Escuchá y pasalo: Si dejamos de comprar humo, se acaban los "vendehúmo"

Los que "venden humo" en política responden a la ley de oferta y demanda. Tantos consumidores de humo hay en la Argentina que ya es un vicio.
Avatar del

Gabriel Conte

1/3
Escuchá y pasalo: Si dejamos de comprar humo, se acaban los "vendehúmo"

Escuchá y pasalo: Si dejamos de comprar humo, se acaban los "vendehúmo"

Escuchá y pasalo: Si dejamos de comprar humo, se acaban los "vendehúmo"

Escuchá y pasalo: Si dejamos de comprar humo, se acaban los "vendehúmo"

Escuchá y pasalo: Si dejamos de comprar humo, se acaban los "vendehúmo"

Escuchá y pasalo: Si dejamos de comprar humo, se acaban los "vendehúmo"

(Escuchá el podcast de #ConteALAs650 haciendo clic aquí)

Vendehúmo: El Diccionario de la lengua española recoge vendehúmos con el significado, casi en desuso, de ‘persona que ostenta o simula valimiento o privanza con un poderoso para vender su favor a los pretendientes'. Sin embargo, en la actualidad se emplea para referirse a quien hace propuestas sin fundamento, utópicas, ilusorias..., sentido que se documenta ya en la locución verbal vender humo, es decir, ‘prometer cosas vanas, fatuas, irreales, imposibles de conseguir', que incluye Alberto Buitrago en su Diccionario de dichos y frases hechas. Fundeu.

 ¿La culpa es de quien vende humo o de quienes están dispuestos a pagar un altísimo costo por él, acaso su propia dignidad como paga?

- Es humo cuando te dicen que son los defensores de los pobres y en realidad son los perpetuadores de la pobreza. Quieren que sigan siéndolo para no perder la clientela, acostumbrados a vivir a sus anchas a costa de la miseria del resto. Si vos les volvés a creer, sos comprador compulsivo de humo.

- Es humo cuando te dicen que han mejorado la educación solo porque mandaron a construir edificios escolares a sus empresarios amigos. Quieren que seguir repartiendo plata que es de todos a los que ya tienen mucha y nos envuelven en su humo para seguir aprovechándose de la ignorancia de tantos. Si crees que eso es lo que les hace falta a tus hijos para sobrevivir en un mundo superexigente, en medio de una revolución del conocimiento y la tecnología, les vas a heredar humo.

- Es humo cuando hablan de renovación de figuras dentro de la política porque saben que no te acordás quiénes eran los que encabezaron las listas en las últimas elecciones o en las anteriores. A ver, ¡hace memoria! Buscá! ¡Fíjate! Si pensás que es mejor olvidar y empezar de nuevo; si creés que "ahora sí" van a ser buenos los que siempre fueron malos, es porque sos un comprador de humo tarjeta dorada ¿Vas a seguir comprando humo?

- Es humo cuando te hacen creer que cambiar el país pasa solo por trocar de nombres propios o de partidos. Tenés que cambiar vos, tus vecinos, tus parientes que son los que compran el humo que les venden y se intoxican con él. 

Si no hay demanda de humo, no hay más humo. Si no hay humo, nos podemos a volver a mirar a los ojos, sin miedo a que te estén engañando, espiando, mintiendo. 

Sin humo en la Argentina podrás caminar con la frente en alto. Como no lo pudieron hacer ni tus viejos, ni tus abuelos y vos tampoco: sé sincero.

¿Cuándo le vas a pedir a la dirigencia de todos los niveles que hagan lo que tienen que hacer, renunciando a los privilegios chiquitos que cada sector consiguió a costa del estancamiento de la mayoría? ¿Te animás a empujar de sus sillones cómodos a todos los que engordaron con tus complicidad por adicción a su humo?

Hay política vendehúmo porque hay comprahúmos.

Hay todavía muchos en la política que no quieren que seamos ciudadanos plenos con derechos pero también deberes. Nos tratan como consumidores, como clientes en un negocio sin reglas y se vuelven cada vez más ricos vaciando de posibilidades, de oportunidades, a los que menos tienen.

Estamos a días de que se conozcan los nombres de los candidatos a la Legislatura y al Congreso. También para los concejos deliberantes municipales. Está en vos dejar de comprar humo. Solo de esa forma se acabaran quienes lo venden.