Política El 20% del personal pidió licencia

El plan de la Justicia para terminar con las licencias truchas

El Poder Judicial firmó un convenio con OSEP para que la obra social realice un seguimiento del ausentismo a través de sus juntas médicas.
Avatar del

Mariano Bustos

1/4
Jorge Nanclares junto al subsecretario de Justicia, Marcelo D'Agostino(Alf Ponce / MDZ)

Jorge Nanclares junto al subsecretario de Justicia, Marcelo D'Agostino | Alf Ponce / MDZ

El plan de la Justicia para terminar con las licencias truchas

El plan de la Justicia para terminar con las licencias truchas

El plan de la Justicia para terminar con las licencias truchas(Alf Ponce / MDZ)

El plan de la Justicia para terminar con las licencias truchas | Alf Ponce / MDZ

El plan de la Justicia para terminar con las licencias truchas

El plan de la Justicia para terminar con las licencias truchas

Ayer por la tarde, el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Nanclares, firmó un convenio con la Obra Social de los Empleados Públicos. El objetivo es que OSEP realice un seguimiento del ausentismo en el Poder Judicial para "detectar de manera temprana y eficiente las enfermedades que puedan afectar a los trabajadores". Sin embargo, la medida apunta principalmente a terminar con posibles abusos por parte de los empleados y magistrados.

"Pretendemos eliminar las licencias truchas de certificados médicos complacientes firmados con irresponsabilidad, incluso a sabiendas que certificar enfermedades que no existen es un delito", admitió Nanclares a MDZ. Esto adquiere mayor relevancia luego de casos emblemáticos como el de la fiscal "viajera" Anabel Orozco. 

En este sentido, el convenio que se firmó con OSEP tiene el doble objetivo de brindar una mejor atención médica a los empleados y al mismo tiempo desincentivar el pedido de licencias en casos en los que no corresponda. "De las 3.500 personas que trabajan en el Poder Judicial, en los primeros seis meses del 2018 cerca de 700 han pedido licencias. Es decir, un 20%", destacó Nanclares y confesó que el número es elevado.

  "No es una medida de persecución de los trabajadores, sino monitorear el estado de salud", aclaró.  

Un dato que encendió las luces de alarma en la Suprema Corte fue la cantidad de pedidos de licencias psiquiátricas que ingresaron por parte de personal al cual se le había cambiado de función debido a las reformas judiciales implementadas en los últimos dos años. "Cuando se pasó a los empleados a una función judicial o se hizo un cambio de horario se generaron pedidos de licencia por diferentes motivos", admitió el presidente de la Corte.

Para poder mejorar el control de esas licencias y el seguimiento del ausentismo de magistrados, se rubricó un acuerdo con OSEP para que intervengan las juntas médicas de la obra social. Esto sirve para descomprimir el trabajo de la junta médica del Poder Judicial, compuesta solo por un psiquiatra y dos médicas clínicas.

Nanclares remarcó que se trata de "una experiencia piloto" y aclaró que el convenio se extiende entre el 1 de agosto y el 31 de diciembre, cuando realizarán una evaluación para analizar los resultados. "Tomando como ejemplo lo que ocurrió en OSEP al aumentar el control, somos optimistas. De cientos de licencias psiquiátricas que pedían los empleados, el número bajó a 9", manifestó el supremo.

Por último, aclaró que esto no busca poner bajo sospecha las licencias solicitadas por los empleados. "No queremos generar sospechas de que se burlan las licencias. Lo importante es que si es real el índice de afectación psicológica, tendremos que plantearnos la razón y buscar la manera de mejorar la salud de los trabajadores", concluyó.