Política Si queda firme el fallo de Servini, vía libre en todo el país

El fantasma de la intervención del PJ, también en Mendoza

Tras la intervención del Justicialismo por parte de la Justicia a nivel nacional, Luis Barrionuevo podría avanzar sobre las provincias.
Avatar del

Gabriel Conte

1/2
El fantasma de la intervención del PJ, también en Mendoza(Alf Ponce / MDZ)

El fantasma de la intervención del PJ, también en Mendoza | Alf Ponce / MDZ

El fantasma de la intervención del PJ, también en Mendoza(Alf Ponce / MDZ)

El fantasma de la intervención del PJ, también en Mendoza | Alf Ponce / MDZ

 Luego de que se resuelva la apelación de José Luis Gioja a la intervención decidida por la jueza María Romilda Servini al Partido Justicialista nacional, mediante la cual se desplazó a José Luis Gioja y se impuso al frente de la "herramienta política del movimiento" -tal como anoche lo definió la senadora Anabel Fernández Sagasti en la "Mesa MDZ"- podría avanzarse en la intervención de los distritos.

Algunos referentes mendocinos vieron una "sobreactuación" en la selfie que el titular del PJ mendocino, Omar Félix, se tomó frente a la sede del PJ nacional custodiada por la Gendarmería. Y piensan que el llamado a estar "alertas y movilizados" involucra la posibilidad de que les intervengan el distrito. Aquí, cabe recordar, hay una conducción de unidad, en la que algunos quedaron afuera, pero K y "no K" están juntos en la conducción, incluyendo a gente de Sagasti y a los intendentes.

Es que si los argumentos de Servini para intervenir a nivel nacional son válidos y se fundamentan en la mala performance electoral, en Mendoza sería todavía más vigentes: si a nivel nacional valió la intervención, tras una docena de derrotas consecutivas en nuestra provincia, ¿qué debería hacerse?

Los líderes locales prefieren ser llamados a consulta y resisten la intervención, con el argumento de la legitimidad de la conducción mendocina. Pero ya hay ruidos interventistas en otras provincias.

Algunos ven, además, en la tibieza que usó el diputado nacional Rubén Miranda para calificar la intervención nacional puede estar el sustrato de una puerta abierta a la intervención aquí también. "Es muy pronto para criticar o no la decisión de la jueza, tendremos que ver las razones y también ver cómo se designará el consejo asesor del interventor, que son 3 miembros", le dijo el exintendente de Las Heras a Los Andes.

Otro mendocino que queda en la cuerda floja es Celso Jaque. El exgobernador fue el hombre que José Luis Gioja eligió para intervenir y "normalizar" el Partido Justicialista de Jujuy. Nada le impediría a Barrionuevo hacer lo mismo en la provincia norteña. Tendrá que confirmar o desplazar a Jaque.

En Tucumán, en tanto, se ve la oportunidad de que el gobernador Juan Manzur se "saque de encima" el poder partidario que ostenta la familia Alperovich. Allí Beatriz Rojkés maneja el PJ con aires K y el gobernador es bastante afin a los cambios políticos. Aunque fue ministro del kirchnerismo, entiende que hay que ir cambiando para poder sostenerse a flote, a diferencia de la melancolía kirchnerista de quienes lo antecedieron en el ejercicio del gobierno.

En Mendoza algunos posicionamientos de resistencia son interpretadas como una exageración de dirigentes que, en realidad, no saben cómo hacer para abrirles la puerta a los que se fueron. Hay nombres vinculados al massismo que no tienen destino propio y que no están de acuerdo con la posición de Jorge Difonso de pasarse al PRO. Y hay coqueteos raros, como el del propio Miranda, cuyos asesores armaron la estrategia electoral de José Luis Ramón y sus múltiples aliados. Curiosamente, se produce una paradoja: el sector que a escala bonaerense se escindió del "pejotismo", aquí defiende la conducción y es parte de ella, tal como lo dejó en claro la cristinista Sagasti en MDZ, que justamente ayer cobró vuelo propio al ser recibida por el gobernador Alfredo Cornejo y admitirla en forma implícita como interlocutora válida, más allá de los intendentes.

En definitiva, el fantasma de la intervención agita a los protagonistas locales del peronismo, tanto el que tiene "la manija" del partido como los que quieren que sea pulsada para facilitarles el regreso. Y todo depende de si queda firme la decisión de Cubría o no. Barrionuevo, si quiere, puede avanzar provincia por provincia con su propio juego.