por ciento hasta ahora.

Sin embargo, en el plano concreto, el Gobierno provincial todavía no ofrece a los estatales la continuidad de la cláusula gatillo en 2019 . Este martes comenzó la segunda ronda de reuniones en la Subsecretaria de Trabajo. Allí, los paritarios oficiales propusieron otra vez un incremento del 23 por ciento, esta vez, a pagar en cuatro tramos: enero, mayo, agosto y noviembre.

A esto solamente le sumó el compromiso de reunirse con los gremios otra vez en el último bimestre del año para "analizar y evaluar, en base tanto a la inflación acumulada en el año, como a la evolución de la recaudación en la provincia, las posibilidades de una recomposición en el supuesto de que se haya registrado un desfasaje entre el 23 por ciento propuesto y la inflación acumulada, siempre que el mismo no supere el incremento de la recaudación".

Así quedó inscripto, por ejemplo, en el acta de la reunión con el SUTE. Pero el gremio también dijo lo suyo y rechazó la oferta. "Insistimos en una recomposición salarial para el año en curso que mejore el salario de los trabajadores de la educación", afirmaron los representantes del SUTE, y detallaron otra vez diferencias entre los aumentos cobrados hasta ahora y el ritmo de la inflación.

acta_paritaria_sute.jpg

Este planteo gremial es, según el Poder Ejecutivo, la razón por la cual la cláusula gatillo todavía no aparece en la mesa de negociaciones. El Gobierno no quiere discutir ninguna diferencia sobre 2018 porque eso significa "castigar" este mecanismo de indexación automática.

Este martes, el Gobierno se reunió con ATE y ATSA, SUTE, funcionarios judiciales y Vialidad. Con ninguno hubo acuerdo, pero quedó claro que el gremio más importante para el Ejecutivo es el de los docentes.

Por eso el Gobierno abrió la paritaria en noviembre: pretende cerrar un acuerdo muy lejos del inicio de clases en 2019. En los tres primeros años no lo consiguió y terminó pagando aumentos por decreto. A la par, hubo huelgas.

Pero para el director general de Escuelas, se puede esta vez acordar: "Es lo que esperamos" afirmó ayer, en entrevista con Radio Nacional .

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?