Escuchá y pasalo: Qué están haciendo con las pensiones por discapacidad

El comentario editorial de Santiago Montiveros en "Lo demás es lo de menos" por MDZ Radio. Escuchá y leé, pero también opiná.
Avatar del

Santiago Montiveros

1/2
Escuchá y pasalo: Qué están haciendo con las pensiones por discapacidad

Escuchá y pasalo: Qué están haciendo con las pensiones por discapacidad

Escuchá y pasalo: Qué están haciendo con las pensiones por discapacidad

Escuchá y pasalo: Qué están haciendo con las pensiones por discapacidad

Para que te postulés a una pensión por invalidez tenés que acreditar un 76% de discapacidad. Si tenes menos de ese porcentaje, también hay pensiones, otorgadas no automáticamente sino ante pedidos específicos o campañas de empadronamiento. Muchos de esos operativos los hizo la política y es probable que por eso se pasó de entre 80 mil beneficiarios en 2013 a 1 millón en 2015; además, el conjunto de pensiones no contributivas pasó de 180 mil a casi 2 millones en el mismo período. 

No es difícil reconocer en la familia o entre los amigos a personas con alguna discapacidad que no la consiguieron y que se conozca a otros que sí; tampoco a quienes prefieren buscar un trabajo acorde a su discapacidad y a quienes creen que la sociedad debe sostenerlos por tener esa condición.

Escuchá haciendo clic aquí. O abajo:

La cuestión es que se empezó a ralear las listas de beneficiarios. Se indica que de golpe se quedaron sin ese beneficio unas 70 mil personas. Claro, el que lo deja de recibir puede volver a reclamarla, pero se le aplica la carga inversa de la prueba: son culpables de recibirla por una cuestión política hasta que se demuestre su inocencia. Debería ser al revés. O si se decide hacerlo así, aplicarlo ya mismo a ñoquis de la política por ejemplo, que le quitan espacios de trabajo a gente que podría aportarle mucho al funcionamiento del Estado.

El debate abierto es complejo. Mucho de lo que se hizo en el país fue meter la mano a un tarro que alguna vez tuvo mucha plata, pero nunca se buscaron formas de que se mantuviera el tarro lleno. Ahora parece el descalabro y la injusticia. Pero, ¿fue justo que se repartiera la plata de todos al que tuviera a un operador del gobierno más cerca? O debieron crear sistemas que ofrecieran igualdad de acceso a los derechos, que no es lo mismo que un puntero vigilándote a cambio de una pensión.

Está bueno que el Estado acompañe a los más desposeídos, pero no está bueno que lo haga sólo con los que fueron afines a un gobierno.

Asimismo, está bien que el Estado, ahora, replantee lo que está mal hecho. Pero no está bien que lo haga a tontas y a locas, sacando al voleo a personas que tal vez sí lo necesiten. 

Generan un debate erróneo con eso porque terminamos hablando de temas colaterales y no del fondo de la cuestión. Lo que tenemos que discutir es que nunca más haya despilfarro político.

En 2005, las prestaciones de la seguridad social impactaban en el Producto Interno Bruto en un 5%. Ahora estamos en el 10%. ¿Hay que tirar todo por la borda? ¡No! Ya lo dijo aquí Jaime Durán Barba: hay que hacerlo bien, programando un futuro para todos, sin privilegiados de ningún tipo, ni con mucho ni con poco. Un Estado con gran poder de dar el ejemplo y solucionar lo que cada uno no puede hacer por só solo. Pero no un Estado bobo al servicio de una facción política.