Estrella, el condenado que cobró sin trabajar y tuvo beneficios judiciales

El Jury destituyó al camarista Gustavo Estrella. Pero cobró 4 años un sueldo sin realizar ninguna tarea. Además, no fue condenado por la justicia penal a pesar de que también lo hallaron culpable. 

Pablo Icardi

Estrella, el condenado que cobró sin trabajar y tuvo beneficios judiciales

Estrella, el condenado que cobró sin trabajar y tuvo beneficios judiciales

La destitución del juez Gustavo Estrella fue comunicada como una señal positiva del Poder Judicial contra la violencia de género y el control sobre el accionar de los jueces. Pero en realidad estuvo más cerca de un acto de simulación y oportunismo por parte del Jury. Para entenderlo hay que saber que el ahora ex juez estuvo en capilla 4 años en los que cobró la mitad de su privilegiado sueldo sin trabajar y sin tener que cumplir ninguna condena. Es más: la justicia lo benefició con una “probation” que le permitió esquivar una condena por violencia de género en un hecho sin precedentes y al que ninguno de los acusados por esos delitos puede acceder.

El caso de Estrella fue retomado por el Jury no por voluntad propia, sino luego de que se supiera, a través de MDZ, que la causa estaba dormida y que había accedido al beneficio de no ser condenado. Antes, el Jury había esquivado alguna definición. Lo suspendieron y ordenaron pagarle a mitad del sueldo. Lo que podría ser una sanción, a la larga termina siendo un beneficio. Es que luego el Jury lo declaró culpable y lo expulsaron. Estrella cobró 4 años sin trabajar y, a la luz de la resolución, sin ser apto para el cargo que aún tenía. El hombre era camarista laboral y estaba en el rango de salarios más altos del Poder Judicial, solo superado por los jueces de la Suprema Corte. Hasta agosto de este año el salario básico de un camarista era de 139.199 pesos. Pero a ello hay que sumarle un 2% extra por cada año de antigüedad. 

El caso se inició en 2014, cuando quien era pareja de Gustavo Estrella lo denunció por violencia. En ese momento se admitió la denuncia penal y también la política en el Jury. Este año hubo definiciones, pero todas con escándalos previos. El  Segundo Juzgado Correccional le otorgó la suspensión del juicio a prueba con aval del fiscal, que evitó que haya una condena. El jury tenía dormido el caso y solo lo reactivó por la repercusión mediática. Ese organismo está compuesto por 21 miembros: los siete jueces de la Suprema Corte, siete diputados y siete senadores. Solo hay dos mujeres.

En el juicio realizado esta semana hubo otro detalle que embarra más el accionar de ese cuerpo. Estrella no se presentó aduciendo problemas médicos. Si bien el proceso siguió y no se suspendió como pretendía el acusado, sí le permitieron esquivar la exposición pública. En cambio quien debió exponerse fue la víctima, cuyo testimonio fue público, trasmitido y magnificado. Ni más ni menos que el  proceso de revictimización al que son sometidas en Mendoza todas las víctimas de violencia de género. Estrella, mientras tanto, pasó casi desapercibido, cobró 4 años un sueldo sin trabajar y ahora puede completar los años de aportes para jubilarse.

Temas
  • Opinión
  • Gustavo Estrella
  • Poder Judicial
  • Jury