Política El proyecto quedaría en veremos

Fuerte bloqueo en el Senado al proyecto del aborto no punible

No hubo acuerdo para hacer un plenario de comisiones y acelerar el debate. Mendoza seguiría en el lote de provincias que ignoraron un fallo histórico de la Corte Nacional.
Avatar del

Juan Carlos Albornoz

1/3
Fuerte bloqueo en el Senado al proyecto del aborto no punible(Alf Ponce / MDZ)

Fuerte bloqueo en el Senado al proyecto del aborto no punible | Alf Ponce / MDZ

Una marcha y presiones silenciosas bloquearon el proyecto del aborto no punible.

Una marcha y presiones silenciosas bloquearon el proyecto del aborto no punible.

Fuerte bloqueo en el Senado al proyecto del aborto no punible(Alf Ponce / MDZ)

Fuerte bloqueo en el Senado al proyecto del aborto no punible | Alf Ponce / MDZ

El Senado mendocino está muy cerca de una derrota silenciosa: la guía para aplicar el aborto no punible finalmente no se trataría en la Legislatura.

La semana pasada, en una reunión de Labor Parlamentaria, apareció un obstáculo casi insalvable. Los y las impulsoras del proyecto querían aprobar un plenario de comisiones para acelerar la discusión. Estaban convencidos de lograrlo, pero fracasaron: algunos senadores cambiaron de opinión a último momento y se pusieron en contra.

Ciertas decisiones legislativas desorientan. En febrero, el Senado había aprobado la "preferencia con despacho" para el protocolo del aborto no punible. O sea, promovía su tratamiento. Pero unas semanas después, el mismo cuerpo colegiado decidió evitar la votación y dejar el proyecto en el limbo.

Sin posibilidad de hacer el plenario, ahora hay gestiones contrarreloj de una parte del Senado para que el proyecto consiga el despacho de dos de las tres comisiones a las que fue girado. Quedan sólo tres sesiones para votarlo, contando la de hoy. Esto tiene que pasar antes del 24 de este mes, última sesión de la Cámara Alta antes del recambio de legisladores.

La iniciativa ya cuenta con el despacho de la comisión de Género, pero falta que lo aprueben Salud y Legislación y Asuntos Constitucionales. Salud, por ejemplo, prácticamente ya cerró sus deliberaciones. Sin embargo, en el oficialismo, hubo senadores que anoche dijeron que no descartaban conseguir los dictámenes que faltan.   

Si no se vota antes de fin de mes, se producirá el recambio de la mitad de los legisladores, y por ello no se podrá pronosticar cuándo se va a tratar el proyecto, ya que, entre otras cosas, habrá que esperar que se vuelvan a conformar las comisiones que debían abordarlo. 

La consecuencia práctica de que las comisiones no emitan despacho en las próximas semanas será que el protocolo del aborto no punible perderá la preferencia que se le había asignado en febrero. Con la preferencia, tenía tratamiento asegurado en el recinto a la semana siguiente de que surgieran los despachos de comisiones. Pero ahora el proyecto puede quedar en veremos. 

Los enfrentamientos entre los senadores son "transversales". Por ejemplo, en la UCR, Juan Carlos Jaliff y Daniela García (presidenta de la comisión de Género) militan el aborto no punible. En cambio, Jorge Palero, ha hecho pesar su resistencia: es uno de los que se van a fin de mes y nunca quiso que esta ley marcara el fin de su mandato.

En el bloque del peronismo también hay divisiones, pero el principal partido opositor sostiene que es la UCR la que debe conseguir los votos, porque es la bancada que impulsa el proyecto originalmente presentado por el FIT. 

No es tan grave estar en contra de un proyecto como bloquear su debate democrático. Es algo que no ocurre en estos días en el Congreso Nacional, por ejemplo, donde la legalización del aborto sí se discute.

¿Qué pasa en Mendoza? Hay muchas presiones silenciosas y dirigentes que prefieren el cajoneo de la iniciativa.

La Legislatura mendocina no estaba cerca de votar la legalización del aborto. Apenas se buscaba darle cauce a un fallo de la Corte Nacional de 2012, para que el aborto sea legal en caso de violaciones. Mendoza se encuentra en un lote de siete provincias que ignoraron esa sentencia, que siempre fue calificada como "histórica".

El Gobierno podría aplicar el fallo con una resolución, pero no lo ha hecho. En la Legislatura hay senadores oficialistas que planteaban imponerlo por ley, pero tampoco fue posible hasta ahora.

Algunos legisladores se quejan de la intervención de los medios y de la asimilación del debate local con el del Congreso, cuando en realidad, los temas son diferentes. Sin embargo, la realidad indica que la Legislatura no aguantó una marcha en la que las agrupaciones "provida" locales se opusieron a las dos cosas, sin hacer distinciones: la legalización del aborto y la guía para aplicarlo en caso de violaciones.

Se ha notado la fragilidad institucional del Senado para resistir presiones. Está ganando otra vez el oscurantismo y el "de eso no se habla", aunque eso que no se dice sea una realidad.