El volantazo editorial de La Nación: suspicacias e inquietudes

Pocos leen las notas editoriales, pero tienen un peso específico en determinados niveles que más que preocupar, inquieta al gobierno mendocino.
Avatar del

Gabriel Conte

1/3
El volantazo editorial de La Nación: suspicacias e inquietudes

El volantazo editorial de La Nación: suspicacias e inquietudes

El volantazo editorial de La Nación: suspicacias e inquietudes

El volantazo editorial de La Nación: suspicacias e inquietudes

El volantazo editorial de La Nación: suspicacias e inquietudes

El volantazo editorial de La Nación: suspicacias e inquietudes

"Hemos ponderado en sendos editoriales medidas del actual gobernador de Mendoza, como han sido la disminución de la planta de personal, aunque mucho queda por hacer. También nos hemos referido, congratulándonos, de los avances notables en relación con la reducción del ausentismo docente, reducido a la tercera parte". Así se atajó el diario La Nación mientras trataba al gobernador Alfredo Cornejo de "autoritario" con un notorio delay: habló del intento de incluir la figura de la reelección en la Constitución y luego, tomó sobre el camino el proyecto de reforma de la Corte que incluye sumar dos ministros más para, según el argumento oficial, hacer funcionar el área penal con mayor agilidad, y rechazando -como lo hizo el autor del proyecto, el senador Juan Carlos Jaliff en la "Mesa MDZ" el jueves- la posibilidad fáctica de que se vuelva "adicta" por una serie de motivos que la diferencian de las Cortes del resto del país.

"Nos preocupan tendencias autoritarias del gobierno, que van desde la injerencia en la vida interna de los partidos que integran el frente gobernante en la provincia como los intentos de reformar la Constitución para incluir la reelección del gobernador, que de lograrse concluiría con la tradición republicana mendocina, que ha evitado el caudillismo propio de sociedades inmersas en el atraso y la pobreza", señaló la nota editorial del diario de los Mitre, en un notorio volantazo tras haberlo apoyado.

En el oficialismo local prefirieron no responder abiertamente, aunque las especulaciones que hacen son dos: una práctica de influencia política de mendocinos enojados con Cornejo y otra clásica del estilo conspiranoico.

En el primer caso, miran a los demócratas, con llegada a La Nación y con un mensaje lleno de naftalina. Tiene la misma "caligrafía" de aquella nota que armó y a la que le estampó la firma de dirigentes de Cambia Mendoza que no adhieren a la reforma de la Corte, además de mucho Liquid Paper y un firmante arrepentido. "La pueden haber leído tarde", comprenden y aguantan algunos cornejistas.

Pero del otro lado, dentro del frente y no necesariamente los radicales, creen que puede haber un mensaje desde el macrismo. "Ya le pegó bastante Marcelo Longobardi desde Mitre por no cuadrarse como presidente de la UCR ante Macri", dicen por lo bajo, aunque, a ciencia cierta, no creen que La Nación esté operando de esa forma, al menos, desde la zona editorial.

En definitiva, el hecho se vivió como una anécdota que por supuesto no gustó a algunos y estimuló a otros, aunque también deja al descubierto a los que solo tienen esos dos temas como sustento de su vigencia política, según observan desde el oficialismo.

La respuesta venenosa que acuñó la militancia fue: "¿Demócratas y La Nación acusando de autoritarismo a quién?". ironía al 100 por ciento, aunque con un toque de pasado símil La Cámpora.

A la oposición no integrada a Cambia Mendoza, les pareció un aporte genial que serían incapaces de haber conseguido per se. Y por lo tanto, mientras se reconfiguran los grupos de poder político, lo disfrutaron, comentaron e integraron a su lista de guiones de campaña.

Así se vivió el tema en Twitter: