Política Asumió el nuevo ministro de la Corte

Garay: "Necesitamos que las reformas dejen de ser un discurso"

"Para mí esto es un nuevo comienzo", afirmó el flamante juez del máximo tribunal. Para Cornejo, la partida de Garay "fue como perder un brazo".
Avatar del

Mariano Bustos

1/6
1

1

2

2

2

2

2

2

2

2

0

0

El hombre que se supo ganar la confianza absoluta del gobernador Alfredo Cornejo se sentará a partir de hoy en uno de los siete asientos de la Suprema Corte de Mendoza. Al jurar como juez, Dalmiro Garay dijo sentir mucha alegría de sumarse al Poder Judicial y dejó en claro que llega con el objetivo de impulsar el cumplimiento de las reformas que se gestionaron desde el Ejecutivo en los últimos dos años y medio. Si bien Cornejo dijo que la salida de su ahora exministro de Gobierno "es como perder un brazo", el propio Garay admitió que seguirá en contacto con el Ejecutivo.

"Para mí esto es un nuevo comienzo en una función distinta a la cual voy a tener que adecuarme", remarcó al dialogar con la prensa tras prestar juramento y no dudó en agradecer al gobernador por haber confiado en él para ser su ministro de Gobierno durante dos años y medio, pese a que no se conocían con anterioridad.

Garay admitió sentir una "sensación rara" por dejar un cargo que le dio "muchas satisfacciones y la posibilidad de, junto al gobernador, cambiar realmente las cosas". Pero de todas maneras, manifestó que para construir una mejor provincia es fundamental el diálogo entre los tres poderes del Estado y la búsqueda de consenso para encarar reformas y que las mismas se lleven adelante. Sin dudas, en esa relación el ex ministro de Gobierno tendrá un rol preponderante. 

"Necesitamos que las reformas dejen de ser un discurso y se conviertan en una verdad palpable para todos los mendocinos cuando miren para atrás y vean que se aplican", aseveró comenzando a posicionarse del otro lado del mostrador.

En cuanto a su función advirtió que llega a un cuerpo colegiado que debe tomar la iniciativa para aplicar esas reformas y sostuvo que "si se trata de liderazgo, es importante que la Corte lo asuma" y el propondrá a sus pares que así sea.

"Para lograr confianza en el Poder Judicial hay que reinventar procesos. Ver la mejor manera de que el servicio se brinde de cara al ciudadano, en corto plazo y con mucha calidad. Que el ciudadano vea a la Justicia como una solución a su problema y no como una instancia a la que acude cuando no le queda otra", remarcó el nuevo supremo. 

Además de anhelar una Corte "que sea un actor protagónico en la política mendocina", Garay se refirió a uno de los temas candentes de las últimas horas: la formación de los magistrados.

El mal resultado del fiscal Adrián Frick en su examen para convertirse en fiscal no fue eludido por Garay, quien sin referirse al caso puntual señaló que es necesario atender a la formación de base en las facultades de Derecho pero también apuntar a una escuela Judicial. "Es lógico que el Poder Judicial convoque a los mejores. A los que se destaquen", expresó.

Por último, respecto a su sucesor en el Ministerio de Gobierno, dijo que Lisandro Nieri será "un gran ministro" y remarcó que seguirán teniendo diálogo "mientras no viole la independencia de poderes". "Lo voy a estar ayudando. En el diálogo entre poderes está el futuro institucional de Mendoza", concluyó.