Política Ensayo sobre el heredero de Cornejo

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos

La carrera para ser el próximo candidato a Gobernador ya está en marcha. Por qué se viene un gobernador con "hipertrofia política". Ventajas y desventajas de cada uno.
Avatar del

Pablo Icardi

1/8
Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos(Pachy Reynoso/MDZ)

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos | Pachy Reynoso/MDZ

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos(Pachy Reynoso/MDZ)

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos | Pachy Reynoso/MDZ

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos(Pachy Reynoso/MDZ)

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos | Pachy Reynoso/MDZ

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos(Gobierno de Mendoza)

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos | Gobierno de Mendoza

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos(Gentileza)

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos | Gentileza

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos(Gentileza)

Ensayo sobre el heredero de Cornejo: se viene un candidato inflado con anabólicos | Gentileza

No está en la agenda pública, pero sí en la prioridad política. La carrera por la sucesión del "sillón de San Martín" está lanzada, principalmente en el oficialismo, a pesar de que falta un año y cuatro meses para las elecciones primarias de agosto del año que viene y algo menos para que se sepan los precandidatos. A pesar de esa distancia temporal, ya se sabe que el próximo candidato a gobernador tendrá probablemente una característica particular. Será un candidato o candidata con "hipertrofia política". Es decir inflado de manera artificial y con poco sustento propio. Como le ocurre a los fisicoculturistas, los músculos que podrán mostrar en la campaña electoral tendrán más de anabólicos que de trabajo político.

Alfredo Cornejo podrá gustar o no en cuanto a su gestión. Pero algo le reconocen en todos los sectores políticos: construyó su candidatura y su poder político con tiempo y estrategia. Esa carrera se inició en 2007 y sobre todo en 2011, cuando con un amague consiguió tener el poder partidario territorial y se hizo fuerte como líder de la oposición controlando la Legislatura. Y en 2015 logró aglutinar una alianza heterogénea que lo llevó al poder. La sucesión en el oficialismo viene por otro lado y recuerda viejas épocas: todo apunta a que será la mano del propio Cornejo quien unja al candidato. El anabólico electoral, entonces, será el propio Gobernador que elegirá y buscará transferir capital político a su elegido.

Pero incluso en la oposición también dependen de un "anabólico" para aspirar a gobernar desde 2019. Ante la falta de un proyecto de poder que haga sombra a Cambia Mendoza, la esperanza está puesta en el "fracaso ajeno". Es decir, esperan que a Cornejo y a Macri les vaya mal para conseguir el voto bronca. En ese camino apareció una noticia positiva: la intención de La Cámpora, con Anabel Fernández Sagasti, de construir una alternativa de Gobierno. Más allá de gustos y disgustos es una buena noticia que luego de más de dos años comience a asomar una alternativa en la oposición. La ponderación del propio Cornejo hacia Fernández Sagasti no es un dato político ingenuo. El Gobernador siempre ha estado atento a las internas del PJ y al recibirla genera un gesto de "abandono" hacia los intendentes (a quienes consideraba antes como interlocutores) y levanta a la Senadora, que pertenece a  una agrupación que antes era subestimada por el propio Cornejo. 

Felices los cuatro

Como ya hemos dicho, Mendoza ya ha pasado por la experiencia de las candidaturas por herencia; por ungimiento del líder del momento. Ese anabólico político que infla a candidatos muchas veces poco preparados. Y las experiencias no fueron buenas. En el caso el radicalismo se le suma un ingrediente extra que es la tensión histórica por el poder en ausencia: la tendencia a mantener el control aunque no se esté en el cargo. Es lo que pasó cuando Roberto Iglesias "heredó" el cargo en Julio Cobos; hecho que generó una tensión interna que hizo insoportable al Gobierno.

>

En la lista de precandidatos del oficialismo hay al menos 5. Solo dos tienen un margen de autonomía para decidir: Julio Cobos y Omar de Marchi. Los otros tres que están en carrera rinden fidelidad absoluta a Cornejo y esperarán ese ungimiento, sin dejar de lado la "pre campaña". A todos los posibles, reconocen, les falta camino por recorrer para ser candidatos por mérito propio. Pero están más cerca de lo que creen gracias a la Constitución de Mendoza y a los anabólicos políticos.

