Empleados de Télam tomaron la sede en rechazo a los despidos

Ante el despido de 350 trabajadores, el gremio llamó a un paro y tomó pacíficamente los edificios de la entidad estatal.
Avatar del

MDZ, Nacionales

1/5
Empleados de Télam tomaron la sede en rechazo a los despidos(Twitter)

Empleados de Télam tomaron la sede en rechazo a los despidos | Twitter

Empleados de Télam tomaron la sede en rechazo a los despidos(Publicada por La Nación)

Empleados de Télam tomaron la sede en rechazo a los despidos | Publicada por La Nación

Empleados de Télam tomaron la sede en rechazo a los despidos

Empleados de Télam tomaron la sede en rechazo a los despidos

Empleados de Télam tomaron la sede en rechazo a los despidos(Publicada por La Nación)

Empleados de Télam tomaron la sede en rechazo a los despidos | Publicada por La Nación

Empleados de Télam tomaron la sede en rechazo a los despidos(Twitter)

Empleados de Télam tomaron la sede en rechazo a los despidos | Twitter

Cientos de empleados de la agencia estatal de noticias Télam mantienen la sede central ocupada en rechazo a los 350 despidos anunciados por el directorio del organismo y respaldados por el titular del Sistema Federal de Medios, Hernán Lombardi.

Luego de conocerse esta mañana la decisión del directorio de Télam que implica el despido de 350 empleados, la Comisión Gremial Interna del organismo, dependiente del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBa), convocó una asamblea en la cual se decidió realizar una huelga por tiempo indeterminado que incluye la toma pacífica de los dos edificios que componen la sede central en la ciudad de Buenos Aires.

Los empleados desvinculados recibían por estos días telegramas que indicaban que se prescindía de ellos en la nueva estructura de la empresa, y que tenían su liquidación correspondiente a disposición.

Por el contrario, aquellos que "siguen en carrera" recibieron un correo de RRHH en el que se les indicaba que eran parte de la "nueva agencia" y que contaban con ellos para el proyecto a futuro de la compañía.


El Directorio de Télam, a cargo de Rodolfo Pousá y Ricardo Carpena, había emitido un comunicado en el que anunciaba los despidos, que afectan al 40% del total de la planta, aduciendo recortes presupuestarios causados por la 'sobrepoblación' de trabajadores que realizan tareas en la agencia de noticias, muchos de ellos incorporados en la gestión kirchnerista.

"Como tantos organismos y empresas del Estado, la agencia que heredamos también fue víctima de la irresponsabilidad y del desmanejo del gobierno anterior, que utilizó lo público para fines político-partidarios" fue la comunicación oficial que hizo el Sistema Federal de Medios Público.

"En 2003, la Agencia contaba con 479 empleados; en 2015, antes de que asumiera el nuevo gobierno, Télam había duplicado su plantilla y alcanzó los 926 empleados. Seis de cada diez ingresos fueron contratados para tareas periodísticas. Sin embargo, la mayoría de las incorporaciones no contaban con formación ni experiencia en el área. Confundieron periodismo con propaganda partidaria", añade el comunicado. 

Desde el Gobierno ven este recorte como una crónica anunciada. El titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi , había quedado rezagado en el programa de ajustes que instrumentaron todos los ministerios. Pero el recorte a los gastos públicos iniciado tras la crisis cambiaria le marcó los tiempos.

Por su parte, en SiPreBa esperan mantener el reclamo, con paro y tomas incluidos, mientras recolectan apoyos de las delegaciones gremiales de otros medios de comunicación y organismos sociales y de derechos humanos.

Debido a las medidas de fuerza, el servicio de cables de Télam se encuentra temporalmente suspendido.

El comunicado del Directorio de Télam

Como tantos organismos y empresas del Estado, la Agencia Télam que heredamos también fue víctima de la irresponsabilidad y del desmanejo del gobierno anterior, que utilizó "lo público" para fines político-partidarios.

En 2003, la Agencia contaba con 479 empleados; en 2015, antes de que asumiera el nuevo gobierno, Télam había duplicado su plantilla y alcanzó los 926 empleados. Seis de cada diez ingresos fueron contratados para tareas periodísticas. Sin embargo, la mayoría de las incorporaciones no contaban con formación ni experiencia en el área. Confundieron periodismo con propaganda partidaria.

El abuso sistemático fue tal que en aquellos años incluso se utilizó el reparto de la pauta publicitaria de forma arbitraria y abusiva, confundiendo la labor periodística con las campañas políticas y manchando a la Agencia con casos de corrupción.

Desde que asumió el nuevo directorio, en enero de 2016, nos encontramos con una Agencia en una situación económica y financiera compleja y delicada. Sobredimensionada en cantidad de gente, desarticulada desde lo administrativo y muy desprestigiada en lo periodístico. Por ello nos propusimos hacer de Télam una agencia de noticias confiable y respetada en la Argentina, haciéndola más austera y eficiente con los recursos del Estado.

En dos años y medio fue mucho lo que avanzamos. Se lograron poner en orden los números dudosos heredados, se mejoraron los contenidos con información confiable y se hizo una fuerte apuesta e inversión en nuevas tecnologías. Aumentó la cantidad de abonados y se sumaron clientes a nivel internacional que volvieron a confiar en Télam.

Sin embargo, la oposición demostrada por 44 delegados sindicales, que realizaron 61 medidas de fuerza en dos años y medio, pone en evidencia el hostigamiento del que fue víctima el directorio en una empresa del Estado que paga puntualmente los salarios, respeta las leyes y los convenios laborales y preserva las condiciones de trabajo.

Así construyeron un complejo entramado sindical, empresarial y legal para mantener cautiva a la agencia y coartar el trabajo libre de los verdaderos periodistas que se desempeñan en la empresa. Pretenden apropiarse de la línea editorial de la agencia pública de noticias como si fuera un botín político.

El esfuerzo de dos años y medio por profesionalizar la empresa siempre chocó con un grupo que confunde privilegios con derechos. Hoy, las decisiones de la Justicia nos permiten avanzar.

En el camino de modernizar y de profesionalizar la empresa, y luego de una minuciosa evaluación en cada área, hemos decidido desvincular a empleados que no responden al perfil que buscamos para una agencia pública de noticias que debe avanzar hacia un mejor y eficaz funcionamiento.

A esos empleados se les envió la carta documento correspondiente el viernes pasado y se les pagará la indemnización que establece la ley.

La nueva Télam será una agencia moderna, confiable y multiplataforma; líder en el mercado informativo nacional y regional, con proyección internacional, recuperando el orgullo de ser una empresa pública argentina y reconocida en todo el mundo por su confiabilidad.

Télam tiene futuro y seguirá informando.

El directorio de la Agencia Télam