El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical, antidoping para funcionarios y gestos dentro del peronismo. Encuestas: ¿Tadeo o Kerchner? ¿Caciques o jóvenes para el PJ?
Avatar del

Equipo de Política de MDZ

1/7
El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping(MDZ)

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping | MDZ

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

El (otro) Loco Julio, la telaraña radical y un antidoping

La última, ha sido una semana de gestos de supervivencia.

Estamos vivos 1

Esta fue la semana en que reapareció el peronismo. El escenario fue la celebración del millón y medio de kilos de fruta que logró procesar la planta pulpera de San Rafael, con Emir Félix como anfitrión y los intendentes Alejandro Bermejo (Maipú), Roberto Righi (Lavalle) y Martín Aveiro (Tunuyán) como compañía. Solo faltó Jorge Omar Gimenez, de San Martín. Un dato más: también pasó por el multitudinario acto Eduardo Sancho, presidente de Fecovita, pero también ex precandidato a gobernador del PJ. Lo curioso es que este movimiento de fichas no les resultó ingenuo al resto de los peronistas, que creían que la cúpula actual del partido, tras la derrota, dejaría el camino abierto a otra gente para no volver a perder en 2019. La cuestión es que "el candidato o la candidata joven" que otros sectores del peronismo empezaban a pensar quedaron expectantes. ¿Quieren competir por todo una vez más los mismos? ¿O solo quieren marcar la cancha para entregar las candidaturas a cargos ejecutivos a cambio de los legislativos, más seguros?


Estamos vivos 2

 MDZ contó que Julio Cobos se había anotado por default en la carrera por la sucesión de Alfredo Cornejo en 2019. Eso generó que muchos otros medios lo buscaran, aunque él no quiso hablar del tema y se limitó a difundir condolencias por una semana trágica para la cultura y los medios. Pero su salida a combate es una señal de vida, aun cuando no posee estructura interna. Lo hizo probablemente por varios motivos que se explicarán más adelante, pero su aparición hizo que levantaran la cabeza unos cuantos más y que otros decidieran agacharla definitivamente. Este sábado le cayó de visita al intendente al que los radicales temen que Omar de Marchi les "pase por el medio" en la disputa por la gobernación por Cambia Mendoza. Fue a la Vendimia y a Feriagro y se mostró con el intendente:

Estamos vivos 3

 A falta de escenario en su propio partido, la vicegobernadora Laura Montero se fue hasta la pulpera de los Félix en San Rafael. Posiblemente haya leído nuestra nota sobre el tema y se fue, no más. La recorrió con el intendente Emir Félix, que se prestó para las fotos del equipo de comunicación que no se le despega a la segunda autoridad de la provincia. Por cierto, Montero -como Cornejo- no cuentan con la posibilidad de reelección. Tampoco la Constitución le permite luchar por la gobernación. Se mostró, de todos modos, hiperactiva y volvió a su San Rafael acompañada por el diputado nacional Federico Zamarbide, que tiene un pie con Cornejo y otro con ella en la conformación interna partidaria.

Estamos vivos 4

 Vivo y en carrera. El "hiperministro" de Economía, Infraestrutura y Energía, Martín Kerchner, sigue recorriendo la provincia. Así como Emir Félix encontró el look de la especie de "gorra de ducha" para cubrirse la cabeza y aparecer en las fotos sumergido en el trabajo, Kerchner empezará a aparecer con casco. Sirve. Da idea de acción y construcción. Y hay que reconocerle al peronista Jorge Tanús en haber sido el primero. Pero su acción de comprar cientos de cascos fue bastante exagerada porque, en realidad, se notó que eran un disfraz y no un método de seguridad e higiene. Como lo contó MDZ, el desbarbado Kerchner recuperó protagonismo. Su gente, los funcionarios de su equipo, se están mostrando dispersos en todas las acciones del gobierno porque, de algún modo, así lo ofrece la amplitud de la cartera que dirige. Pero es inversamente proporcional a lo que les sucede a otros ministros que se ven ensimismados en la tarea. Kerchner juega con los intendentes, los propios y los ajenos y aunque sabe que juega por la gobernación con el "caballo del comisario", también sabe que Cornejo no definirá la dirección de su dedo hasta último momento, el año que viene. Éste, será de exposición constructiva con riesgo de "spameo", pero necesita que la gente lo localice a la hora de las encuestas.

"El (otro) loco Julio"

Como ya lo hemos contado, el hecho de que Julio Cobos emergiera desde el ostracismo de su banca en el Senado de la Nación para insinuar desde los costados que está disponible para ser precandidato a la gobernación, le arruinó las vacaciones a varios. Creídos y descreídos, se movilizaron, "por lo que puta pudiere". Había que confirmar la especie y fue confirmada. Entonces, había que estudiar la jugada de ajedrez, pero saben que Cobos juega a las bochas cuando de política se trata. Entonces, empezaron  activarse las usinas. Mal engrasadas por ser un año no electoral, algunas se esforzaron por lanzar uno u otro rumor al punto de que el entrecruzamiento genera una telaraña interesante para recorrer (lógicamente siendo la araña y no la mosca). A saber:

- Se lanza a la gobernación creyendo que el cornejismo puro no tiene un candidato instalado con tanta fuerza como él y que, de última, si el fue el vicepresidente de Cristina, Cornejo fue quien armó el radicalismo K.

