Política Un problema grave que sufren los mendocinos

Duro comunicado de la UCIM: "Mendoza, una provincia insegura"

La centenaria entidad asegura que se ha llegado a un límite insostenible, aunque reconoce que el gobierno está muy preocupado.
Avatar del

Rubén Valle

1/5
Duro comunicado de la UCIM: "Mendoza, una provincia insegura"

Duro comunicado de la UCIM: "Mendoza, una provincia insegura"

Duro comunicado de la UCIM: "Mendoza, una provincia insegura"

Duro comunicado de la UCIM: "Mendoza, una provincia insegura"

Duro comunicado de la UCIM: "Mendoza, una provincia insegura"

Duro comunicado de la UCIM: "Mendoza, una provincia insegura"

Duro comunicado de la UCIM: "Mendoza, una provincia insegura"(Ministerio de Seguridad)

Duro comunicado de la UCIM: "Mendoza, una provincia insegura" | Ministerio de Seguridad

Duro comunicado de la UCIM: "Mendoza, una provincia insegura"(Ministerio de Seguridad)

Duro comunicado de la UCIM: "Mendoza, una provincia insegura" | Ministerio de Seguridad

En una reciente entrevista que le realizó diario Clarín, Alfredo Cornejo tocó en varias ocasiones el tema de la seguridad. Sin dar cifras ni casos puntuales, el gobernador resaltó que su gobierno echó comisarios acusados de corrupción y que todo el tiempo "estamos limpiando a la Policía, pero también bancándola". El actual titular de la UCR también admitió que "se habla de crimen organizado, pero está más desorganizado el Estado que organizado el crimen".

Desde el comienzo de su gestión, Cornejo reconoció que la inseguridad es un problema central, no solo aquí en Mendoza, al que hay que destinarle mucho trabajo, formación y fondos.

A las expresiones aisladas -pero recurrentes- que se visibilizan a diario en los medios y abundan en las redes sociales respecto de la inseguridad, se le sumó hoy el reclamo de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM) que emitió un duro comunicado titulado "Mendoza: una provincia insegura".

Con preguntas retóricas, la entidad plantea un complicado cuadro de situación: "¿Las medidas implementadas por el gobierno son lo suficientemente acertadas para disminuir este fenómeno que desde hace años perturba la vida de la antes tranquila Mendoza? ¿Se está apuntando a atacar las causas que impiden que haya delincuentes? ¿La legislación y la Justicia funcionan de manera adecuada para castigar a quienes viven de lo ajeno?". Y se responden: "Creemos que no. Creemos que los intentos de mejorar la vida en nuestra provincia no están siendo suficientes".

Daniel Ariosto, titular de UCIM, va al grano: "Los problemas de inseguridad no los tenemos por una 'percepción o sensación' sino por los informes que vamos recibiendo de socios y cámaras asociadas y territoriales que comentan diversos sucesos en sus regiones. Además, la realidad diaria, lo que vivimos como mendocinos, lo que le ocurre a nuestros amigos, vecinos, parientes, etcétera. ¿Cuántas personas más tienen que secuestradas, violadas, apuñaladas..? Todas son víctimas inocentes".

"Es tal el nivel de inseguridad al que se ha llegado que ya no se puede andar tranquilo por la calle a cualquier hora, y no necesariamente en una zona considerada peligrosa. No podemos disfrutar de la vida con tranquilidad como en otros tiempos. Hay una permanente ataque a los bienes y a los personas. Es inadmisible", agrega Alberto Lucero, secreto de esa entidad.

Respecto de si le llevarán este planteo al gobierno de la provincia, Ariosto adelanta que "nuestra idea es colaborar con el gobierno. Sabemos que están muy preocupados. De nuestra parte deseamos ser útiles en todo aquello que sea posible".

Lucero aclara que "como empresarios y como entidad no apuntamos a nadie en particular. No queremos particularizar en este gobierno. Es una situación que se arrastra desde hace varios años. Decimos lo que dice la calle. No manejamos estadísticas propias, pero más allá de los números, la desazón de los mendocinos ha llegado a un extremo que ya muchos prefieren no realizar una denuncia. Lo que hacemos es amplificar lo que padecen muchos de nuestros asociados y cualquier ciudadano común. Si logramos que este planteo se escuche y tomen cartas en el asunto habremos logrado nuestro objetivo".

--------------------------------

El documento completo 

Mendoza: una provincia insegura

La inseguridad es un fenómeno que llegó para instalarse.

Silenciosamente, porque ya dejó de ser novedad y los medios no pueden ocupar todo su espacio en la cantidad de robos, hurtos y asaltos que se producen día a día.

Parecen haberse convertido en conversaciones cotidianas: "Me robaron una rueda del auto", "Entraron a mi casa", "Me sacaron el celular" o lo peor "Me apuntaron y me sacaron todo lo que llevaba" o ¡"Intentaron secuestrarme!".

Señores esto no es normal. No se puede normalizar algo que es nocivo para una sociedad. Mendoza hace tiempo que se encuentra en los primeros lugares del ranking de ciudades inseguras. En agencias de turismo internacionales se advierte a quienes vienen hacia acá que es una zona de cuidado.

¿Qué estamos haciendo para luchar contra este flagelo?. ¿Las medidas implementadas por el gobierno son lo suficientemente acertadas para disminuir este fenómeno que desde hace años perturba la vida de la antes tranquila Mendoza?

¿Se está apuntando a atacar las causas que impiden que haya delincuentes? ¿La legislación y la Justicia funcionan de manera adecuada para castigar a quienes viven de lo ajeno?.

Creemos que no. Creemos que los intentos de mejorar la vida en nuestra provincia no están siendo suficientes.

Empresas, industrias, ciudadanos, estudiantes, necesitamos de una ciudad segura, de un barrio seguro para poder desenvolver nuestras actividades.

La convivencia armónica son bases mínimas para desarrollar la vida en una sociedad. Una comunidad con miedo no puede ser protagonista de la vida en democracia, participar, circular o realizar sus tareas cotidianas libremente.

Es una tarea difícil, es un problema multicausal, lleva tiempo volver a encauzar las conductas que por generaciones se fueron desviando.

Pero como sociedad ¿estaremos haciendo lo necesario y suficiente para que las próximas generaciones puedan vivir mejor que nosotros?.

Sólo el tiempo dará la respuesta pero lamentablemente, hoy parecemos estar condenados a vivir asustados y alertas, a invertir grandes sumas de dinero en llenar nuestras casas y negocios de alarmas, cercos, rejas y dispositivos que garanticen una seguridad autogestionada y particular.