El vecino. Tadeo García Zalazar es uno de los políticos más metódicos que tiene Mendoza. Planifica todo hasta límites irritantes. Y también tiene suerte: está cerca de lograr una carrera política meteórica por estar en el lugar justo en el momento indicado. Pero también por haber firmado fidelidad con el actual gobernador. Más allá de la preferencia política de Cornejo por el intendente de Godoy Cruz, esa relación de confianza es más profunda. Para saberlo alcanza un dato. A los compañeros de militancia no siempre se los elige. A los vecino algunas veces sí. Es lo que pasó con Cornejo y García Zalazar que armaron juntos un proyecto inmobiliario para ser vecinos en un complejo de Dorrego. Allí hicieron sus casas, que luego dejaron. "Cornejo dijo una vez que confiaba en dos personas. En el ‘Lauti' y en Tadeo", dicen los radicales allegados a Tadeo. Como ocurrió cuando el mismo Zalazar fue ungido por Cornejo como candidato a intendente, ahora espera. La paciencia, a veces, es una buena estrategia política. La fidelidad política del intendente de Godoy Cruz, que roza la obsecuencia, le da garantías a Cornejo para no tener problemas en mantener el poder interno.

En las placas. Martín Kerchner es el precandidato que más rápido se largó. Goza de total confianza de Cornejo en lo técnico y político: es quien le llevaba los datos en la previa a ser gobernador, el cerebro de muchos de los ejes del gobierno (sobre todo en lo financiero) y el propio Cornejo no le puso reparos a su lanzamiento político. Claro que en ese "dejar hacer" hay una trampa: la decisión del Gobernador no dependerá de quien haga más aspamento, sino de quien mida mejor en las encuestas. El cambio de ministerio para tener más protagonismo, las repetidas apariciones en cualquier acto público y la calidad de "embajador" que Kerchner ha tenido en muchos actos alientan su autoestima política. En contra le juega la falta de estructura política propia y cierta antipatía interna que genera él en sectores del radicalismo, incluido Godoy Cruz. Igualmente, explican sus allegados, Kerchner tiene garantizado "el broce" con Cornejo.

El compinche. El otro que está en carrera y tiene alguna ventaja por estar en la principal vidriera es Rodolfo Suárez. El intendente de Capital se sintió liberado desde que pudo manifestar su simpatía con Cornejo y Macri y es el más "Pro" de los radicales. Pero con Cornejo lo une una relación particular desde la infancia que compartieron en San Carlos. Claro que esto no es una novela romántica, sino un cuento político. Aunque la vidriera de Capital es importante, no es garantía de tracción electoral: el peso de ese departamento es mínimo y la mala experiencia del Viti en su carrera por la gobernación es una señal. Suárez ha construido y está en carrera. Pero no irá contra la voluntad de Cornejo. Aunque es el presidente del partido, reconoce el liderazgo político del Gobernador.

Cobos, De Marchi y ¿Quién? Julio Cobos es el único dirigente que puede ser competitivo por sí solo y su mención genera ruido en cualquier lado. Cornejo relativiza ese poder, pero igual ambos se miden. Aunque están distanciados políticamente y no son la yunta que eran cuando se fueron con el kirchnerismo, es difícil que se enfrenten. El coqueteo del ex vicepresidente con la candidatura a gobernador exita a los cobistas, que tras más de una década de oportunidades no pudieron armar una estructura política sólida que exceda al propio Cobos. Omar De Marchi sí tiene un armado propio, aunque mucho más humilde que lo que ostenta el radicalismo. Pero corre con el caballo del comisario nacional.

El camino es largo y todo puede cambiar. Pero también se mantiene un riesgo: como les ocurre a los músculos inflados por los anabólicos, un gobernador que llega sin entrenamiento también puede sufrir la atrofia.