Política Otro paso hacia la Suprema Corte

El aborto se coló en la audiencia pública de Dalmiro Garay

Este jueves el ministro de Gobierno pasó airoso el paso previo al tratamiento en el Senado de su pliego para ser juez de la Corte.
Avatar del

Mariano Bustos

1/4
El aborto se coló en la audiencia pública de Dalmiro Garay(Gobierno de Mendoza)

El aborto se coló en la audiencia pública de Dalmiro Garay | Gobierno de Mendoza

El aborto se coló en la audiencia pública de Dalmiro Garay

El aborto se coló en la audiencia pública de Dalmiro Garay

El aborto se coló en la audiencia pública de Dalmiro Garay(Gobierno de Mendoza)

El aborto se coló en la audiencia pública de Dalmiro Garay | Gobierno de Mendoza

El aborto se coló en la audiencia pública de Dalmiro Garay

El aborto se coló en la audiencia pública de Dalmiro Garay

El ministro de Gobierno, Dalmiro Garay, está cada vez más cerca de convertirse en juez de la Suprema Corte. Este jueves pasó airoso la audiencia pública en la que sólo se escuchó la voz de personas que apoyaron su nominación en base a la idoneidad para ocupar ese cargo. Sin embargo, a la hora de responder a las preguntas de los senadores presentes, hubo un momento de incomodidad cuando la peronista Patricia Fadel intentó que el candidato se expresara a favor o en contra de la interrupción voluntaria del embarazo.

La jornada transcurrió sin mayores sobresaltos para el candidato de Cornejo, a quien se lo escuchó contestar abiertamente sobre temas candentes, como la minería en Mendoza, la reforma de la Suprema Corte, los pases a planta por acuerdo paritario y la necesidad de contar con perspectiva de género en el máximo tribunal. Sin embargo, quien se salió del libreto y aportó un poco de calor a la jornada fue la senadora tunuyanina Fadel.

"Hoy ha quedado totalmente dividida la Argentina a favor y en contra de la despenalización del aborto. Me gustaría saber qué opina Garay sobre ese tema", manifestó la legisladora.


Rápidamente, Garay aclaró que su opinión personal no tiene mucho valor y se mostró cauto de dar a conocer una posición entendiendo que en el futuro puede tener que resolver sobre el tema cuando sea juez. Más allá de eso, aseguró que "lo que es virtuoso es que los argentinos se hayan dado la posibilidad de debatir el tema".

Ya con media sanción en la Cámara de Diputados, Garay remarcó que si el Senado aprueba la ley, deberá ser aplicada. Pero en caso de que la Cámara alta no vote a favor de la despenalización, manifestó que el tema debería someterse a un referéndum o plebiscito para que la gente opine de manera directa. En este sentido, cuestionó que las posiciones de los legisladores hayan sido personales y no partidarias. 

No conforme con esa respuesta, Fadel insistió para saber específicamente si Garay está a favor o en contra del aborto. Allí fue que intervino el senador Marcelo Rubio (UCR) para ponerle fin a la discusión argumentando que es un tema que el futuro juez no puede expresar abiertamente para no pre-opinar ante posibles casos que tenga que resolver en la Corte.

Mucho apoyo, pero con críticas a la Justicia

En total, la nominación de Garay para la Corte consiguió 1.832 adhesiones y solo 19 impugnaciones. Todos los oradores de la jornada se expresaron a favor del ministro, pero poniendo énfasis en que la Justicia debe mejorar.

"La Justicia requiere trabajo. Nuestra sociedad está cansada de demoras y tramites burocráticos de la justicia, y los presos también. Por eso creo esperanzado que Garay será un bien para nuestra provincia", manifestó el vicerector de la Universidad de Mendoza, Miguel Mathus Escorihuela.

Por su parte, la presidenta del Colegio de Abogados de Mendoza, Andrea Disparte, aseguró que "Garay es aire fresco para renovar las viejas estructuras de la Corte".

Listo para el nuevo rol

A la hora de contestar las preguntas del resto de los senadores, Garay defendió la reforma de la Corte que impulsa el Ejecutivo y destacó que servirá para consolidar la impronta de oralidad en los procesos. Además, afirmó que hay que hacer un trabajo fino para optimizar el uso del presupuesto que tiene el Poder Judicial. "Siendo imaginativo se puede mejorar el insumo presupuestario bajando las horas hombre, mejorando la infraestructura y prestando atención a otras circunscripciones como la del sur provincial", dijo.

Sobre la necesidad de contar con perspectiva de género en el máximo tribunal, señaló que hay que trabajar en la capacitación del recurso humano y destacó el trabajo que hace la Dirección de la Mujer. De todas maneras, admitió que queda mucho por hacer para terminar con el trato de inferioridad que recibe la mujer en distintos ambientes. 

A la hora de hablar de minería dijo que hay que respetar la legislación vigente pero destacando que Mendoza necesita diversificar su matriz productiva. De todas maneras, prefirió no opinar cuando le preguntaron sobre fracking entendiendo que es un tema que puede tener que tratar si se convierte en juez.

Por último, habló de corrupción y aseguró que más allá del partido político, "cualquier funcionario público que cometa un delito debe ser sancionado". "En la historia de la provincia no hay sancionados por delitos en el ejercicio de la función. La sociedad está reclamando esa transparencia y justicia, por lo que hay que tener claro interés general sobre el particular", concluyó.

Con cierta picardía, la diputada Ana Sevilla (PJ) le preguntó sobre la situación de aquellos funcionarios que son investigados por la Justicia. La pregunta no fue casual, sino que tenía sustento en base a la situación del exsubsecretario de Trabajo Alejandro Jofré, quien trabajó bajo órdenes de Garay pese a estar denunciado por supuestos tocamientos. "Creo que no puede haber funcionarios imputados que sigan en su cargo. Pero si no hay imputación, debe regir el principio de inocencia", contestó.

El pliego de Garay podría tratarse el próximo martes en sesión secreta del Senado. Si resulta aprobado, el gobernador Cornejo dispondrá el momento de la asunción del nuevo magistrado.