- No quiere ser candidato. En realidad, está encubriendo el lanzamiento de Marcelino Iglesias, que mide bien en las encuestas y que es cobista con buena relación con Cornejo. Pero si se lanza, politizaría una gestión que buscó "orden y progreso" sin crear grupos políticos en su comuna, por lo que pasaría a ser el flanco directo de muchos. A su reiterado "no" a la candidatura a la gobernación le responden que siempre dijo que "no" iba a ser candidato a intendente. Y ahí está.

- Mejor, que se largue ya. Desde el cornejismo y desde otros sectores de Cambia Mendoza se especula en que es bueno para ellos que Cobos se lance ahora para que se desgaste y se entretenga todo el mundo con él. Creen que Cornejo es mucho más potente y, aunque no vaya a la reelección (porque no puede) su candidato se impondrá con mucha fuerza y Cobos quedará "como un Ricardo Lagos" en Chile, según algunas opiniones.

- Los intendentes titubean, pero miran con cariño seguir. En general, aquellos que no son ni Daniel Orozco ni Marcelino Iglesias creen que Cobos tenga alguna chance. No confían en él y creen que todo es "parte del juego de la política" para remarcar un solo grito: "Estamos vivos". Y que no los jubilen anticipadamente.

- Cornejo no opina ni habla del tema. Deja que quien quiera ser candidato, se pruebe. Globos de ensayo. Ensayo y error. Este año que pase lo que tenga que pasar y recién el año que viene, el que mejor mida será candidato, según dicen los que creen conocerlo.

- Muchos siguen insistiendo, además, que Rodolfo Suarez debe probarse en la provincia. Como muchos siguen agitando la idea de un gobernador millennial, con Tadeo García Zalazar como bandera. Pero prefieren la paz de las encuestas a la ilusión de la ambición, porque esta última los puede dejar fuera de juego en forma temprana.

La opción óptima para los unos y los otros

Escuchado en un café: "Si en el peronismo logran instalarse como candidatos principales (léase: gobernador) la autodenominada ´gente joven´, eso les convendría tanto a ellos como a Cornejo y su Cambia Mendoza en un contexto en donde el actual gobernador aparece como nuevamente ganador". En criollo, están hablando del "paso al costado" para la carrera a la gobernación de "los de siempre", en referencia a los caciques comunales, para darle paso a una figura convencida de lo que piensa, movilizadora de jóvenes e identificada con el único liderazgo fuerte del peronismo nacional, CFK, o sea, Anabel Fernández Sagasti. Entre los suyos y entre los que gobiernan se saborea la idea de una pelea de este tipo. En La Cámpora le llaman "darle batalla a la derecha". En Cambia Mendoza lo verían como un enfrentamiento directo con Cristina Kirchner, devaluada y derrotada en el país, la provincia de Buenos Aires y Santa Cruz. Les conviene a todos, porque ese grupo particular del peronismo lo que está haciendo es un vivero de dirigentes para el 2023 y toda batalla como la mencionada le subiría las acciones.

Recuperar la autoestima

Todos los partidos, devaluados como tales, buscan que sus dirigentes recuperen la autoestima en los municipios en donde si les va bien, el intendente los excluye y los deja fuera de cargos importantes. Pasa en las comunas peronistas y en las radicales. Pero también este problema de autoestima jode en los partidos que no gobiernan y que son convidados de piedra del electorado. Así, ya se han visto las escenitas de celos de los demócratas contra el pater familia Cornejo. Viejos ya, aparecieron con rebeldías adolescentes en búsqueda de una nueva identidad. O es ímpetu o decrepitud y en esa disyuntiva se encuentran. Le pasa a la izquierda, que se quedó sin la banca en el Congreso a manos de una alianza rara y mediática que representó más a consumidores que a ciudadanos.Y hasta en estos últimos hay una crisis de autoestima, cuando ven lo que han llevado a las cámaras y escuchan que van surgiendo críticas a su forma de construir poder con cualquiera que se les quiera sumar.

Los gansos. Están los furiosos, que pican y los mansitos, domesticados. Los primeros tienen a Carlos Balter de líder, con su fiel alfil Marcos Niven. Van con todo, por todo y contra todo, arriesgando la marca PD en su desembarco político que estudiaron hacer durante los últimos 20 años. Los enfrentan los miembros del PDqG, los "gansos que gobiernan": allí está Richard Bataggion, Josefina Canale, Oscar Sagás y Diego Arenas, entre otros. Los primeros tienen la manija del gobierno de su partido, que sin alianzas es posible que no pase las Primarias. Los otros gobiernan en la gestión pública, pero no el partido. Es una situación extrañísima, porque juntos serían dinamita, pero separados son un chasqui bum.

