Duro portazo de la Directora de Primaria a la DGE

Valeria Rómoli renunció a su cargo con una carta filosa, en la que acusó a la autoridad educativa de "desinterés" en el área, entre otras críticas.
Avatar del

MDZ Sociedad

1/2
0(Portal Mendoza.edu.ar)

0 | Portal Mendoza.edu.ar

1(Portal Mendoza.edu.ar)

1 | Portal Mendoza.edu.ar

La Directora de Primaria dio un ruidoso portazo con un rosario de críticas a las autoridades de la Dirección General de Escuelas.

Valeria Rómoli presentó su renuncia indeclinable a su cargo criticando el "desinterés" de la DGE por las acciones de su área y asegurando que la cartera "no ha logrado dar el salto de calidad esperado" al tiempo que carece de "un plan claro de trabajo que permita transformar el sistema educativo mendocino".

La autoridad educativa evitó -al menos hasta este miércoles- responder de manera pública a las críticas. Sin embargo desde la DGE admitieron a MDZ que la dimisión de Rómoli los tomó "un tanto por sorpresa".

En su carta de renuncia la ahora exdirectora de Primaria denunció además a algunos miembros del equipo de la DGE por "críticas personales que se han tornado realmente intolerables". "Las situaciones antes descriptas y las limitaciones impuestas por las autoridades, limitaron la capacidad de decisión de la Directora de Educación Primaria. De esta manera este cargo se ha transformado en un mero cargo administrativo, sin posibilidad de planificar políticas educativas tendientes a mejorar la calidad e inclusión educativa", agregó Rómoli.

Desde la autoridad educativa se limitaron a señalar que no se esperaban una reacción de este tipo y que ya están analizando nombres para reemplazar a la directora renunciante.

Los argumentos que Rómoli esgrimió en su dura carta de renuncia a la DGE:

Esta decisión fue tomada teniendo en cuenta las siguientes situaciones:

- La forma de gestión y trabajo interno no permite desarrollar un trabajo articulado entre las Direcciones de Línea

- El haber llevado adelante diferentes iniciativas y programas en pos de mejorar la calidad educativa de los educando de la Provincia, ha sido tomado, por algunos miembros del equipo de la DGE como una ofensa, llevando adelante críticas personales que se han tornado realmente intolerables.

- La falta de comunicación y desinterés demostrado por las autoridades de la DGE para con las acciones emprendidas desde la Dirección de Educación Primaria, representa una traba para el desarrollo de la educación mendocina.

- Las situaciones antes descriptas y las limitaciones impuestas por las autoridades, limitaron la capacidad de decisión de la Directora de Educación Primaria. De esta manera este cargo se ha transformado en un mero cargo administrativo, sin posibilidad de planificar políticas educativas tendientes a mejorar la calidad e inclusión educativa.

- La actual gestión de la Dirección General de Escuelas no ha logrado dar el salto de calidad esperado, continuando las políticas de prevención de problemáticas cotidianas, pero sin un plan claro de trabajo que permita transformar el sistema educativo mendocino.