El inestable Jenga massista en Cambia Mendoza

Guillermo Pereyra afirma que su vínculo con Cornejo seguirá firme mientras le permitan disentir en ciertos temas. Se enoja cuando le dicen "diputado díscolo" y recuerda que ha apoyado al gobierno.
Avatar del

Mariano Bustos

1/4
El inestable Jenga massista en Cambia Mendoza

El inestable Jenga massista en Cambia Mendoza

El inestable Jenga massista en Cambia Mendoza(Alf Ponce / MDZ)

El inestable Jenga massista en Cambia Mendoza | Alf Ponce / MDZ

El inestable Jenga massista en Cambia Mendoza

El inestable Jenga massista en Cambia Mendoza

El inestable Jenga massista en Cambia Mendoza(Alf Ponce / MDZ)

El inestable Jenga massista en Cambia Mendoza | Alf Ponce / MDZ

Como en una partida avanzada de Jenga, la relación del Frente Renovador y sus aliados de Cambia Mendoza aparenta estar al borde del colapso. Cada pieza que se remueve, cada decisión que se toma en el partido de Sergio Massa, amenaza con derrumbar las alianzas tejidas en el año 2015. Pese a que la torre se encuentra tambaleando, el diputado Guillermo Pereyra aseguró que "si no lo echan" seguirá encolumnado detrás del gobierno de Alfredo Cornejo.

La situación es delicada desde el primer día y hasta ahora no se ha dado la ruptura que muchos creían inevitable. A diferencia de Cambiemos -donde se nuclean el PRO, la UCR y la Coalición Cívica- el frente oficialista mendocino incluye a partidos que a nivel nacional se oponen a Mauricio Macri. El Frente Renovador es un ejemplo, pero también aparecen otros como el Partido Socialista y Libres del Sur.

Sin embargo, una sucesión de sacudones se dieron esta semana sin que la estructura terminara de desplomarse. El primer movimiento agresivo lo realizó el intendente Jorge Difonso (FR), quien desafiando al jefe del Ejecutivo desdobló las elecciones municipales antes de que se aprobara la ley de reforma electoral. De esta manera, intentó escaparle a la nueva normativa, que impone a los departamentos las costas del proceso electoral.

"Difonso primereó al gobernador y ahora la Justicia deberá determinar quién paga. Para mí debería hacerlo el gobierno provincial", subrayó Pereyra y dijo que la maniobra del intendente de San Carlos fue legal e inteligente.

Pero ese no fue el único temblor que hizo mover el suelo. El miércoles el propio Pereyra votó en contra de la reforma electoral impulsada por Cornejo, obligando a que el presidente de la Cámara de Diputados Néstor Parés desempatara la elección.

"Votamos negativamente porque el proyecto no nos conformaba. El Gobierno dijo que antes de mandar el proyecto iba a hablar con representantes de los partidos políticos, pero conmigo no hablaron", manifestó el legislador y aclaró que el principal motivo del rechazo fue que no se quiso incluir la paridad de género.

Justamente, ese último punto fue el que desencadenó fuertes declaraciones de Malena Galmarini contra el gobernador Alfredo Cornejo. La esposa de Sergio Massa aseguró que al mandatario "no le interesan las mujeres" por incluir en la reforma la exigencia de la paridad de género. 

Por todo ello, el inestable Jenga se tambalea y algunos procuran apuntalarlo antes del colapso. "La continuidad dentro del frente oficialista se decide a nivel nacional con Jorge Difonso, Sergio Massa y otros referentes, pero nosotros no vemos nada malo en disentir con el Gobierno en temas puntuales", argumentó Pereyra justificando su actual posición.

No hay dudas de que la misma es frágil e implica cierta incomodidad para los participantes. Un ejemplo de ello es que para las elecciones primarias nacionales, que tendrán lugar en agosto, el massismo presentará una lista propia ajena al resto de sus aliados. "Es de manual. No podemos acompañar listas con candidatos de Cambiemos que van a apoyar al presidente Mauricio Macri. Nosotros necesitamos candidatos que formen parte del Frente Renovador", explicó Pereyra y dijo que este tema ya fue hablado y consensuado con Cornejo. Lo que todavía no está claro, es que harán para los cargos provinciales y si existirá una lista de unidad. 

"Somos respetuosos y hemos apoyado lo que teníamos que apoyar. No fuimos buenos con el gobierno al votar por la reconversión de la EPTM ni malos al oponernos a la reforma electoral", concluyó.

"Hoy una buena parte de la sociedad nos pide que estemos donde estamos", manifestó pero al mismo tiempo admitió que "parte del PJ se está dando cuenta de que no estábamos equivocados en lo que hicimos y que en el Frente Renovador hay gente e la que se puede confiar, discutir y que aporta mucho".