Política Organismos de control

El organigrama del "Frankenstein" que investiga al Gobierno

La Oficina de Investigaciones Administrativas y Ética Pública funciona en dos edificios con gente prestada. Hoy se conoció el organigrama al que aspiran llegar.
Avatar del

Mariano Bustos

1/6
El organigrama del

El organigrama del "Frankenstein" que investiga al Gobierno

El organigrama del

El organigrama del "Frankenstein" que investiga al Gobierno | Alf Ponce / MDZ

El organigrama del

El organigrama del "Frankenstein" que investiga al Gobierno | Archivo/MDZ

El organigrama del

El organigrama del "Frankenstein" que investiga al Gobierno | Alf Ponce / MDZ

El organigrama del

El organigrama del "Frankenstein" que investiga al Gobierno

El organigrama del

El organigrama del "Frankenstein" que investiga al Gobierno

Un nuevo ente de control nació en el Estado provincial y está luchando para contar con vida propia. Hasta el momento, la Oficina de Investigaciones Administrativas y Ética Pública solo cuenta con un Auditor, Gabriel Balsells Miró, un puñado de empleados repatriados de otras dependencias y dos edificios prestados para que puedan trabajar. Sin embargo, este martes se publicó en el Boletín Oficial el organigrama que debería tener el órgano que vio la luz luego de la sanción de la Ley de Ética Pública en agosto del 2017. En total, aspiran a contar con 30 empleados, pero para ello necesitan que en 2019 les aprueben presupuesto.

"Lo que estamos peleando ahora es la autonomía financiera, porque no tenemos presupuesto", manifestó el auditor de la oficina Gabriel Balsells Miró. Con ese objetivo es que sacaron un organigrama tentativo pensando en el tratamiento del presupuesto 2019. En este sentido, aclaró que hoy están lejos de contar con el personal necesario y aspiran a que la Legislatura y el Gobierno le den luz verde al pedido para contar con las herramientas necesarias para ser frente a los objetivos que se siguen acumulando. 

"Nosotros entramos como Unidad Legislativa en artículo 2 del Presupuesto del Senado. Luego tiene que elevarse al Ejecutivo para que lo incorpore en la pauta de gasto del 2019", explicó Balsells Miró.

Pese a que entre sus funciones aparecen las de investigar irregularidades administrativas en el Estado, llevar las declaraciones juradas de funcionarios, gremialistas y proveedores del Estado, y ser autoridad de aplicación de la ley de Acceso a la Información Pública, hoy la oficina funciona con una "guardia mínima".

En concreto, además de Balsells Miró, se sumaron en comisión cuatro funcionarios de Fiscalía de Estado y otros cuatro empleados provenientes de la Legislatura. Ellos, más tres abogados contratados, completan la nómina de personal. Otro inconveniente es que la Oficina de Investigaciones Administrativas, pese a tener solo 11 personas, funciona en dos edificios diferentes.

"Hoy nos estamos acomodando pero creo que nos hemos ordenado bien. Ya se están tramitando los expedientes y avanzamos en un nuevo sistema informático", aclaró Balsells Miró. En la actualidad, el auditor tiene su oficina en la calle Patricias Mendocinas 1251, mientras que la Dirección de Investigaciones Administrativas y Asuntos Judiciales, a cargo de Javier Fernández, tiene sede en la calle Gutiérrez 51.

Fernández es uno de los cuatro integrantes de Fiscalía de Estado que armaron las valijas para entrar a trabajar a este flamante organismo que, si bien se anunció con bombos y platillos, recién ahora comienza a tomar forma. La figura de Fernández no será menor, ya que en caso de ausencia del auditor él actuará como subrogante. Años atrás, subrogó la Fiscalía de Estado tras la destitución Joaquín de Rosas.

En concreto, Balsells Miró aspira a contar con un órgano de control integrado por 30 personas, número que dista bastante de los 128 empleados que tiene Fiscalía de Estado. La estructura que impulsan tiene además del auditor tres directores, tres subdirecciones, tres jefaturas, una oficina de mesa de entradas, un coordinador de relaciones institucionales y una secretaría privada. A ello se suman alrededor de 10 auxiliares entre administrativos y profesionales.

"A fin de organizar el trabajo y distribuir las responsabilidades de mis colaboradores, me avoco a analizar la estructura necesaria a los fines de poner en marcha la repartición, haciendo la salvedad que las previsiones que se contendrán en esta resolución son transitorias y de coyuntura, avizorándose que en un futuro deberán ser ampliadas a fin de poder procesar y sistematizar toda la información que se reciba en el área, como generar los procesos administrativos que la misma justifique", subraya en la primera resolución que firmó como Auditor.