El fracking y el doble estándar del gobierno de Cornejo

Este lunes MDZ reveló cómo se aprobó la realización del "cuestionado" método de extracción de petróleo. La fractura hidráulica ni siquiera pasó por una audiencia pública, mientras a la minería se le demoniza y se le ponen "palos en la rueda".
Avatar del

Edu Gajardo

1/4
El fracking y el doble estándar del gobierno de Cornejo

El fracking y el doble estándar del gobierno de Cornejo

El fracking y el doble estándar del gobierno de Cornejo(publicada por Clarín)

El fracking y el doble estándar del gobierno de Cornejo | publicada por Clarín

El fracking y el doble estándar del gobierno de Cornejo

El fracking y el doble estándar del gobierno de Cornejo

El fracking y el doble estándar del gobierno de Cornejo(publicada por Clarín)

El fracking y el doble estándar del gobierno de Cornejo | publicada por Clarín

Si hay algo que a nadie le quedan dudas es que en Mendoza hay un doble estándar para muchas situaciones. No todo se mide con la misma vara y este lunes quedó demostrado una vez más.

Mientras a la minería (una actividad tan lícita como le petrolera y que puede actuar dentro de los límites de la Ley 7.722), se le pone freno, en el Ejecutivo provincial "entre las sombras" avanzan con la explotación petrolera a través de fractura hidráulica, también conocida como Fracking, la cual es cuestionada por los grupos ambientalistas.

Aunque los cuestionamientos a la fractura hidráulica y la minería me parecen injustificados, hay un tema que queda al descubierto. El Gobierno provincial que mide la llamada "licencia social" con distinta vara. 

No tuvieron problemas para darle curso al fracking justificando que no son pozos nuevos y así evitan una audiencia pública que puede agitar el avispero, pero de minería no hay que hablar porque es casi un pecado y no sirve para medir en las encuestas.

Sin duda muchos de los cuestionamientos al fracking son mitos o situaciones puntuales por falta de control, tal como ocurre con la minería, pero en el Ejecutivo ven de distinta forma las dos actividades. La razón es que una ya está instalada y creen que pueden seguir con ella sin meter demasiado ruido, mientras a la otra el mismo Gobierno le hace mala fama y la posterga su desarrollo sin argumentos técnicos.

Es que Mendoza y las arcas del Estado dependen del crudo y ya no alcanza con lo que se produce de petróleo convencional. La cuestión es que el no convencional no es posible, por ahora, sacarlo de otra forma que no sea con la fractura hidráulica. En palabras simples el fracking es romper la roca para que circule el crudo o el gas. Para eso se inyecta agua con arena y químicos.

Doble estándar

Acá tenemos dos situaciones similares y actuaciones distintas. Es que la llamada "licencia social" sólo corre para la minería y no para otras actividades que pueden ser cuestionadas, pero que el Ejecutivo necesita para mantener los números.

En Mendoza la Ley 7.722 prohíbe el uso de ciertas sustancias químicas en la minería y a eso no hay vuelta que darle fuera del ámbito judicial, pero aún así hay emprendimientos y proyectos que se pueden realizar en el marco de la ley vigente. Sin embargo, en el Gobierno siguen teniendo una visión "pequeña" y "desinformada" sobre la actividad y se frena o se cajonea.

Aunque no tengan razón los que cuestionan el fracking, la pregunta es por qué una actividad sí y la otra no. ¿Por qué si ambas deberían tener la denominada "licencia social" a la actividad minera se le demoniza y se le castiga?

Es que si Pablo Icardi no publica la nota en MDZ no salen a hacer los anuncios de la aplicación del Fracking y mucho menos hacen un corte de cinta.

Un doble estándar que demuestra la escasa visión que hay en algunas administraciones y cómo faltan los estadistas que vean a futuro en la abundancia de los hijos de las encuestas.