Furiosa reacción en las redes de la modelo cesanteada por el Gobierno

Molesta por la forma en la que se trató la noticia, inició una campaña contra los medios que dieron a conocer que fue empleada pública en Mendoza y que la cesantearon en octubre de este año. Aclaran que dejó de cobrar en 2011.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Furiosa reacción en las redes de la modelo cesanteada por el Gobierno

Bárbara Muriel Córdoba trabaja como conductora televisiva en Miami y es modelo internacional. Sin embargo, entre 2009 y 2011 fue empleada de la subsecretaría de Trabajo y nunca renunció a ese cargo. Simplemente armó las maletas y se fue, lo cual le generó un sumario administrativo en el Estado que recién se resolvió el jueves pasado con la cesantía de la trabajadora en el Ministerio de Gobierno. noticia_6decce3b-db81-11e8-b543-0ef48ab09a3e Desde el gobierno provincial señalaron que el sumario se le inició por reiteradas inasistencias e incluso manifestaban que había cobrado hasta el año 2014. Luego esa información fue rectificada por el Ejecutivo provincial y aclararon que dejó de percibir su salario en 2011. noticia_0c6c6d25-dd04-11e8-adb8-0ef48ab09a3e La exposición pública que tuvo su caso enfureció a la mediática joven, que pese a haber realizado su descargo en MDZ Radio, acaba de iniciar una campaña contra los medios de comunicación a través de sus redes sociales. noticia_fcf0eb20-db94-11e8-b543-0ef48ab09a3e 'Me levanté de súper buen humor y me voy a dedicar todo el día a reportar todos los medios de comunicación que se dedicaron a ensuciar mi nombre', disparó en su cuenta de Instagram. 'Voy por tí MDZ que fuiste el primero en cagarte en mi nombre', agrega indignada por que este medio haya dado cuenta de que la empleada cesanteada en el Ministerio de Gobierno era la mediática figura internacional que este año fue portada de varios portales digitales por su relación con Rúrik Gislason, jugador de la selección de Islandia de fútbol. El decreto fue firmado por el gobernador Alfredo Cornejo y deja constancia que Bárbara Muriel Córdoba quedó cesanteada por sus reiteradas inasistencias injustificadas. Lo cierto es que Córdoba se hubiese evitado el mal rato si presentaba su renuncia en 2011 en lugar de abandonar su puesto de trabajo sin previo aviso.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?