El ministro internacional que subió cinco veces el Aconcagua

Se trata de Roger Valencia, el ministro de Comercio Exterior y Turismo de Perú. Escaló el coloso de América por diferentes rutas y hoy trabaja para unir a peruanos y argentinos con mejores conexiones aéreas.
Avatar del

Mariano Bustos

1/3
El ministro internacional que subió cinco veces el Aconcagua(Alf Ponce / MDZ)

El ministro internacional que subió cinco veces el Aconcagua | Alf Ponce / MDZ

El ministro internacional que subió cinco veces el Aconcagua(Alf Ponce / MDZ)

El ministro internacional que subió cinco veces el Aconcagua | Alf Ponce / MDZ

El ministro internacional que subió cinco veces el Aconcagua

El ministro internacional que subió cinco veces el Aconcagua

 Desde hace menos de un mes, las riendas del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo de Perú están en manos de Roger Valencia. Lo que a priori para los mendocinos es sólo una noticia internacional relacionada a la destitución de Pedro Pablo Kuczynski y la asunción de Martín Vizcarra como nuevo presidente, esconde un dato para nada menor. Valencia ha estado en varias oportunidades en la provincia y desde su lugar considera que Mendoza es un destino potente al cual Perú debe apostar.

"Tenemos la voluntad de construir nuevas puertas de entrada al país. Destinos muy potentes que ahora queremos traer mediante vuelos internacionales", expresó el funcionario durante el Perú Travel Mart 2018, un evento realizado en Lima para promocionar los atractivos turísticos del país incaico. Allí, el flamante funcionario remarcó que están conversando con diferentes aerolíneas y optimizando el uso de los aeropuertos para que cada vez más vuelos lleguen y salgan de su país.

Justamente, Mendoza le sirvió de ejemplo gracias al nuevo vuelo de Avianca que este mes comenzó a unir con siete frecuencias diaras Mendoza con Lima. "Nosotros vemos en Mendoza un destino muy potente. El turismo es de ida y de vuelta. Todavía muchos peruanos no conocen Mendoza", explicó a MDZ el funcionario.

Pero lo que sorprendió fue el conocimiento que tenía del territorio mendocino. No solo destacó la belleza de la "gran área productora de vinos" sino que admitió haber estado varias veces en la provincia. "Yo tuve la suerte de hacer cumbre cinco veces en el Aconcagua, por distintas vías", destacó el ministro andinista.

Por eso no es menor que el hombre que conduce el ministerio de Turismo considere a Mendoza como "un hub que  va a ayudar a conectar a distintos puntos con Perú".

Incluso, manifestó que así como los peruanos tienen buenas razonas para conocer la tierra del vino, lo mismo ocurre con Perú. "Por ejemplo, Uspallata es un nombre quechua. Por eso los invitamos a que vengan a conocer lo que tienen de nuestra historia. Van a descubrir mucho de lo que somos está en esta cultura que compartimos", remarcó y puso como ejemplo Puente del Inca.

"Que mejor que gastronomía y vino para hacer una alianza que va a ser muy importante entre los dos países", concluyó el funcionario.

Un momento político difícil

La salida de Pedro Pablo Kuczynski de la presidencia aún está fresca en la memoria de los peruanos. Al ser consultado sobre la situación política del país, en la que otros ex presidentes están procesados por corrupción, Valencia prefirió separar las cosas.

Primero, destacó la transición ordenada que se ha vivido entre la presidencia de  Kuczynski y la asunción de Martín Vizcarra. Para nosotros esta es la segunda parte de un mismo gobierno. Lo que hacemos es continuar", explicó y destacó la estabilidad institucional de Perú en los últimos 20 años.

Mientras tanto, al referirse a temas de corrupción evitó referirse a la decisión del Tribunal Constitucional de liberar al ex presidente Ollanta Humala. "Los otros temas son temas judiciales. Nosotros esperamos que la justicia sea expeditiva y que no se vulneren los derechos de las personas. Pero que al mismo tiempo que se custodie los derechos del país", remarcó Valencia al ser consultado por la situación de Humala. "Justicia que no llega velozmente no es justicia", concluyó.

Tanto Humala como su esposa Nadine Heredia estaban con prisión preventiva por recibir dinero de Odebrecht para la campaña. Pese a que luego de 9 meses de arresto el jueves el Tribunal Constitucional ordenó su liberación, recién el lunes recobrarían la libertad. Mientras tanto, un puñado de personas los esperan expectantes en las puertas de los respectivos centros de detención, pero la mayoría de la ciudadanía parece indiferente al tema.

Muchas personas afirman que en la política peruana existen hubo peores casos de corrupción que el que le adjudican a Ollanta Humala, pero aclaran que si hubo corrupción tiene que estar preso.