Política El abogado de CFK

Gregorio Dalbon, ¿se fue a marzo o al mazo?

Prosigue la polémica alrededor de la supuesta cumbre en el Aconcagua del controvertido defensor de la ex presidente. Cuervos o abogados, ser o no ser. Esa es la cuestión.
Avatar del

Mauricio Runno

1/3
Gregorio Dalbon, ¿se fue a marzo o al mazo?

Gregorio Dalbon, ¿se fue a marzo o al mazo?

Gregorio Dalbon, ¿se fue a marzo o al mazo?

Gregorio Dalbon, ¿se fue a marzo o al mazo?

Gregorio Dalbon, ¿se fue a marzo o al mazo?

Gregorio Dalbon, ¿se fue a marzo o al mazo?

El día que se invente una carrera que se proponga eliminar a los abogados de todo el mundo, invitaré a Lanata y Longobardi para que juntos terminemos la escuela secundaria y luego nos enrolemos en esa cruzada ética y académica.

Para mí no es el problema ser de izquierda o de derecha, sino ser abogado. Y la existencia de ellos ha venido a complicar lo que en otras civilizaciones y tiempos ha sido más simple. Muchos se han aprovechado de nuestra buena fe. Es cierto. Y comparten con los pilotos aeronáuticos esa condición de intocables. Así como es imposible manifestar opinión alguna frente a un tipo que conduce un avión, con los abogados sucede otro tanto. Siempre poseen un inciso, artículo o acordada a mano para dejarte en ridículo. Una ridiculez que se agrava a la hora de pagarle sus honorarios. 

Y más ridículo cuando "tu" abogado combina con el "otro", el que se supone es tu denunciado y/o denunciante. La promiscuidad es muy usual entre doctores de leyes.

No voy a hablarte en portugués, doctor Gregorio Dalbon.

Voy a hablarte en español, como lo estoy haciendo.

No sé por qué razón has mentido acerca de una hazaña, de la cual ni siquiera has sido partícipe ni de la gesta intelectual. 

No sé por qué me respondiste 7 preguntas acerca de una cumbre en el cerro más alto de América, sin siquiera haber pisado el Parque Provincial Aconcagua.

No entiendo si sos:

1) Un mentiroso.

2) Un psicópata.

3) Un enfermo.

4) O un boludo.

En cualquiera de los casos, entre estas cuatro opciones, me parece ridículo ser abogado de una persona que está a punto de ir a prisión, como el caso de una persona que reviste el carácter de ex presidente de la Nación. Me parece que desprestigia la figura de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner.

Haters gonna hate (personas con odio van a odiar...)

No puedo entender como un abogado de tus pocos quilates puede entrometerse en una situación judicial que es realmente complicada.

Pienso que si la seguís defendiendo Cristina va a ir presa mucho más rápido de los que sus seguidores creen o de lo que sus opositores quieren.

No le hacés bien, Dalbon, ni a la Justicia, no le haces bien al Derecho, no le haces bien a la verdad. 

Voy a terminar esto con un chiste, que es viejo. Y no sé si es tan chiste. La fábula popular se pregunta: ¿Qué diferencia hay entre un abogado y un cuervo? Que uno es un animal de rapiña, vive de la carroña, de la basura y de la gente; acecha a sus víctimas y cuando se descuidan, atacan; primero le come los ojos y después termina de destrozarlo. Y, el otro, es apenas un simple e inocente pajarito negro".

Dalbon ya sabemos cuál es la diferencia entre un abogado y un cuervo.

Gracias

(Editorial "El Faro")