Política El cuchillo bajo el poncho

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas

En julio se determina la nueva tarifa eléctrica. EDEMSA reclama que los usuarios paguen, en 5 años, más de $3 mil millones por "ingresos diferidos". Un adelanto: en octubre podría haber más sorpresas por el gas.
Avatar del

Pablo Icardi

1/7
El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas(Nacho Gaffuri / MDZ)

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas | Nacho Gaffuri / MDZ

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas(Nacho Gaffuri / MDZ)

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas | Nacho Gaffuri / MDZ

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas(Nacho Gaffuri / MDZ)

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas | Nacho Gaffuri / MDZ

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas(Nacho Gaffuri / MDZ)

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas | Nacho Gaffuri / MDZ

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas

El cuchillo bajo el poncho: las sorpresas que hay en los futuros aumentos de tarifas

 Las tarifas se han convertido en uno de los elementos más delicados de la economía nacional, provincial y también doméstica. Pero más aún: por errores del pasado y tensiones actuales la negociación con empresas concesionarias de servicios públicos y que hacen negocios con los recursos naturales no renovables se transformaron también en actores políticos clave.

A nivel nacional y provincial hay negociaciones en marcha por las tarifas que vienen que en lo formal son puestas a consideración luego en audiencias públicas. La letra chica de los documentos que se ponen a consideración las empresas y la ecuación económica trae un cuchillo bajo el poncho, por decirlo en criollo, que impactará en lo que los usuarios deberán pagar. No todo ha pasado el filtro político aún.

En el caso de la tarifa eléctrica, en Mendoza hay una cuenta regresiva para que se defina la escala de tarifas por los próximos 5 años. Aunque esa cuenta es a futuro, parece que el pasado siempre los perseguirá a los usuarios locales: las empresas reconocen cifras multimillonarias por ingresos no percibidos, que se sumarían a los aumentos.

 Edemsa reclama que se incluya todo lo que no recaudó por los atrasos tarifarios 

Edemsa, por ejemplo, reclama que la tarifa que se determine desde el 1 de agosto de este año incluya todo lo que no recaudó por los atrasos tarifarios que hubo, en distintas etapas, entre 2009 y 2013. Pero además lo pide con una actualización muy conveniente para sus cuentas.

El reclamo es por 1900 millones de pesos, a julio del año pasado. Según la cuenta de los gestores de EDEMSA, esa cifra debe ser recalculada a julio de este año y también aplicarle una tasa que hoy supera el 35%. Por eso el reclamo de EDEMSA supera largamente los 3 mil millones de pesos. La empresa reclama que los usuarios paguen 673 millones de pesos por año hasta julio del 2023 como resarcimiento por los ingresos no percibidos. 

El tema, que puede generar ira en los usuarios, tiene bases políticas: el decreto por el cual el ex gobernador Francisco Pérez reconoció esos ingresos no percibidos por falta de actualización de la tarifa y también el acuerdo firmado por el actual gobierno por el la Provincia y Edemsa quedaron "en tablas" con las demandas y deudas cruzadas. Ese acuerdo le dio la tarifa plena a la empresa a cambio del pago de multas y el desistimiento de demandas judiciales. "Los ingresos diferidos han sido calculados

"Los ingresos diferidos han sido calculados considerando, me a mes, la diferencia entre el monto de los ingresos efectivamente realizados atribuibles a la remuneración del VAD propio y el valor que hubiese alcanzado si los ajustes tarifarios se hubiesen implementado en tiempo y forma, todo ello actualizado a julio de 2017 y agregando en un monto total que se supone recuperado en los cinco años del Quinto Período Tarifario", dice el anexo del pedido de EDEMSa. "Para recuperar ese monto acumulado....se deberán incluir en el VAD cuotas anuales iguales tales que su valor presente al 31/07/2017, con tasa de actualización aplicadas, sea equivalente al monto de ingresos diferidos acumulado hasta entonces", reclama la empresa. 

Hasta ahora la empresa no ha sembrado buenos antecedentes respecto a la calidad del servicio. Tampoco lo hizo el Estado en cuanto al cumplimiento del contrato de concesión firmado en la década del '90. En el "borrón y cuenta nueva" hecho por el Gobierno de Cornejo se le exigieron pagos e inversiones a la empresa, pero a costa de los usuarios (esas inversiones son financiadas con la tarifa). A nivel político, aseguran en el Gobierno, la relación con los empresarios que son dueños de EDEMSA cambió. "No han pisado el cuarto piso en todo este tiempo", aseguran. La mención no es casual. El poder de lobby de Vila y Manzano, propietarios de Andina (la controlante de Edemsa) ha trascendido gestiones de gobierno. Ahora Cornejo tiene en su mano el aval o no a la gestión de los concesionarios. 

En el volumen de documentación presentada por la empresa también se incluye la promesa de inversión. Los usuarios podrán decir "ver para creer": esa empresa dice que invertirá 700 millones de pesos anuales en mejorar la calidad del servicio. 

Un adelanto: una bomba latente en la tarifa del gas

Si la tarifa eléctrica genera tensiones en las provincias (ese servicio lo regula cada Estado local) la del gas arrastra las mismas preocupaciones a nivel nacional. 

El prorrateo del pago de las boletas de los meses de invierno fue un placebo y tanto los gobernadores como los dirigentes del oficialismo más críticos sobre la gestión de Juan José Aranguren temen a que antes de fin de año explote otra bomba con ese tema. Una porción de la tarifa está netamente dolarizada y la última actualización se hizo con un cálculo que ya quedó corto: se proyectó con un dólar a 22 pesos en octubre, barrera largamente superada ahora y con alguna incertidumbre sobre lo que será en ese mes. Si se ejecutan los acuerdos con las empresas distribuidoras, se debería actualizar el precio del dólar y pagar la diferencia generada por el desfasaje de la cotización.

El problema es que se suman "aumentos sobre aumentos", pues  el mismo mes se debe actualizar la tarifa según los precios mayoristas (IPIM), entre otras variables. Además sigue en marcha el plan para llegar a los subsidios cero en 2019.

Calibrar las tensiones que genera el sistema de servicios requiere una precisión de relojero. Pero no solo desde el punto de vista técnico, sino político. Del otro lado del mostrador también se necesita un cambio de rol: dejar de ser clientes de empresa y pasar a ser usuarios que ejercen derechos.