Los radicales. Pasó en las últimas elecciones. Está en el ADN radical que, si gobierna un peronista que les da cargos, son amigos y no se preocupan por ganar: menos responsabilidad, partido chico, pocas caras nuevas que embromen y "vamos p´alante". Eso venía pasando en algunas comunas hasta que Cornejo envió a sus ministros a decirles que no solo podían ganar y gobernar, sino que "debían" hacerlo o serían desheredados del poder. Entonces, ganaron en dos lugares en donde todo parecía acordado para que no sucediera: San Rafael y San Martín, por ejemplo. En Tunuyán fue imposible. Aun con el intendente Martín Aveiro (PJ) peleado con Patricia Fadel, su mentora política, los radicales "se esforzaron por perder", divididos en una docena de sectores y sin liderazgos claros, según se quejan en la Casa de Gobierno. Otros dos que fueron retados fueron el alvearense Walther Marcolini y el tupungatino Gustavo Soto: tras un traspié en las PASO, recuperaron con creces terreno en la general.

Los peronistas. "No hay nada mejor que tocar fondo para salir adelante con energía", contó un viejo dirigente partidario. El asunto es que desde el fondo del pozo no pueden salir porque las paredes están enjabonadas, por ellos mismos. Solo los alienta una posibilidad de reinstalación nacional de su fuerza. Por ello, puede verse en las redes tanta algarabía de sectores tan diversos como los camporistas, los más ortodoxos, los anti k o los aliados no peronistas del kirchnerismo con la reunión entre massistas, randazzistas y kirchneristas. Festejan un intento, no un logro. Y es raro lo que se junta en ese intento. Por lo menos, no es "lo nuevo". Así y todo, hay experimentos en los municipios para poder recuperarse y casi todos los que asoman la cabeza con gusto, aunque estén disparando, son kirchneristas. Los que no lo son, siguen dando explicaciones de la derrota o buscando refugios en imaginativas fórmulas de integración a alguna rama del generoso árbol del PRO, que ya ha largado varios brotes peronistas.

La izquierda. Tiene en Sebastián Henríquez a su nueva estrella. Sin embargo, parece ser más personal que orgánico. Respetado por la honestidad en su origen sindical junto a los docentes de Godoy Cruz, haber ganado la conducción provincial en función del desastre de sus antecesores también parece hacerlo tambalear. No lo apoyan los opositores internos y gobernar el SUTE es dificilísimo, con los antecesores enquistados, con la urgencia de las peleas salariales y la necesidad de purgar la burocracia del sindicato, todo a la vez. 

El PRO. Tiene un quilombo bárbaro en Mendoza, pero buscan construir una experiencia local "ecumenista". A los empresarios fundadores, que soñaban con una fuerza de este tipo, se les han sumado corrientes "populares" de gente que fue quedando disponible tras fracasos en otros partidos. Entonces, la precandidatura a gobernador de Omar de Marchi los está, más que animando, obligando a subir la autoestima en cada comuna, por el intendente, solo con los votos propios de Luján, no llegará a ninguna parte. Sin embargo hay tantos llamados a la unidad como a la aclaración de las cuentas pendientes, en un empate que empantana, pero que deberían romper a tiempo para que Cornejo y el radicalismo no los licúe como al PD.

El enrarecimiento del clima político

Ineludiblemente, poco antes de que el bronceado se borre de los rostros de políticos y sindicalistas, volverán las disputas. A falta de argumentos, llegarán las puteadas. Y a falta de apoyo a esos insultos, llegarán las propuestas descabelladas, insultantes o desacreditantes, que siempre funcionan para romper y generar caos, pero que, al final, distraen del tema principal. 

¿Rinoscopías para todos (y todas)?

Eso le puede pasar al ya mencionado Sebastián Henríquez, del SUTE, que posteó en su perfil de Facebook una propuesta que lo saca del área de reclamo salarial y lo pone en otro lado. Pide un "antidoping y exámenes de aptitud para gobernar". ¿Está diciendo que hay gente drogada en el gobierno? Sostiene que "los docentes ya los tienen, pero para ejercer la docencia. A los dirigentes sindicales no se les exige ni lo uno ni lo otro. ¿Se sumarían a lo que propone Henríquez? 

Lo curioso es que el sindicalista podría estar escupiendo para arriba, a juzgar por el pedido que hace una ONG. Desde la Asociación Antidrogas de la República Argentina, a cargo de Claudio Izaguirre, se solicitó que sean realizados estudios clínicos para detectar presencia de sustancias como alcohol, marihuana o cocaína a docentes primarios y secundarios. "No estamos exigiendo que se inicie una persecución a los docentes, sino que el Estado genere las herramientas para brindar asistencia a quienes padecen el drama de las adicciones en las escuelas", dijo. Pero añadió: "Nuestros estudios indican que el 12% de los docentes presentan problemas graves de adicción al alcohol, la cocaína, la marihuana y las pastillas de diseño, entre otras. Cabe decir que no se puede eludir esta realidad argumentando que el consumo es del ámbito íntimo y privado de las personas, porque los docentes están a cargo de niños durante muchas horas".

Polémico.