Política Congreso de la Nación

El 30% de los empleados de Diputados no terminó la secundaria

Lo dijo la mendocina Florencia Romano, secretaria administrativa de la Cámara baja que implementó un moderno control de presentismo. Detalles llamativos.
Avatar del

MDZ Radio

1/5
El 30% de los empleados de Diputados no terminó la secundaria

El 30% de los empleados de Diputados no terminó la secundaria

El 30% de los empleados de Diputados no terminó la secundaria

El 30% de los empleados de Diputados no terminó la secundaria

El 30% de los empleados de Diputados no terminó la secundaria

El 30% de los empleados de Diputados no terminó la secundaria

Florencia Romano habló este miércoles con MDZ

Florencia Romano habló este miércoles con MDZ

El 30% de los empleados de Diputados no terminó la secundaria

El 30% de los empleados de Diputados no terminó la secundaria

Este martes se supo que en la Cámara de Diputados de la Nación, a través de un control de presentismo con sistema biométrico de huella dactilar, se detectaron unos 200 ñoquis. Del total, a 170 se les inició el trámite de cesantía y 30 presentaron la renuncia.

Quien estuvo al frente de este control fue la mendocina Florencia Romano, secretaria administrativa de la Cámara de Diputados, que dialogó con MDZ Radio y precisó algunas de las irregularidades que detectó durante su gestión. 

"Desde 2015 realizamos 13 auditorías en distintos rubros. No había información unívoca en cuanto a los recursos humanos y no se controlaba el presentismo. Empezamos a controlarlo con planilla papel hasta noviembre del año pasado cuando estuvo listo el sistema biométrico con huella dactilar", explicó Romano.

"Me sorprendió la cantidad de gente que apareció cuando comenzamos a controlar el presentismo. Los estacionamientos estaban colapsados, los bares llenos, había colas para ingresar y apareció gente que no habíamos visto nunca", agregó la secretaria de la Cámara de Diputados de la Nación.

"Algo que nos llamó la atención es que el 30% de los empleados de la Cámara de Diputados no terminó la secundaria (unos 1.700 de 5.589 empleados).  Mucha gente no sabía ni usar una computadora. Fue todo un desafío reubicarlos y capacitarlos. Hay muchas áreas operativas donde la experiencia vuelve a estas personas valiosas", añadió Romano.

 Romano aclaró que sus objetivos no están vinculados al ajuste ni al escrache. "Buscamos ordenar y tener las cuentas claras. Nos propusismos tres ejes: gestión y cuidado de recursos humanos; modernización y transparencia (eliminar el papel y gestionar los trámites con expedientes electrónicos) y el desarrollo sostenible (gestión sustentable)", amplió la mendocina.

Por último, Romano aclaró que no busca obtener ningún lugar en alguna lista de Cambiemos y que su pasión es la gestión. "A mí me gusta la gestión pública. Me gusta hacer y gestionar. No me hallo cómoda en la política, prefiero gestionar y administrar", concluyó la mendocina.