Política "Quería dejar en el Aconcagua un Código Penal para que lo lea Dios"

El abogado de CFK cuenta cómo escaló el Aconcagua

Gregorio Dalbon dice haber hecho cumbre en el coloso de América. Sin testimonio gráfico, aquí, en exclusivo, narra su experiencia. Y no falta comentario político.
Avatar del

Mauricio Runno

1/3
El abogado de CFK cuenta cómo escaló el Aconcagua

El abogado de CFK cuenta cómo escaló el Aconcagua

El abogado de CFK cuenta cómo escaló el Aconcagua

El abogado de CFK cuenta cómo escaló el Aconcagua

El abogado de CFK cuenta cómo escaló el Aconcagua

El abogado de CFK cuenta cómo escaló el Aconcagua

Gregorio Dalbon fue uno de los personajes del año pasado, al saberse que la ex presidente Fernández lo había escogido como su representante legal en varias de las causas judiciales por las que debe responder tras su paso por la función pública.

Apenas comenzó 2017 el abogado volvió a ser noticia, aunque por un asunto mas gratificante: anunció que había escalado el Aconcagua, el cerro más alto de América. Extraña que el abogado no haya subido fotos de esta verdadera proeza, lo que haría y hace cualquier mortal. Aún así, aquí, en este reportaje, narra su experiencia.

- ¿Cuál era el desafío de escalar el Aconcagua y desde cuándo posee ese objetivo?

- Desde los 30 años que dedico parte de mis vacaciones al andinismo. La montaña es lo único que me pone la mente en blanco y mi concentración es tal, que nada existe más que el próximo paso. El desafío fue programado porque esta última cima la logré con 50 años. Había también una promesa. Pero es parte de mi intimidad. El objetivo comenzó a prepararse desde marzo de 2016, en lo que es lo físico.

- Su cliente más célebre, la ex presidente, ¿estaba al tanto?

- Cuando tome a CFK de cliente le dije que lo haría y se reía. Durante éste año conocí a la Presidenta de a pie, conversamos mucho. ¡Hasta de alpinismo! No la conocía a ella. Y encontré a una mujer política brillante y sencilla. Para lograr el Aconcagua me fui desde diciembre a Mendoza. Quería dejar ahí un Código Penal para que lo lea Dios. Habida cuenta que seguramente a esa altura no tengo duda que ve y observa todo. Y lo hice porque algunos mediocres jueces federales no lo leen. Además dejé los típicos deseos. Salud, justicia y paz. El desafío fue hacerlo a mis 50 años. Nunca más lo haré. Los años no vienen solos y casi dejo un pulmón.

"Quería dejar en el Aconcagua un Código Penal para que lo lea Dios"

- ¿Cuál fue el plan de preparación para conseguir esta cumbre? Me pregunto si tiene un grupo de escaladores con los cuales comparte esta pasión.

- El plan ya lo conocía pero la montaña cambia. Planificamos subir por la ladera Norte, el camino que hice a los 30 y a los 40 años. Es un paso fácil hasta el último tramo, que exige mucho físico oxígeno y alma. La cima pude haberla logrado un día antes, pero a metros de llegar, mi guía decidió bajar para recuperar fuerzas. Siempre busco un guía especializado para la travesía. Luego te vas encontrando con personas de todo el mundo en los campamentos. Siempre es conveniente escalar cerros más chicos para probar equipo y la aclimatación del cuerpo.

- ¿Cuál fue la sensación de llegar allí y también como es la visión desde la cumbre?

- Llegar fue, en esta ocasión, muy complicado. Sentía que me faltaba el aire. No pude levantar los bastones. Estaba deshecho. La visión desde la cumbre era silencio y cielo. Me dije: ¡llegaste! Lloré mucho. No tuve mucho tiempo por mi edema (Nota: el abogado debió ser asistido y rescatado por un helicóptero). Descargué mucho en soledad. Pero fisiológicamente tenía que bajar para que me sacasen agua del pulmón, en forma urgentee. Con el bastón le dicté a mi guía que dibujara CFK-INOCENTE. Me gritó: "estas loco". Casi ni lo escuchaba pero lo veía mover el bastón como un lápiz. En las subidas livianas y en los campamentos conversábamos mucho con el de política. No puedo dar el nombre pero sí decir que había votado a Macri. Te puedo asegurar que luego de la subida comprendió muchas cosas en referencia al principio de inocencia. Y él me hizo comprender valores simples de la supervivencia.

En la cumbre y como pude, con el bastón le dicté a mi guía que dibujara CFK-INOCENTE

- ¿Cuál fue el mayor miedo que sintió a lo largo de este ascenso?

- Miedo nunca tuve. Por tal motivo lo que para mí era normal terminó siendo un edema. Pero el día anterior a la cumbre, cuando tuve que bajar a metros, sentía mucho mareo y dolor de cabeza. Por dentro mío pensaba que era normal por la altura. En ese momento tuve miedo de no llegar. Sí, pensé que no llegaba. Y no importaba ya, puesto que lo que vale es el esfuerzo. Pero finalmente llegué.

- Si el Aconcagua pudiera resumirse en un artículo de la Constitución, ¿cuál cree que sería? 

- Compararía al Aconcagua con el artículo 16: ¡la igualdad ante la ley! Sobre todo la ley de la naturaleza. También con mi preferido Artículo 19: "Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados. Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe". En éste listado los jueces quedan fuera. Es un artículo de Dios y del hombre, sin intermediarios.

- ¿Cómo sigue su vida ahora, post Aconcagua?

- Primero debo decir que no cualquiera puede subir el Aconcagua y para hacerlo deben asesorarse y prepararse física y psicológicamente. Siempre hay que subir acompañado y con un buen equipo. Hoy, ya fuera del sanatorio y en tierra, sólo pienso en volver a caminar por tribunales. Allá arriba me di cuenta que es más fácil Comodoro Py. A pesar de los nabos que lo habitan. Comparando con un partido de fútbol otro de mis deportes preferidos te diría que el mejor partido es el que uno se gana a sí mismo. Allá arriba el único rival es tu cabeza y tu alma.

Allá arriba me di cuenta que es más fácil Comodoro Py. A pesar de los nabos que lo habitan


No voy a guardármelo pensé mucho en CFK. Y pedí justicia verdadera y no direccionada. Mi próximo desafío es que todos los que la maltrataron y difamaron lo paguen. Y un día cuando la sentencia llegue habré llegado a otra cima. Pero lo importante no es la cima sino el camino hacia ella, un camino que enseña a cada paso.