El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra"

El co conductor de "Los Leuco" arremetió en su vehemente columna editorial por el canal TN en contra de Hugo Moyano. Mirá el video.
Avatar del

Medios

1/6
El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra"

El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra"

El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra"

El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra"

El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra"

El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra"

El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra"(gentileza)

El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra" | gentileza

El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra"(gentileza)

El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra" | gentileza

El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra"

El video de Leuco contra Moyano: "Declaró la guerra"

"Moyano declaró la guerra" afirmó en su columna editorial del programa "Los Leuco" por el canal TN el periodista Alfredo Leuco, anoche.

En ese mismo espacio, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, redobló la apuesta contra el líder de Camioneros, Hugo Moyano, y aseguró la Justicia "está obteniendo información hasta de barrabravas" contra el líder sindical.

Afirmó, además: "Toda esta información que recibimos la tenemos de gente de adentro, de los mismos barrabravas que son parte de estructuras corruptas. También de los camioneros, que antes no se animaban a denunciar". Y consideró que "así se desarman estas organizaciones, desde adentro".

"La guerra de Moyano"

A continuación, el texto que subió Alfredo Leuco a su blog "Le doy mi palabra" y que fue leído en radio Mitre, sobre el mismo tema:

Se viene un choque de planetas. Hugo Moyano, el sindicalista con mayor capacidad de daño y movilización, le declaró la guerra al gobierno de Mauricio Macri. Asustado por la posibilidad de ir preso, el líder de los camioneros hizo declaraciones incendiarias.

Veamos que dijo Moyano:

- Que no se arrodilla ante nadie y que este gobierno se lo quiere llevar por delante porque se oponen a las reformas que perjudican a los trabajadores.
- Que Graciela Ocaña no es una hormiguita, es una cucaracha que nunca trabajó.
- Que convocaba a una gran marcha sobre plaza de mayo para el 22 de febrero.
- Que si tiene que ir preso le gustaría hacerlo en la celda de al lado Franco Macri, el padre del presidente.
- Que este gobierno no tiene ninguna capacidad para manejar la crisis económica y que los trabajadores van a hacer un esfuerzo por que esto termine con la menor violencia posible.
- Que Cristina tiene que volver al peronismo y que no le consta que ella sea corrupta.

Estas palabras cargadas de pólvora y amenazas demuestran que está dispuesto a patear el tablero y que no tiene problemas en sumarse al Frente para el Golpe que lidera Cristina Fernández de Kirchner y cuyos principales francotiradores son Eugenio Zaffaroni, Hebe de Bonafini y Luis D'Elía. No es casual que el comandante de La Cámpora, Andres "El Cuervo" Larroque se haya solidarizado con Moyano ante el avance de las investigaciones por corrupción que está padeciendo.

Es una extraña alianza entre gente que antes se odiaba. Porque Luis Barrionuevo, enemigo acérrimo de Cristina y bastante distanciado de Moyano durante mucho tiempo, también fue funcional a esta movida destituyente. Con su sincericidio habitual, Barrionuevo lo dijo con todas las letras: "No le pisen la cola al león", y recordó que ni Alfonsín ni De la Rúa pudieron terminar su mandato por enfrentar al sindicalismo.

Hubo reacciones de la sociedad democrática pero no fueron masivas ni contundentes. Marcos Peña, jefe de gabinete dijo que se trataba de una amenaza mafiosa y berreta. Esta mañana, Horacio Rodríguez Larreta calificó a esas declaraciones como "patoteras".

A favor de Moyano se puede decir que nunca acordó con ningún gobierno. Su metodología es el apriete y el bloqueo de empresas. Enfrentó a Menem, a De la Rúa, a Néstor al final, a Cristina y ahora a Macri. Sus afiliados son de los mejores pagos que hay entre los trabajadores y las prestaciones en salud y hotelería que reciben son superiores a la media de sus compañeros. Eso le da un alto grado de representatividad entre los camioneros pero un alto nivel de desprestigio en la mayoría de la sociedad que está harta de las patotas antidemocráticas que no respetan la soberanía popular de las urnas.

Macri debe saber que más temprano que tarde se viene la madre de todas las batallas. Es de vida o muerte política. Si el presidente logra disciplinar a Moyano y meterlo en el sistema republicano habrá conseguido lo que ningún presidente no peronista pudo en 90 años: entregar en el 2019 en tiempo y forma su gobierno. Incluso, si le va bien económicamente, hasta podría conseguir la reelección. Pero si ocurre lo contrario, si la economía cruje, si se multiplican los paros, los cortes de rutas y avenidas, el piquete a empresas y las marchas caóticas, Macri quedará debilitado y al borde de la destitución. Eso es lo que enseña la historia. Es el ejemplo que puso Barrionuevo: el que le pisa la cola al león del sindicalismo no termina su mandato.

