Política Elecciones 2017

El rezo pagano de Cornejo para ganar poder el domingo

La campaña se apaga con poco brillo. El oficialismo quiere superar los 10 puntos de ventaja. La pelea está en San Rafael, San Martín y otros "santos". Los candidatos invisibles.
Avatar del

Pablo Icardi

1/2
El rezo pagano de Cornejo para ganar poder el domingo(Pachy Reynoso/MDZ)

El rezo pagano de Cornejo para ganar poder el domingo | Pachy Reynoso/MDZ

El rezo pagano de Cornejo para ganar poder el domingo(Pachy Reynoso/MDZ)

El rezo pagano de Cornejo para ganar poder el domingo | Pachy Reynoso/MDZ

La campaña se apaga y, con un resultado cantado, el oficialismo y la oposición pelean por algunos votos que puedan darle más o menos poder. Esos detalles, ajustes de último momento, no tendrán repercusión en el impacto mediático, pero sí lo pueden tener en lo político. Así, por ejemplo, esa diferencia puede significar que el Gobierno pierda la mayoría legislativa en la provincia y que le dé algo de aire a la oposición, tras dos años de monólogo en la Casa de las Leyes.

Si Cornejo pierde la mayoría, podría acelerar algunas iniciativas que aún le quedan en el tintero para que lleguen antes de mayo a ser sancionadas. Si no, tendrá un transitar más tranquilo hasta dejar el poder. Claro que a esta altura hablar de la legislatura es como abordar otro tema, pues se trata de candidatos invisibles: todos los partidos se abocaron solo a promocionar los candidatos a diputados nacionales y obviaron mencionar que se eligen 24 diputados provinciales y 19 senadores, además de la mitad de los concejales de todos los departamentos (menos San Carlos). Aunque sean candidatos escondidos, no lo serán tanto ejerciendo los cargos y Cornejo lo sabe. Fue allí, en la Legislatura, donde comenzó a construir su poder en 2011 y donde podrá mantenerlo aún cuando ya no esté en el sillón de San Martín. 

Para entenderlo hay que hacer un repaso rápido por la historia reciente. En 2011 Cornejo sabía que el "huracán Cristina" llevaría a la victoria al PJ en Mendoza y por eso le "cedió" la candidatura a Roberto Iglesias. A cambio, consiguió una amplia mayoría en las listas legislativas y el control partidario. Ese poder fue un martirio luego para el propio Francisco Pérez y también la plataforma para construir la sucesión en manos del propio Cornejo. Aunque por ahora nadie le discute el poder interno, para él es mejor hacerlo tangible con legisladores que le respondan. Ya se los dijo a todos: los últimos dos años en el cargo no serán para "esperar el reemplazo". Cornejo sabe que el día después será difícil para cualquier radical que aspire a tener proyección nacional. Si se dan los pronósticos, Cambiemos saldrá fortalecido y en particular el Pro (con María Eugenia Vidal y el propio Macri como ejes).

El rezo pagano de Cornejo

Fue una campaña pobre. No por los recursos gastados, sino por lo previsible. El oficialismo obvió a los candidatos, el peronismo trató de que los suyos tomen la voz de los que se quejan por el impacto de las medidas económicas y la pelea más álgida estuvo por el tercer puesto entre el Partido Intransigente y el Frente de Izquierda. La búsqueda por capitalizar el voto bronca generó matices distintos y también puede tener impacto en los de "arriba", pues hay quienes especulan que la aparición política de Protectora puede morderle algo de electorado a Cambia Mendoza porque tiene en público parecido: la clase media disconforme, con voto volátil, poco fiel.

Alfredo Cornejo es un ateo militante. Pero en las elecciones del domingo estará atento a los "santos". No por qué haya tenido algún brote de delirio místico, sino todo lo contrario. Es puro pragmatismo: el oficialismo busca ganar o al menos mejorar el desempeño en los distritos que son gobernados por el peronismo y donde en las PASO no tuvieron un buen resultado. San Rafael es el "botín" más deseado y más difícil. Santa Rosa y San Martín son trofeos menores pero deseados. El departamento gobernador por Jorge Giménez es el que más cerca ven para revertir el resultado. En todos los casos fue el propio Gobernador el que, tras las PASO, enfocó la campaña en esos distritos en los que les había ido relativamente mal. Incluso habíamos definido al Cornejismo como un fenómeno urbano, pues tuvo en el área metropolitana su base política para sacar 7 puntos de ventaja sobre Somos Mendoza.

Con ese resultado incómodo, porque esperaban una victoria mayor, Cornejo agitó la fusta ante los intendentes oficialistas y los obligó a hacer campaña para él. Y lo hicieron, por lo que no le quedarán más excusas internas. Ahora la expectativa que se plantean es superar los 10 puntos de ventaja. Según aseguran los allegados al gobernador, en las generales del domingo podrían sacar tres o cuatro puntos de ventaja más que en las primarias. El margen le daría más aire, pero no le alcanzaría para revertir departamentos donde el PJ sigue siendo fuerte, como Maipú y el propio San Rafael.

Gastos y enojos

Los discursos estuvieron acotados a poquitos temas y a improntas más que a ideas. En ese esquema guionado, los principales candidatos se irritaron con facilidad. Por preguntas incómodas, por datos sobre su patrimonio, por información sobre el origen de los fondos de campaña, y varios etcéteras más. Omar Félix se enojó cuando se difundió la cantidad de hectáreas que posee y aseguró que la mayoría las heredó; sin recordar que él es funcionario público desde hace más de 25 años e incluso su padre fue intendente tres veces. En el oficialismo también hubo broncas cuando se difundió que era la fuerza política que más dinero había gastado en la campaña y que todo se había manejado con dinero en efectivo, contradiciendo las recomendaciones de organismos dedicados al control de la transparencia.

Lo llamativo, en una época donde desbordan los discursos sobre el control y la transparencia, que así como los candidatos provinciales son invisibles, también lo son los controles. Es que no hay ningún seguimiento de los gastos de campaña en la provincia. En las PASO solo el oficialismo presentó la documentación y en la Junta Electoral buscaban argumentos para no hacerse cargo de esa auditoría.