Es gravísimo pero es así. Que el gobierno no se equivoque minimizando el tema. Que se prepare para combates durísimos y prolongados. Que busque aliados fundamentales entre los gremios como pueden ser los transportes o los gremios industriales y que establezca una táctica inteligente sobre la mesa de arena.

Macri no puede ir al choque contra Moyano solamente con la banda presidencial en el pecho. Porque el camión lo va a pasar por encima. Macri tiene que ir rodeado de su legitimidad democrática pero de una alianza social multipartidaria y multisectorial que quiera desterrar para siempre al sindicalismo extorsivo y corrupto. Ya mismo el gobierno de Cambiemos debería estar tejiendo ese tipo de acuerdos. En solicitadas, en actos callejeros, en ampliar su base de sustentación política con nuevas incorporaciones de dirigentes y con un gran acuerdo económico social donde estén todas las partes, empezando por los gremios más racionales, los empresarios, los líderes parlamentarios y la Iglesia junto a otras confesiones. Esa convocatoria amplia a defender las instituciones y la paz social sería un signo de fortaleza y no de debilidad como muchos piensan. Débil es que se aisla y se queda solo con sus banderas.

Un lugar clave en toda esta movida tiene que ocupar Graciela Ocaña. Ella fue la persona más votada de la Argentina y tiene una imagen impecable de honestidad y coraje. Cambiemos no la tiene que dejar sola. Se me ocurre que todas las mujeres generarían un hecho político de alto impacto si aparecen en una conferencia de prensa juntas: hablo de María Eugenia Vidal, Gabriela Michetti, Elisa Carrió, Laura Alonso, Gladys González, entre otras a las que se podría invitar a opositoras democráticas como Margarita Stolbizer, por ejemplo. Es solo una idea de alto impacto político.

Ocaña no es una cucaracha a la que se puede pisar fácilmente. Es una laboriosa hormiguita que investigó y denunció a los corruptos de todo tipo. Hace 7 años hizo una presentación por enriquecimiento ilícito contra Hugo Moyano y esa causa la tiene el juez Claudio Bonadio.

Ella no tiene miedo pero tiene que tener cuidado. En este país asesinaron a un fiscal de la Nación como Nisman que tenía todas las luces puestas sobre su figura por haber denunciado a la presidenta de ese momento. Eso significa que todo es posible. Que hay que estar alertas y con los ojos bien abiertos.

Moyano debería explicar porque vive como millonario mientras los camioneros por mejor pagos que estén, son pobres en su mayoría. Es tragicómico pero en la última declaración de la CGT, se critica a Macri por hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. Lo patético es que lo que decían eso (no todos por supuesto) son ricos y jamás hicieron otra cosa que ocupar cargos sindicales.
No quiero generalizar porque el que generaliza discrimina. Conozco dirigentes sindicales honrados y de manos limpias. Pero es cierto que frente a los delincuentes mafiosos y extorsionadores como Caballo Suarez, Pata Medina, Humberto Monteros y Marcelo Balcedo o Jose Pedraza, emiten opiniones muy débiles y llenas de eufemismos. No salen a repudiar a aquellos ladrones que mancillan el buen nombre de los gremialistas honrados. Y ese silencio es demasiado parecido a la omertá, a la complicidad o a una defensa corporativa.
Moyano debe probar que no es delito el mecanismo de su gremio que tiene como proveedores privilegiados a empresas de su esposa y de sus hijastros. El dice que eso no es delito. Veremos que dice la justicia. Como decía el general: dentro de la ley, todo, fuera de la ley, nada.

Moyano pateó el tablero y no dejó espacio para ninguna negociación. Le mojó la oreja al presidente Macri. Lo desafió a pelear. Por eso digo que se viene un choque de planetas. Una batalla por la libertad, la honradez y la democracia. Moyano y Macri, pronto subirán al ring y sonará el gong. Y alguien dirá: "Segundos afuera". Si gana Moyano y Macri tira la toalla, todos los argentinos quedaremos en la lona. Si gana Macri los argentinos tendremos una nueva oportunidad para construir juntos una democracia republicana con mayor justicia social e igualdad para todos y con todas las libertades vigentes. Quien quiera oír, que oiga.